Destete antes del año – Tips para destetar

Destete antes del año – Tips para destetar

Cuando hablamos de destete, tendemos a enfocarlo a bebés mayores de un año. En esta entrada del blog, vamos a hablar del destete cuando el bebé tiene menos de un año o incluso pocos meses o días.

Como siempre, podéis acceder a la app de LactApp donde encontraréis información sobre el destete a cualquier edad y situación, para que tengáis toda la información posible en vuestra mano y podáis tomar la decisión que mejor os convenga en cada momento.

¿Cómo destetar a bebés menores de 1 año?

Podríamos distinguir bebés de menos de 6 meses o bebés de más pero lo cierto es que actuaremos con la misma norma en todos y cada uno de ellos.

 

En relación al bebé, cosas a tener en cuenta:

  • Los bebés cuando succionan el pecho, comen; pero también se relajan, forjan el vínculo, miran a su madre, se desarrollan y aprenden. La necesidad de succión es muy, muy intensa durante muchos meses después del parto, con lo que es importante tener en cuenta que si dejan de tener pecho, también dejan de tener esa succión que tanto necesitan. El uso de chupete, sobre todo en bebés más pequeños, es algo a tener en cuenta, pero debemos ser muy cautas y conscientes y sobre todo tener mucho cuidado con el chupete en bebés pequeños ya que de la misma manera que cuando toman el pecho, el chupete puede producirles saciedad y causar que coman menos. Lo mismo puede pasar si destetamos a un bebé muy pequeño y le ofrecemos el chupete, ya que puede hacer que se sienta saciado y no haga las tomas de leche artificial necesarias.
  • La lactancia artificial también funciona a demanda, con lo que puedes ofrecer el biberón tantas veces como haga falta, tanto o tan poco como el bebé quiera. Es importante ofrecer el biberón lo más horizontal posible, para que el bebé pueda mostrar hambre y saciedad y no se sobrealimente. Algo habitual en los bebés que toman leche artificial ya que las cantidades sugeridas en las latas suelen ser muy superiores a las que el bebé requiere. No es necesario que se termine todo el biberón, tiene que comer por el apetito que tenga.
  • Dar el biberón como si fuera el pecho. De la misma manera que el pecho se da con proximidad, cuando damos el biberón fomentamos que el bebé esté muy cerca de nuestro cuerpo, así podremos disfrutar mutuamente de ese contacto y miradas. También es importante que demos el biberón cambiando al bebé de lado, de esta manera le permitimos estimular de la misma manera sus dos hemisferios cerebrales.
  • Las cacas de nuestro bebé van a cambiar de color, de olor, de frecuencia y consistencia. Si las cacas no son duras, no hay problema. Si, por el contrario, la consistencia se vuelve dura, habría que consultar al pediatra por estreñimiento y probar con otras marcas de leche.
  • Es un buen momento para no “desaparecer”. A veces, parece que sea más fácil destetar y empezar a trabajar o viajar, etc., todo junto, por eso de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero lo cierto es que eso solo es consuelo para la madre, si es que lo es para alguien. El bebé ya no tiene teta, pero quitarle el contacto con su madre a la vez, puede ser demasiado. Te recomendamos que si tienes que destetar y luego viajar/trabajar/etc…, hagas primero una cosa y luego la otra. Planificarlo es importante si tenemos la opción.
  • El bebé puede tener un cambio de actitud (o muchos). Probablemente, dependerá mucho de la edad del bebé y de su temperamento, pero será normal y habitual que tu bebé no esté conforme y eche mucho de menos mamar. Eso se traducirá en más llanto, quizás decaimiento, irratibilidad, etc., que puede durar más o menos. Recuerda que puedes volver atrás si lo deseas y aplazarlo un tiempo o hacerlo más lentamente.

Tips prácticos para destetar:

  • Hay muchos bebés que aceptan el biberón a la primera, pero muchos otros bebés que no. Hay que probar. Algunos bebés no tienen problema con la tetina pero les choca el sabor de la leche. En este caso, empezaremos intentando que el bebé acepte el recipiente para que luego acepte la leche artificial. Empezaremos ofreciendo biberones con leche materna e iremos añadiendo a cada toma un poco de leche de fórmula y reduciendo cada vez más la cantidad de LM. 
  • Otros, en cambio, aceptarán en seguida el sabor de la fórmula pero les costará algún tiempo hacerse con la tetina. 
  • Es muy importante no forzar. Dejar que el bebé experimente con la tetina… le podemos ofrecer el biberón en algún momento de tranquilidad, que no tenga mucha hambre ni esté irritable. Dejemos que lo coja y que lo descubra.
  • En bebés más pequeños, se lo daremos con el Método Kassing, aunque pueda parecer un método para conservar la lactancia materna, nos permite que el bebé tome la leche artificial sin estrés y con total respeto a sus necesidades.
  • Si aún así, rechaza el biberón, podemos probar a no estar en casa cuando se lo dé otra persona. Poco a poco, mucha mirada, mucha complicidad, etc.
  • Te recomendamos que vayas sustituyendo “poco a poco” las tomas de pecho por el biberón. Retirar de 1 a 2 tomas un día y mantener el resto durante 3 – 7 días. Luego 2 tomas más, etc., y así hasta terminar. Lo puedes hacer más rápido o más lento, eso dependerá de vuestras necesidades.
  • Preparar un biberón no es complicado pero hay muchas cosas a tener en cuenta para hacerlo correctamente y no siempre las latas de leche artificial contienen la información más precisa.
  • En relación a la alimentación complementaria, aunque la leche sea de fórmula, la lactancia será exclusiva hasta los 6 meses de edad y la leche seguirá siendo el alimento principal hasta el año.
  • Siempre que podamos hacerlo, es más adecuado ofrecer al bebé leche tipo 1 o de inicio durante el primer año de vida, ya que es la fórmula más adaptada.

 

En relación a la madre:

  • Si puedes, lo que sería ideal es reducir poco a poco las tomas para favorecer  la adaptación del bebé a su nueva alimentación pero también para evitar el riesgo de padecer obstrucciones o mastitis por acumulación de leche.
  • Si durante el proceso no tienes molestias, ni sientes el pecho cargado ni congestionado, no es necesario que hagas nada especial, la leche va a ir desapareciendo poco a poco.
  • Si, en cambio, notas congestión, tirantez, bultos, etc., es adecuado que te extraigas un poco de leche. No tengas miedo a sobreproducir ni a tener más leche. Se trata de que la glándula reduzca la producción y eso lo conseguimos al sacar la cantidad justa de leche, dejando leche en el interior del pecho, pero sin tener molestias ni dolor. Extrae leche de forma manual o con extractor hasta que notes alivio en el pecho. Si notas bultos, puedes acompañar la extracción de masaje para drenar.
  • También puedes aplicar frío y pedir a tu médico que te recete antiinflamatorios.
  • Las pastillas “para cortar la leche” (Cabergolina) no sirven durante el destete de una lactancia instaurada.
  • Es importante no fajar los pechos, dejar de ingerir líquidos o evitar el uso del extractor de leche. Son mitos que, no solamente no funcionan, sino que pueden provocar complicaciones que pueden llegar a ser graves.
  • Tus emociones pueden hacer que todo tambalee, no te pierdas este post sobre el destete y las emociones de la madre

 

 

Quizás te interese… https://blog.lactapp.es/10-tips-destetar-bebes-mayores-1-ano/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *