fbpx
Quiero destetar y no quiero destetar

Quiero destetar y no quiero destetar

Cuando empezamos a fantasear con la idea de ‘Quiero destetar’ y a valorar si ha llegado no el momento, lo primero que aparece en la mayoría de madres son sentimientos de ambivalencia. A primera hora de la mañana después de pasar una noche de mucha demanda tienes claro que vas a destetar y que lo harás ya; y luego, a las pocas horas, tu bebé te vuelve a pedir el pecho y te das cuenta que aún es demasiado pequeño, que puedes esperar un poco más y que nada de destetar, que aún nos queda mucha teta. 

Y así pasan los días, entre ambivalencias que hace que ni una misma entienda qué le está pasando. Pero lejos de ser algo aislado o individual, es una situación que experimentan muchas mujeres. 

Estas fases teóricas, y que experimentan muchas mujeres, forman parte del proceso de destete y, si las conocemos, nos ayudan a planificar qué queremos hacer y cómo lo queremos hacer. 

Fases teóricas del destete:

Primera fase: En esta primera etapa vamos a realizar valoraciones. Valoramos y sopesamos la idea del destete. Aún tenemos muchos momentos de ambivalencia: días de: “lo hago hoy sin falta”. Y días de: “buenooo, puedo esperar un poco más”. Esta fase puede durar semanas, meses o incluso años. Puede ser que existan fases de más deseo de destete y otras en la que ni nos acordemos de la idea.

Segunda fase: Esta fase se inicia una vez que ya hemos tomado la decisión de destetar y lo que haremos será buscar la información para realizarlo. A pesar de ello, aún podemos tener alguna duda. Y estas dudas se centran especialmente en si vamos a ser capaces de realizarlo. Podemos sentir que estamos traicionando a nuestra criatura con el solo hecho de informarnos y buscar opciones para realizarlo. 

Tercera fase: En esta etapa la decisión está tomada y se empiezan a poner en marcha algunas técnicas y recursos para iniciar el proceso. Son pequeñas intervenciones en el día a día, acciones pequeñas para aumentar nuestra confianza. En este etapa es clave que estas acciones funcionen. De no ser así, podemos perder la confianza en nosotras mismas y en la capacidad para conseguirlo. Por ello, y de la misma manera que al inicio de la lactancia, es clave buscar información y dejarse acompañar. A pesar de que hay quién cree que esto de destetar tan solo requiere dejar de ofrecer el pecho, el destete es mucho más complejo y delicado, y necesita en ocasiones de mucha ayuda.  

Cuarta fase: En esta etapa se activa totalmente el proceso de destete. Ya no hay vuelta atrás, hemos dejado de lado la ambivalencia y estamos convencidas de ello. Y lo más importante, lo llevamos a cabo.

Quinta fase: No todo termina en destetar y es que, una vez finaliza el destete, las emociones pueden reaparecer como un tsunami: alegría por haberlo conseguido, melancolía de lo que vivimos, tristeza por haber terminado… Se vive aquí en muchas ocasiones un proceso de duelo. Y es que a pesar de que en la mayoría de casos el destete es deseado, se producen cambios emocionales y hormonales que harán que durante unos días experimentemos una labilidad emocional destacable. Es importante conocer que esto puede ocurrir, pues cuando ocurre no entendemos qué está pasando y podemos sentirnos superadas. Si la tristeza no desaparece en pocos días, no descartes contactar con una psicóloga experta en duelo para que pueda ayudarte a superar esta etapa. 

Y ahora que conoces todas estas fases, ¿en qué etapa te encuentras? ¿En qué te podemos ayudar?

¿Tienes más dudas?

Podemos acompañarte con nuestros talleres online de destete, las consultas personales online, el libro Destete, final de una etapa y con toda la información gratuita de nuestra app LactApp, que puedes descargar en iPhone y Android.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.