fbpx
Black Breastfeeding Week

Black Breastfeeding Week

Del 25 al 31 de agosto se celebra desde hace 10 años la Black Breastfeeding Week, que reivindica que los cimientos del apoyo a la lactancia materna se basen en la equidad racial, el empoderamiento cultural y la participación de la comunidad, y estén impulsados por la capacidad de recuperación colectiva de la comunidad negra.

Kimberly Seals Allers es una de las tres mujeres que hace 10 años impulsaron este proyecto. Kimberly, periodista reconocida y galardonada, está considerada como una de las principales voces del movimiento de contracultura en la alimentación infantil y es la autora del libro bestseller The Big Let Down: how medicine, big business and feminism undermine breastfeeding (‘La gran decepción: cómo la medicina, las grandes empresas y el feminismo socavan la lactancia materna‘).

En el I Congreso LactApp Medical, Seals Allers realizó una conferencia general sobre cómo tratar la disparidad social en las tasas de lactancia materna a nivel internacional para asegurarse que ninguna madre queda atrás. En este artículo queremos resumir su charla, que fue muy interesante.

Las disparidades en la duración de la lactancia están muy marcadas. Kimberly aportó las siguientes cifras de lactancia de Estados Unidos:

Cualquier tipo de lactancia a los 3 meses
Lactantes negros: 58,0%Lactantes blancos: 72,7%
Cualquier tipo de lactancia a los 6 meses
Lactantes negros: 44,7%Lactantes blancos: 62,0%
Lactancia materna exclusiva a los 3 meses
Lactantes negros: 36,0%Lactantes blancos: 53,0%
Lactancia materna exclusiva a los 6 meses
Lactantes negros: 17,2%Lactantes blancos: 29,5%

¿Por qué las mujeres negras de Estados Unidos dan menos el pecho?

  • La historia de las mujeres negras tiene mucho peso. A las mujeres esclavas negras se les obligaba a dar el pecho a los bebés de sus propietarios y se les prohibía alimentar a sus bebés. Esto, además de perjudicar a la salud de sus bebés, hacía que también se vincularan muy íntimamente con los bebés de las amas blancas, dificultando el vínculo con sus propios hijos. Creaba una disrupción del concepto de la maternidad. 
  • Después de la abolición de la esclavitud, ser ama de criar era una salida profesional para las mujeres negras, con lo que la perpetuación de la disrupción de la maternidad siguió durante muchos más años.
  • En la comunidad negra se construyó una narrativa en la que la lactancia materna era algo que se obligaba a hacer, que se hacía para otras personas y no se podía ofrecer a los bebés de las mujeres negras.
  • Los bebés de las mujeres negras no eran valorados, no se tenían en cuenta.

Por todos estos motivos, Kimberly Seals Allers asegura que la experiencia de la maternidad en adelante era un derecho y una libertad que las mujeres negras de EEUU no tenían.

Los estereotipos que reflejaban los medios tampoco ayudaban: las negras eran las criadas, no eran “buenas madres” para sus propios bebés. La lactancia está conectada con la maternidad buena, no con la mala. La maternidad negra se consideraba como algo inferior. Según Seals Allers, la sociedad desconfía sistemáticamente de que puedan hacerse cargo de sus hijos adecuadamente, como si hubiera la presunción que son peor madres. Y muchas veces los sanitarios no les preguntan cuál es su opción para alimentar a sus bebés, sino que simplemente asumen que es la lactancia artificial.

Hay una cascada de eventos que han contribuido a esta baja ratio de lactancia materna:

  • Falta de apoyo profesional
  • Marketing agresivo de las marcas de leche artificial
  • Falta de grupos de apoyo a la lactancia
  • Falta de apoyo transgeneracional
  • Falta de modelos de personas negras que amamantan a sus hijos

Seals afirma que “la experiencia de ser interpretado es diferente de la experiencia de ser comprendido”. Actualmente, está trabajando para desarrollar el conocimiento, intervenciones que no sean una interpretación de lo que se piensa que necesitan, sino un conocimiento profundo de la experiencia que tiene la comunidad de madres lactantes negras.

Para solucionar la disparidad racial tenemos que mirar a las demás, tenemos que dejar de mirar la lactancia de las mujeres blancas, solamente.

Hay factores que pueden ayudar a mejorar esta atención a las mujeres negras. Es imprescindible  reconocer que hay racismo y sesgo, que puede ser inconsciente y que con frecuencia afectan a cómo los profesionales sanitarios atienden a las madres negras.

No se puede olvidar que las tasas de mortalidad infantil negras son muy altas en EEUU, igual que la mortalidad maternal negra. Las mujeres negras tienen tres veces más probabilidades de morir por una causa relacionada con el embarazo que las blancas. Incluido en Reino Unido, con un sistema de salud universal publico, tienen cuatro veces más de riesgo de morir que las blancas. Esta mortalidad tiene que ver con las opciones médicas y el apoyo que se da a las mujeres y a los bebés negro, un racismo institucional o sistémico, ya que no se encuentra factores geneticos que pueden explicar estas disparidades.

Cuando se diseña un programa para la comunidad negra es imprescindible no copiar lo que funciona a otras comunidades, sino se tienen que tener en cuenta las características de la comunidad negra. Independientemente de lo que se quiera hacer, independientemente de la pregunta que tenemos, la respuesta siempre está en la comunidad, afirma Seals.

Recurrir a la ciencia, a los artículos publicados, a los expertos, no ha reducido la disparidad racial. No podemos solucionar ningún problema repitiendo soluciones que ya se han utilizado y no han sido efectivas. 

Kimberly Seals Allers es fundadora también de la plataforma IRTH para recibir feedback sobre la atención a la lactancia y al embarazo, nacimiento y a la atención pediátrica. “Queremos buscar soluciones trabajando desde dentro de la maternidad”, afirma.

Desde su plataforma, se han recogido las cinco principales experiencias de prejuicio percibidas por las mujeres negras o afroamericanas

  • Actitud grosera
  • Preguntas sin respuesta
  • Largos tiempos de espera
  • Actitud despectiva en cuanto a los niveles de dolor/no se da la medicación para el pene cuando se solicita
  • Falta de contacto visual o contacto visual infrecuente

La ciencia nos dices que las mujeres negras reciben 9 veces más suplementación con lactancia artificial que las blancas.

Desde LactApp somos conscientes de que la experiencia de embarazo, parto y lactancia es muy diferente y presenta muchos más retos para las madres racializadas o que se encuentran en otro eje de diversidad, ya sea cultural o social. Por ello, agradecemos a Kimberly esta ponencia que nos abre la mirada para ver cada experiencia materna de manera única, poniendo siempre al individuo en el centro.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.