fbpx
¿Por qué mi bebé está más tranquilo cuando le doy un biberón?

¿Por qué mi bebé está más tranquilo cuando le doy un biberón?

A veces podemos tener la sensación de que los bebés están más tranquilos cuando toman biberón. En ocasiones vemos que los bebés se muestran más intranquilos en el pecho (tiran del pezón, se enganchan y se desenganchan, parecen pelearse con él…) y estos comportamientos nos hace dudar y sentirnos menos seguras sobre nuestra producción de leche. A veces, este comportamiento tiene que ver con los llamados baches, crisis, brotes o escalones de crecimiento y puede resultar agotador. Requiere paciencia por nuestra parte y ser conscientes de que la mejor manera de transitar estas etapas es acompañar al bebé y ofrecerle el pecho cuantas veces necesite: si mama con más frecuencia, obtendrá más leche y la producción aumentará en pocos días.

Pero le he dado un biberón y parece estar más tranquilo…

Cuando un bebé mama del pecho, el flujo de leche es el adecuado para su correcta deglución, digestión y absorción, prácticamente sin esfuerzo y de manera natural y fisiológica. Además, la composición de la leche materna, que es la propia de la especie, permite realizar de manera óptima todo el proceso digestivo. 

Si ofrecemos un biberón con leche materna extraída, la leche sigue siendo la óptima para el bebé, pero el envase y el flujo de la leche no. Aunque el biberón tenga una tetina de flujo lento, no les permite controlar adecuadamente la deglución y la respiración. Toman cantidades más grandes de leche en menos tiempo, en ocasiones provocando regurgitaciones. Recordemos que en el estómago de un bebé caben pequeñas cantidades de leche.

Si en el biberón ofrecemos leche artificial o de fórmula, a la cuestión del flujo de leche se añade que la leche artificial, aunque adaptada, es leche de vaca con una composición es muy diferente a la materna y que genera digestiones más lentas y pesadas. Requiere de más tiempo y de más esfuerzo del sistema digestivo. Por eso, algunos bebés que toman el biberón tienden a estar menos activos, como extasiados. Es una situación equiparable a cuando los adultos comemos una comida copiosa y el cuerpo nos pide dejar de hacer otras actividades para poder realizar la digestión.

Si el bebé va aumentando correctamente de peso, no es necesario ni aconsejable complementar al bebé con fórmula o leche extraída, ya que los suplementos y biberones pueden interferir en la producción evitando que tu cuerpo reciba el mensaje de que debe producir más leche, y en algunos casos, puede hacer que el bebé tenga una confusión entre la tetina y el pecho o incluso que deje de querer mamar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *