fbpx
La alimentación de la madre durante la lactancia materna

La alimentación de la madre durante la lactancia materna

Cuando tu bebé deja de ser un recién nacido, ya puedes decir que vuestra lactancia ha atravesado diferentes momentos y te sientes orgullosa de tu camino, el tiempo pasa y de repente, caes en algo…

¡Tú! ¿Qué pasa contigo? Tu pequeño está genial, pero has destinado una gran parte de tu energía vital a atender sus necesidades. Sin apenas darnos cuenta, nos olvidamos un poquito de nosotras en aspectos como la alimentación.  Podemos notar variaciones en el peso (exceso o pérdida), pero también alguna que otra consecuencia en nuestra salud si llegamos a tener alguna deficiencia nutricional.

¿Qué podemos hacer para cuidarnos si no tenemos ni un momento para ir al baño solas y las duchas de más de 3 minutos son regalos del más allá? ¿Qué hacemos con el poco tiempo del que disponemos?

Los mayores hándicaps para cuidarnos en el posparto son la falta de tiempo o planificación.

Por otro lado, durante la lactancia materna aumentan las necesidades nutricionales y de energía de la madre. Por eso es importante que sepamos reconocer las señales de hambre y saciedad o cuando el hambre responde a las emociones (cuántas veces te encuentras diciendo eso de “porque me lo merezco” o “lo necesito”). Todos respondemos en alguna ocasión a las emociones mediante la comida. Pero en este período es probable que lo hagamos más a menudo cuando, por ejemplo, nos vemos desbordadas o muy cansadas.

Así que ahí van algunas ideas sobre qué puedes hacer con tu alimentación:

  • Aumenta la densidad nutricional de tus platos. Si comemos poca cantidad de alimento, al menos aportemos más nutrientes y/o energía por porción. Podemos lograrlo con técnicas de cocción como el vapor, donde habrá menor pérdida de nutrientes. También podemos añadir alimentos que aporten proteínas a nuestros platos (legumbres, pescado, carne, huevo). O grasas saludables (frutos secos, semillas, aguacate o aceite de oliva virgen extra). Por ejemplo, convertir una sencilla ensalada de vegetales en una ensalada de garbanzos con tomate, aguacate, jugo de limón y aceite de oliva, que podemos preparar en 5 minutos será una opción más nutritiva.
  • Planificar em familia las comidas de la semana. Si entre todos elaboramos un menú semanal y dedicamos unas horas a preparar parte de las comidas (tu pareja, tu familia o tú), ganaremos tiempo el resto de días.
  • Bendito porteo. Por muchos planes que nos planteemos, nuestro bebé tiene otro: pasarse todo el día como un koala, bien pegadito a nosotras. En este caso, el porteo puede ser un gran aliado para que los miembros de la familia puedan cocinar.
  • Baby Led Weaning. ¿Pero esto no tiene que ver con la alimentación de mi bebé? Sí, pero también con la tuya. El hecho de comer lo mismo y no tener que preparar otra comida, sentarnos al mismo tiempo y dejar que sea el bebé quien coma solo, permite que la familia coma a la vez sin tener que esperar a que él termine.
  • Comida para llevar. Una lista de restaurantes con opciones saludables que puedan acercaros la comida a casa si en alguna ocasión no podéis prepararla.
  • Alimentos salvavidas. Llenad la nevera y despensa de algunos alimentos que permitan platos en un máximo de 15 minutos: verduras y frutas ya cortadas o congeladas, legumbres congeladas o en conserva, frutos secos y fruta deshidratada…
  • ¡Pedid ayuda! Es estupendo que asumas tu responsabilidad como madre, pero tienes otra responsabilidad: tú misma. Si el cuidado es una tarea compartida, puede evitar llegar al límite del agotamiento. Y si, de paso, las visitas pueden traer unos tápers de comida, mejor que mejor. ¿Unos tápers, dices? ¡Sí! Seguro que agradeces que lleguen a casa con una sopita caliente, en lugar de mantitas y pijamas para el bebé que ya no te caben en el armario. Imagínate disfrutando de tu comida, sin prisas mientras juegan con tu peque.

Iria Quintáns

www.iriaquintans.com — Instagram — Facebook

Ser madre me ha dado otra perspectiva de la vida. Ha sido como volver a nacer, como volver a aprenderlo todo. Pero en familia. Soy Iria Quintáns, Dietista-­‐Nutricionista, emprendedora y apasionada de todo lo que hago.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *