¿Es posible mantener una lactancia mixta?

¿Es posible mantener una lactancia mixta?

Hoy os queremos explicar qué es la lactancia mixta y de qué forma se puede mantener.

Hablamos de lactancia mixta cuando el bebé toma pecho y leche de fórmula. Hay muchos motivos por los que puede hacerse de forma combinada, sea cual sea el tuyo, aquí te explicamos algunas cuestiones importantes a tener en cuenta que pueden ayudarte a solucionar algunos problemas comunes.

Cuando queremos mantener una lactancia mixta pero deseamos seguir amamantando a nuestro bebé, podemos encontrarnos con dos posibles problemas:

Confusión en la succión del bebé: Existe una cierta controversia sobre lo que se conoce como confusión tetina-pezón, pero sois muchas las que nos contáis los problemas que os ha causado el uso de tetinas para mantener vuestra lactancia. Aunque pueda parecernos que las tetinas de los biberones son muy parecidas a un pezón y pese a que las marcas que fabrican las tetinas nos cuentan que su forma es anatómica, ergonómica y están perfectamente diseñadas para que el bebé no note apenas la diferencia entre tomar el pecho de su madre y el biberón, la realidad es otra y no siempre cuadra con los slogans publicitarios. 

Para empezar, el agarre de un bebé al pecho o a una tetina es completamente diferente. Esto hace que a muchos bebés les cueste saber qué deben cuando se encuentran con una tetina en la boca. Además, para obtener la leche, los bebés deben succionar de forma muy diferente en un caso u otro y esto, en algunos bebés a los que se ha estado ofreciendo biberón, más tarde puede causar rechazo al pecho por su incapacidad de mamar.

La cantidad de leche: cuando los bebés maman obtienen en cada succión pequeñas cantidades de leche y esto les lleva tiempo y esfuerzo. Con el biberón la leche fluye muy rápido y en pocos minutos pueden llegar a tomar mucha cantidad. Esto hace que algunos bebés se frustren cuando están en el pecho, ya que el proceso es más lento.

bebé tomando biberón

Entonces, ¿qué puedo hacer para mantener la lactancia mixta?

1. Mantén a tu bebé cerca de ti

Aunque pueda parecer obvio, siempre es aconsejable que mantengamos al bebé cerca cuando le demos la leche de fórmula. La idea es que las tomas de fórmula se parezcan todo posible a las de pecho. Así, madre y bebé deben estar cerca y mantener el contacto visual y físico mientras el bebé come. Intenta ir cambiándolo de lado para facilitar el desarrollo de la literalidad. 

2. Ofrece el pecho en primer lugar

Siempre que sea posible, ofrece antes el pecho materno y deja la leche artificial para el final, y sólo cuando sea necesario.

3. Escoge el método de suplementación más adecuado

Siempre es aconsejable buscar el método de suplementación menos invasivo posible, que permita al bebé regular la cantidad de leche artificial que quiere tomar, y es responsabilidad de los padres darle la leche despacio para que tenga tiempo de notar las señales de saciedad que va a recibir cuando se haya llenado. A ser posible el método que elijamos debe ayudar a evitar la confusión en la succión que mencionábamos antes. Si le das la leche en biberón y quieres que siga así y no rechace el pecho, intenta realizar el llamado método Kassing.

4. Valora bien la necesidad de ofrecer leche artificial

Es importante que valores bien los motivos que te han llevado a escoger una lactancia mixta.

Si tu bebé va aumentando de peso a buen ritmo y no tienes problemas de baja producción, puede ser contraproducente ir aumentando la cantidad de leche de fórmula que se ofrece al bebé a medida que crece. Dependiendo de qué quieras hacer y de cómo de dispuesto esté el bebé también puedes valorar la posibilidad de relactar.

5. Cuando termines: 

Si al terminar la toma de biberón le puedes ofrecer al pecho al bebé le estarás ayudando a comprender que la saciedad proviene del pecho y no del biberón. Además le ayudarás, mediante la succión, a que se relaje y pueda conciliar el sueño con más facilidad, ya que con los biberones a los bebés les suele faltar tiempo para estar simplemente succionando. 

Esperamos que estas sencillas orientaciones puedan ayudaros a lograr la lactancia mixta feliz y duradera que deseáis.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *