fbpx
Claves para volver al trabajo y mantener la lactancia

Claves para volver al trabajo y mantener la lactancia

La vuelta al trabajo tras el permiso de maternidad supone la primera separación de tu bebé y un reto para mantener la lactancia materna. Muchas mujeres creen que esta separación representa el final de la lactancia pero tiene porque ser así, si la madre no lo desea y dispone de la información para organizar su vuelta.

Además de la información que os facilitamos en este post, os añadimos abajo el webinar que ofrecimos hace un tiempo sobre la vuelta al trabajo, que es una de las tres causas por los que las madres dejan de dar el pecho. Si tienes más dudas sobre la vuelta al trabajo, en LactApp Clinic encontrarás un taller sobre la vuelta al trabajo.

Prepararse para el momento de volver al trabajo

Muchas madres sienten la necesidad de preparar a su bebé para la separación que se aproxima inexorablemente. De esta manera, a veces, 15 días o una semana antes de volver a trabajar empiezan a sustituir tomas de pecho por biberón, ya sea con su leche o con leche artificial, para familiarizar al bebé con la nueva situación y con el método de alimentación escogido.

Pero lo que parece una buena idea no suele serlo, ya que lo único que se consigue es adelantar el estrés por la separación. El bebé suele rechazar las tomas en cualquier envase que no sea el pecho, lo que aumenta la preocupación de la madre. Si la madre se quiere prepararse para ese duro día es mejor centrarse en otras cosas más prácticas:

  • Conseguir y familiarizarse con el sacaleches y decidir qué envases de conservación/congelación va a usar
  • Preparar los métodos de suplementación, idealmente más de uno, que queramos dejar a la persona que va a cuidar al bebé en nuestra ausencia
  • Hacer un pequeño banco de leche para las emergencias, ya que un día la leche se puede derramar, la podemos olvidar en el trabajo o el bebé puede tener más hambre de lo habitual
  • Comprar una neverita para el transporte de la leche materna con sus correspondientes placas de frío

Aunque pueda parecer imposible, la mayoría de madres lactantes consiguen volver al trabajo y mantener la lactancia materna. Cada madre debe valorar cuáles son sus necesidades y las de su bebé en función de estos puntos básicos: ¿Qué es lo que ella quiere hacer?, ¿qué edad tiene el bebé?, ¿con quién se va a quedar?, ¿cuántas horas van a estar separados?.

La edad el bebé

Las recomendaciones de la OMS son mantener la lactancia materna durante 6 meses de manera exclusiva. En el caso de que no puedas mantener esta recomendación tienes diversas opciones según sea la edad del bebé:

Si el bebé tiene menos de menos de cuatro meses sólo debe tomar leche. Lo ideal es que te puedas extraer leche y dejarla lista para el bebé en tu ausencia. En el caso de no poder extraerte leche para mantener la lactancia materna exclusiva, solo le puedes ofrecer leche artificial. A partir de los 6 meses en adelante ya pueden comer alimentos en ausencia de mamá, junto a leche extraída o artificial.

Un tema que acostumbra a preocupar mucho a las madres lactantes es acertar con la cantidad de leche que va a necesitar el bebé, pero la verdad es que sólo hay una persona que sabe exactamente lo que el bebé necesita y ese no es otro que el mismo bebé. Él va a determinar en pocos días qué cantidad de leche materna extraída necesita. Pero a modo orientativo recomendamos dejar pequeñas cantidades de leche de 50-75ml y ver los primeros días qué volumen necesita. Porque también hay algunos bebés que deciden esperar a su madre y no comer en su ausencia y otros devoran todo lo que se les ofrece.

Con quién se va a quedar

Tanto si va a una guardería o se queda con la pareja u otro familiar puede seguir tomando leche materna. Las escuelas infantiles públicas deben facilitar la conservación de su leche y garantizar la administración al bebé para que puedan seguir con la lactancia todo el tiempo que los dos deseen. Normalmente la leche se les administra a los bebés con biberón. Si es así se debería procurar buscar una tetina de flujo lento y recordar a los cuidadores que el biberón se daebe ofrecer llentamente, muy despacio, a fin que pueda regular su ingesta al igual que haría en el pecho.

Si se va a quedar en casa, tenemos más opciones de suplementación que son menos proclives a causar confusión en la succión: vaso, jeringa-dedo, cuchara… Cada bebé y cada cuidador debe encontrar el que les funciona mejor.

Cuántas horas van a estar separados

No es lo mismo estar cuatro horas lejos del bebé que 12. Hay que hacer un cálculo de horas de separación, ya que eso nos va a permitir valorar mejor el volumen de leche que necesitamos. Aunque la lactancia es a demanda, el bebé va a pedir comida aproximadamente cada 2-3 horas. De este dato podemos deducir cuántas tomas va a realizar en nuestra ausencia. También hay que tener presente la edad, ya que los bebés pueden tomar cantidades muy dispares de leche: 50ml por toma, 75ml, 150ml o nada… Así pues, es mejor tener leche congelada e ir probando para ver con el día a día qué cantidad es la requerida.

A raíz de la pandemia del Covid-19 es posible que muchas madres se incorporen al trabajo desde su casa y tengan más facilidad para seguir en contacto con el bebé, que puede estar en casa al cuidado de otra persona. Esto puede facilitar mantener la lactancia de forma directa si así lo desea la madre y es compatible con su rutina laboral.

¿Qué sienten las madres cuando vuelven a trabajar? ¿Y los bebés?

Muchas madres sufren sólo de pensar en el día que van a tener que separarse de su bebé para volver al trabajo. La angustia es enorme y los interrogantes acerca del bienestar y la alimentación del bebé son muchos. Las madres se pueden sentir tristes y abrumadas, nerviosas y tener sólo ganas de llorar. Las separaciones se hacen muy duras pero poco a poco y con el paso de los días todo se vive con más tranquilidad. ¡Los reencuentros a la vuelta del trabajo son lo mejor!

Cuando los bebés tiene tres o cuatro meses suelen adaptarse bien a la nueva situación. Es necesario que la persona que les cuide los conozca y sepa interpretar sus señales de hambre o cansancio a fin de poderlos atender lo mejor posible.

En niños más mayores a veces las cosas se complican y pueden estar angustiados ante la separación: estar más demandantes cuando vuelves a casa, despertarse más por la noche… También hay niños que muestran su enfado de manera muy visible cuando mamá vuelve a casa y se niegan a mamar o incluso evitan el contacto físico y visual con sus madres. Es normal, ellos también están enfadados y tristes y deben hacerlo saber.

¿Y cómo le van a dar la leche?

Hay muchos métodos de suplementación, según sea tu circunstancia puedes usar uno u otro, ¡o varios! Cuando volvemos a trabajar hace falta dejar a la persona que se va a quedar con el bebé algunos de ellos. Por muchas vueltas que de la madre, serán el cuidador y bebé quienes juntos encuentren el adecuado para ellos.

Jeringa-dedo: se debe introducir el dedo meñique del adulto (limpio y con la uña bien recortada) en la boca del bebé, la palma de la mano hacia arriba, se estimula el paladar lo que produce la succión del bebé. En la comisura de los labios se pone la jeringa y se va administrando. Ideal para tomas puntuales o para bebés pequeños.

Vaso o cuchara: se apoya el vaso o la cuchara en el labio superior del bebé y permite así que este vaya lamiendo la leche, en bebés pequeños no se debe verter la leche dentro de la boca. El único desafío de este método es que, a veces, se derrama bastante leche. Es apta para bebés de cualquier edad.

Vasito de inicio: hay dos tipos, lo que tienen una válvula antivuelco y los que no la tienen. Si no tienen la válvula, este método es ideal para bebés mayorcitos (más de 6 meses) que pueden agarrar el vaso y tragan sin dificultad. Si tienen la válvula antivuelco los bebés a partir de los 4 meses deben aprender a hacer el vacío, como bebiendo de una pajita para poder sacar la leche.

Botella de agua especial deportistas: para bebés mayorcitos (más 8 meses) puede ser un gran método de suplementación. Resulta económico y ellos manejan la cantidad que quieren tomar.

Biberón: el biberón es el método más utilizado para realizar la suplementación. En el caso de querer dar la leche el bebé debe estar sentadito, se debe mantener el biberón lo más horizontal posible a fin de que sea el bebé el que regule la ingesta de leche y no se estrese.

Esperamos haber aclarado todos vuestras dudas e inquietudes. Os damos acceso al “Webinar: Lactancia y vuelta al trabajo” que ofrecimos desde LactApp hace unos meses:

Más información: Este enlace

Información sobre los sacaleches y la conservación de la leche

Share

4 comentarios sobre “Claves para volver al trabajo y mantener la lactancia

  1. Hola:
    Yo empiezo el lunes que viene a trabajar. Soy maestra y, por suerte, voy a tener un buen horario para continuar con la lactancia materna exclusiva (mi bebe solo tendrá 4 meses y medio cuando llegue el día ) y también contaré con mi madre, que se acaba de jubilar, para que se ocupe de él el tiempo que yo no estoy.
    Estoy siguiendo los pasos que en este artículo dais, ya tengo un buen banco de leche preparado y dos biberones Calma de Medela. Gracias a vuestra app y a las visitas a mi consultora de lactancia del Hospital Quirón de Valencia, estoy bastante tranquila, pero me invade un sentimiento de tristeza ante la separacion.
    Espero que nos acoplemos bien los dos a esta nueva situación. Un saludo

    1. ¡Hola! Gracias por escribirnos, las consultas de lactancia las puedes hacer a través de la app, puedes buscar en la sección correspondiente, y si no lo encuentras pulsa el botón escríbenos y una experta en lactancia te responderá en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *