fbpx
La demanda no se reduce con la edad

La demanda no se reduce con la edad

Cuando empezamos con la lactancia parece haber en el horizonte una fecha deseada. Es como pasar pantallas en un juego y llegar al tan ansiado momento, en el que nos dicen (y llegamos a creer) que el bebé empezará a mamar menos y espaciará las tomas. 

¿Entonces es cierto? ¿La demanda del bebé se reduce con la edad?

Pues no, no lo es. La demanda es algo que no se reduce al crecer al bebé. Y no, no llegan a los 4-6 meses haciendo solo 3 tomas al día. 

Vamos a ver un poco qué pasa mes a mes empezando por el tercer mes por ser el primer momento en el que se pueden experimentar u observar algunos cambios en nuestros peques. Anterior a los tres meses los bebés acostumbran a mamar mucho (pero mucho, mucho). Tomas que pueden ser de hasta 1 hora* y de 8 a 12 tomas en 24 horas**. 

3 meses

Este es un momento de muchos cambios. A lo largo del tercer mes, a veces un poco antes —que ya sabéis que cada bebé va un poco a su ritmo—, las tomas se acortan. 

El bebé que podía estar una hora a la teta, ahora mama en muy poco tiempo. En pocos minutos (3-5 minutos) consiguen toda la leche que necesitan y habitualmente no quieren seguir mamando. Eso sí, por la noche no perdonan las tomas nocturnas y maman largo y tendido. 

Además, es habitual, que sobre las 5-6 de la mañana el bebé empiece a mostrar mucha demanda y nerviosismo, pasando unas horas que van de “teta a teta”.

4 meses

En esta etapa empieza una regresión del sueño. Es habitual confundir este aumento de despertares con un aumento del hambre. Y no es del todo así. El bebé empieza a incorporar en sus fases de sueño procesos del sueño similares a los del adulto y esto hace que tenga un sueño muy ligero, con múltiples despertares y mucha demanda. 

De día la demanda puede ser similar a la de la etapa anterior, tomas rápidas en la mayoría de los casos y un poco más prolongadas cuando quieren conciliar el sueño o están cansados. 

5-6-7 meses

Esta es una etapa de cierta tranquilidad. Se inicia la alimentación sólida, lo que no implica la reducción de tomas. Las tomas se mantienen con la misma frecuencia y no se limitan o se eliminan por el inicio de la alimentación con sólidos. Las noches pueden mejorar un poco, pero existe mucha variabilidad; hay niños que realizan una o dos tomas nocturnas y otros que hacen bastantes más. Esto es especialmente cierto si mamá y bebé están separados muchas horas del día, por ejemplo por la vuelta al trabajo. Los bebés por la noche lo que hacen es compensar las tomas que no han realizado durante el día y eso hace que las tomas nocturnas aumenten.

8-9 meses

Esta es una nueva etapa de mucha demanda nocturna y múltiples despertares. La teta le sirve al bebé para calmarse y para conciliar el sueño. Es agotador para nosotras, pero una manera muy efectiva para que vuelvan a dormir lo más rápido posible.

De día puede existir mucha variabilidad entre pequeños: algunos maman lo justo, 3-5 tomas, y otros maman sin descanso cada vez que tienen la oportunidad. Eso sí, en la mayoría de los casos suelen oponer mucha resistencia a la toma de “ir a dormir”, y es que han aprendido que la teta les relaja y les duerme y muchas veces no están dispuestos a perderse nada de lo que pasa en el mundo. 

10-11 meses

Esta etapa suele estar caracterizada por la pérdida de interés. Los pequeños investigadores se centran en explorar el mundo y la teta como que la tiene ya muy vista, la dejan en un segundo plano. Es una etapa en la que de día maman poco o incluso hay que insistir para que mamen, ya que no muestran interés y a veces ni demandan. Pero eso sí, de noche no suelen perder el tiempo. Eso sí, parece que están algo más tranquilos que en la etapa anterior (siempre que no coincida con nada: empezar la escuela infantil, aumento de temperatura ambiental, salida de dientes…).

12-17 meses

Esta es una etapa de mucha demanda. En plena crisis del año y con toda la habilidad para acceder a la teta, esta es una etapa en la que o están gritando “teta” o la tienen en la boca. Este aumento de demanda y de exigencia suele sorprender a la mayoría de madres. Además, dejan de comer y prefieren mamar por encima de todas las cosas. Esto puede promover discusiones y tensiones en la mesa. 

Por la noche suelen estar bastante activos y pedir teta de manera frecuente. Es un momento en el que algunas madres deciden realizar un destete nocturno. 

17 a 20 meses

Etapa de cierta tranquilidad, antes de la tormenta de los dos años. Muchos niños pierden interés por el pecho durante el día, y más si ya hacen otras actividades o están separados unas horas de sus madres. Las tomas nocturnas, de todas maneras, suelen ser frecuentes. 

22 a 24 meses

¡Empieza la fiesta! Si creías que tu bebé no podía mamar más de lo que lo hacía… estabas equivocada. En esta etapa la demanda diurna y nocturna aumenta de manera notable. Quieren mamar con más frecuencia que un recién nacido, y eso suele sorprender y agotar a partes iguales. No va a pedir teta de manera amable, lo hará con exigencias y de malas maneras. No te asustes, ¡es normal! A ser educado y pedir las cosas “por favor” se aprende y este es el momento de empezar. 

La demanda nocturna puede ser tan intensa como la diurna

Más de 24 meses

Una vez superada la crisis de los dos años (de la que no te podemos dar un timing concreto ya que cada niño madura de manera diferente), la demanda puede ser variable pero en general si pueden, irán mamando con interés.

*Hay niños que están menos rato en el pecho y se alimentan perfectamente. Si tu bebé puede estar más de una hora al pecho y aumenta de peso con dificultades, sería necesario revisar el proceso y valorar si se puede optimizar.
**La media en cuanto a cantidad de tomas en 24 horas es de 8 a 12 veces. Pero existen también los bebés que hacen menos de 8 tomas y están perfectamente alimentados y algunos que hacen más de 12 tomas en 24 horas siendo su aumento de peso óptimo.

Share

6 comentarios sobre “La demanda no se reduce con la edad

  1. Como me he reído! Un gran artículo! Felicidades!! Yo voy por mi segunda hija que tiene ahora 6 semanas y mi mayor q tiene 21 meses y no ha sido tan duro… si… las noches si, pero cada vez mejor (o eso parece) ??

  2. Super identificada!! Mi beba tiene 18 meses y hasta ahora todo ha sido como lo describes. A mí me dijeron también que cuando empiece la guarde ya demandará menos, pero no ha sido así sino que al contrario, se come siempre toda la comida de la guarde y a la hora de recogerla sale tirándose a la teta como si saliera de un ayuno de 8 horas. Lo bueno es que es una niña fuerte y sana a pesar de que muchos me dijeron que criarla a teta la iba a dejar desnutrida. La gente dice cualquier cosa…

    1. Hola:
      Para cualquier duda o para hablar con nuestras expertas en lactancia lo puedes hacer a través de nuestra app.

      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.