CRISIS DE LACTANCIA, ¿QUÉ ES ESO?

CRISIS DE LACTANCIA, ¿QUÉ ES ESO?

Tu bebé de repente quiere mamar a cada rato, está más irritable, llora, parece que quiere mamar pero se pelea con la teta… Y quizás te preguntas ¿me estaré quedando sin leche? 

Espera… ¡tal vez está pasando por una crisis!

Los bebés suelen pasar por varios periodos de crecimiento (o crisis de lactancia) durante los primeros 12 meses de vida, en los que normalmente aumenta su demanda de leche, puede hacerles despertarse más a menudo y querer estar mamando todo el tiempo durante varios días. Además, puede que el bebé llore más, esté quejoso, inquieto, se pelee cuando mama, estire las piernas y la espalda mientras come…

Por si fuera poco, en algunos momentos puede suceder que notemos el pecho blando…Es normal, recuerda: ¡La leche no desaparece de un día para otro!

Crecer no es la única razón por la que un bebé puede necesitar mamar más durante un tiempo o estar más inquieto. Puede mostrar el mismo tipo de comportamiento cuando está experimentando avances en su desarrollo: cuando aprende a darse la vuelta, gatear, o cuando empieza a caminar o hablar.

¿Cuándo aparecen estas crisis?

Las crisis o brotes de crecimiento suelen aparecer al segundo día de nacer y alrededor de los 15-20 días, a las 6 o 7 semanas, a los 3 meses, y en muchos otros momentos del bebé: a los 4 y 8 meses, al año, a los 2 años… En realidad, en cualquier momento importante de su desarrollo madurativo. Sin embargo, ten en cuenta que cada bebé tiene su propio ritmo, y las fechas son siempre orientativas, tu bebé puede experimentarlas en cualquier momento de su crecimiento.

¿Cuánto duran?

Los brotes de crecimiento suelen durar entre 2 o 3 días, pero a veces pueden durar una semana o más, como en la de los 3 meses.

¿Qué debería hacer?

Acompaña a tu bebé y ofrécele pecho las veces que necesite: al mamar con más frecuencia el bebé automáticamente obtendrá más leche, y hará que tu producción aumente en poco tiempo. No es necesario ni aconsejable complementar al bebé con fórmula o leche extraída, ya que los suplementos y biberones pueden interferir en la producción evitando que tu cuerpo reciba el mensaje de que debe producir más leche, y en algunos casos, puede hacer que el bebé deje de querer mamar. 

Ante todo, quilos de paciencia y cariño… no hay mal que cien años dure.

¿Cómo sé si mi bebé está en una crisis o hay algún otro problema?

Si tu bebé va aumentando bien de peso, probablemente el aumento de demanda y el estar más lloroso e inquieto se deba solo a una crisis de crecimiento.

Pero si tu bebé tiene dificultades para aumentar de peso adecuadamente o muestra señales de dolor o incomodidad, siempre es buena idea consultarlo con su pediatra.

Share

Un comentario sobre “CRISIS DE LACTANCIA, ¿QUÉ ES ESO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *