5 cosas que echarás de menos cuando termine la lactancia materna

5 cosas que echarás de menos cuando termine la lactancia materna

Cuando decidimos poner fin a la lactancia por voluntad propia, es muy común que lo hagamos en momentos de cansancio extremo y de desesperación. Como siempre os digo, nuestras expectativas tienden a esperar a que nuestro bebé rebaje su demanda al cabo de pocos meses y cuando esto no se cumple, y además la demanda y la intensidad aumentan,  carecemos de apoyo, ayuda o respiro, sentimos el deseo de terminar para poder avanzar y volver a ser “personas”, pero…

¿Qué pasa cuando una vez hemos destetado y descansado un par de días, empezamos a pensar que quizás no es lo que queríamos y que nos ha podido el agotamiento?

¿Podemos arrepentirnos?

Antes de decidir dar el paso, debemos saber que habrá cosas que echaremos de menos, y que quizás las añoraremos con mucha intensidad, al fin y al cabo, la lactancia es mucho más que dar leche de la teta, ¿verdad?
En este post, os contamos 5 cosas que echarás de menos cuando la teta ya no sea la protagonista de vuestros días:
  • Contacto:

Sí, ya lo sabes, con la teta si algo hay, es contacto, caricias, olor…. La oxitocina fluye y la sensación de amor absoluto va mucho más allá de la química, es magia.

  1. Soluciones rápidas a cosas imposibles:

¿Se hace daño?

teta.

¿Tiene un virus?

teta.

¿Se le ha caído Spiderman por la rejilla de la alcantarilla?

teta.

¿Tiene una rabieta?

teta.

¿Sueño?

teta.

¿Le pica el ojo?

teta.

¿Echa de menos a la abuela?

teta.

¿Tiene hambre?

teta.

etc.

 

  1. Dormirle

Vamos a intentar imaginarnos que nuestras noches no son un infierno. Respiramos lo visualizamos, y ahora…

No me digáis que no es extremadamente espectacular ver cómo sus párpados caen en cuestión de segundos a los dos minutos de iniciar la succión si tienen sueño…  

Ese momento, en el que hacen ruiditos, suben su manita hacia tu cara, tu boca, tu pelo y se van relajando bajo esa mirada de amor absoluto e incondicional… aix, ¡no hay mayor placer!

 

  1. La mirada

Siguiendo con el punto anterior, da igual si tienen un mes, que si tienen tres años. La mirada. La mirada de la lactancia es…sobran las palabras, ¿verdad? Nadie, nos ha mirado  ni nos mirará nunca más de esa manera, buscando con esos ojos el interior, mientras se alimentan de tu propio cuerpo, tu alma… es un te quiero eterno que no vas a olvidar jamás.

  1. Tener al bebé encima

Lo sé, si tienes un bebé que está todo el día encima de ti reclamando teta, es posible que pienses que precisamente esta es la razón por la que vas a destetar. Y si es tu deseo, ¡¡¡adelante!!! Todo son etapas y hay que seguir, peeeeeeero eso es precisamente lo que más vas a echar de menos…probablemente los primeros días te sentirás liberada, verás a tu bebé relacionarse contigo de otra manera y lo más probable es que el contacto siga siendo muy intenso, pero poco a poco crecerá más y más y cuando te acuerdes de la manera más ñoña y nostálgica de vuestros momentos de teta, caricias, piel con piel, no podrás evitar sonreír como una boba porque la intensidad será absolutamente positiva…

 

¿Y qué hago entonces? ¿nunca más sentiré todo esto?

Claro que sí, sentirás muy fuerte, sentirás muy intenso, pero sentirás diferente.

Aprender a relacionarte de otras formas con tu bebé es un proceso lento, lleno de aprendizajes, adaptación y muchísimo amor y paciencia. Daros tiempo y dejad que todo suceda. Nuestro bebé pasa de nuestro útero al exterior, después por la lactancia y cuando ésta termina, pasarán muchas etapas más hasta que crezca, descúbrelas y disfrútalas, porque tu bebé, no te quiere por la teta, quiere a la teta porque está pegada a ti.

Share

Un comentario sobre “5 cosas que echarás de menos cuando termine la lactancia materna

  1. Pues si la teta es mágica y lo resuelve todo para mi bebe de 19 meses.
    Esas miradas !!! Y cuando toma la teta peleando en ese idiona inentendible pero que sabemos que nos esta dando las quejas!! Jejeje.
    Mi bebe se alimenta muy bien, y sus raticos de teta aun los disfrutamos mucho, al medio dia y en la noche … (entre algunos chupitos ocasionales)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *