Cómo saber que todo va bien los primeros días

Cómo saber que todo va bien los primeros días

A cualquier madre le angustia pensar en los primeros días de lactancia, cuando todo es nuevo, y nos invaden las dudas y los miedos. En esta entrada, te mostramos en qué te puedes fijar los primeros días después del nacimiento de tu bebé y que te va a permitir saber qué tal va todo.

 

Dolor:

Los primeros 15-17 días, cuando el bebé se agarra al pecho es posible que sientas una sensación de pellizco, que no debería durar más que unos pocos segundos. Los pezones que durante el embarazo están muy sensibles, mantienen esa sensibilidad unos días hasta que las hormonas (estrógeno y progesterona) desciendan definitivamente. Si, a parte de esa sensación de pellizco, el dolor dura más, pide ayuda. Seguro que algo se puede mejorar.

 

Estado del pecho:

Los días después del parto se pueden producir muchas modificaciones en el pecho y, normalmente, son poco agradables. Si todo va bien, tan solo notarás el pecho más pesado y caliente. Por contra, si algo no va del todo bien, puedes notar diversas cosas:

  • Grietas: las grietas no deben formar parte de la lactancia. Solemos pensar que hay que experimentarlas sí o sí, pero nada más lejos de la realidad. Si tienes grietas, hay algo que se puede mejorar y es importante buscar ayuda cuanto antes.
  • Ingurgitación: después del parto, entre las 48-72 horas posteriores, tendrá lugar la subida de leche. Si este proceso se complica, se produce una ingurgitación. Es importante resolverla lo antes posible.
  • Dolor en todo el pecho: cuando el bebé succiona y sientes dolor, o bien si aparece una mancha roja en el pecho y tienes dolor muscular es importante que te valoren lo antes posible, ya que se podría tratar de una mastitis.

 

Tomas:

Los primeros días los bebés pueden estar adormilados y poco demandantes, aunque también puede pasar todo lo contrario: que estén demandantes, que pidan con frecuencia, que no quieran soltar el pecho. Es complicado separar lo que es “normal” y esperable de lo que no lo es. Así que lo que debemos valorar es de las tomas es:

 

  • Que haga de 8 a 12 en 24h: la organización de las tomas es indiferente. Normalmente los bebés están más tranquilos por la mañana y la demanda va aumentando a medida que pasa el día. Siendo al atardecer el momento de mayor demanda. También decir que es muy habitual que los bebés estén más activos de noche que de día, ya que la prolactina materna (hormona que se encarga de fabricar la leche) alcanza sus picos máximos durante la noche.
  • Que se suelte por sí mismo: Las tomas suelen ser largas los primeros meses, los bebés pueden estar de 40 a 60 minutos en el mismo pecho hasta que se sueltan por sí mismos. Los tres primeros meses suelen tener de sobras mamando de un solo pecho, ya que cada pecho produce un 33% más de leche. Después de este tiempo mamando el bebé debería dejar el pecho, pero si tienes la sensación que no se soltaría nunca pide que revisen la toma y la succión del bebé.

 

Deposiciones del bebé:

Las deposiciones del bebé, cuando solo lactancia materna son una muy buena manera de saber si el bebé se está alimentando correctamente.

  • Cantidad de pipis: La cantidad de pipis va aumentando día a día y es muy fácil que te acuerdes si revisas este cuadro. Lo importante es que no aparezcan manchas rosadas después de los tres primeros días de vida del bebé y la orina sea clara y no deje manchas en el pañal.
  • Cantidad de heces: Las primeras cacas que hace el bebé son el meconio, y sobre los 5 días, ya debería realizar cacas de color mostaza. Para que podamos contar que se trata de una caca, deben tener la medida mínima de una cucharada sopera. Si el bebé ha tomado uno o varios suplementos de leche artificial este patrón se verá modificado.

 

Horas del bebé 24 h 48 h 72h 4 días 5 días De los 6 día al mes
Pipí 1 2 3 5-6 5-6 o más 5-6 o más
Caca 1 2 3 3 o más

( a veces no hacen)

3 o más 3 o más o una después de cada toma

 

Pérdida de peso:

Todos los bebés pierden peso después del nacimiento, se trata de una pérdida fisiológica que no debería superar el 7% de su peso, aunque la mayoría de las veces el bebé llega a perder hasta un 10% de su peso.

Lo que ocurre es que los tres primeros días de vida el bebé pierde peso (esos 200-300 g típicos en la mayoría de bebés) para empezar a recuperarlo a partir del 5º día de vida, y para finalmente, recuperarlo completamente, a los 15 días de vida.

Si quieres ayudar y evitar que pierda peso, es clave que mantengas todo lo que puedas a tu bebé piel con piel real, las máximas horas posibles. Si el bebé no tiene que gastar energía para mantener la temperatura corporal, va a perder menos peso y va a mantener mejor las glucemias.

En definitiva, como ves, lo importante para saber si todo va bien los primeros días es mirar que tanto la madre como el bebé están bien: que la madre no tenga dolor y que el bebé se encuentre bien y aumente de peso correctamente. Siempre que tengas dudas, contacta con tu matrona o un grupo de apoyo a la lactancia para que pueda valorar vuestra lactancia y darte apoyo en lo que necesites.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *