"Tienes que destetar"

"Tienes que destetar"

LactApp_amamantar_derecho

“Tienes que desechar la leche de tres tomas antes de poder dar el pecho”, “si te sometes a este tratamiento tienes que destetar”, “No puedes hacerte esta prueba mientras estés dando el pecho”, “si tomas este medicamento no puedes seguir con la lactancia”

Pues sí, estas son las respuestas que han obtenido diversas madres a la pregunta de si el tratamiento que tenían que realizarse era o no compatible con la lactancia. Estas afirmaciones tan rotundas hacen pensar que se trataba de algo muy grave, de situaciones extremas, intervenciones muy serias o medicamentos peligrosos y que, evidentemente, era mejor abandonar la lactancia para priorizar la salud de la madre. Si este fuera el caso este post no existiría, así que no, no es el caso. No eran situaciones de vida o muerte.

Las madres que nos han consultado se tenían que someter a: una extracción de una muela con anestesia local, un tratamiento para reducir las varices, la aplicación de una crema tópica y de una radiografía de tórax…Y sí, la solución que les han dado ha sido la misma: desteta o ven dentro de unos meses a ver si ya has destetado y entonces realizaremos el tratamiento.

En esta vida hay cosas que son accesorias, de las que se puede prescindir, pero la salud de una mujer no es accesoria y evidentemente la lactancia tampoco debería serlo.

Diariamente hablamos con mujeres que tienen problemas de lactancia graves. Mujeres que sufren mucho dolor al amamantar, dantescos abscesos mamarios,  que tiene que someterse a dolorosos pinchazos recurrentes en el pecho para solucionar patologías mamarias mal diagnosticadas que nadie parece saber solucionar con eficacia. Y con mujeres que padecen enfermedades comunes o que tienen que someterse a pruebas diagnósticas rutinarias. Todas ellas suelen ser ninguneadas, infantilizadas,  se las trata con paternalismo y condescendencia, madres a las que se les pone fecha para dejar la lactancia bajo amenazas y presiones. O peor, se les pone contra las cuerdas y se les remarca que si no destetan y siguen con la lactancia es bajo su responsabilidad, y que si le pasa “algo” a su bebé será solo culpa suya.


Y repito, cuando es necesario dejar la lactancia para que la madre pueda recibir un tratamiento determinado, se deja sin pestañear, apoyamos la lactancia pero ante todo apoyamos las decisiones informadas de las madre sobre su propio cuerpo.  

La lactancia materna es un derecho doble: a la salud y a la alimentación. Un derecho de las mujeres y de sus bebés y necesitamos todo el apoyo de la sociedad y de los sanitarios para conseguir lactancias placenteras y positivas. Conseguir respuestas eficaces a las dudas y situaciones que experimenta una madre lactante. Y lo más importante necesitamos a madres informadas que dispongan de recursos y puedan tomar sus propias decisiones libres de presiones e intimidaciones.Y cuando son las madres las que aporta la evidencia que esta sea tenida en consideración y se respete sus opciones.

Todos los tratamientos (y muchos más) que aparecen en el texto son compatibles con la lactancia: radiografía, cremas de uso tópico para el dolor, anestesia local, escleroterapia.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *