fbpx
Protocolo sobre mastitis de la ABM

Protocolo sobre mastitis de la ABM

La Academy of Breastfeeding Medicine (ABM) publica protocolos para facilitar que los profesionales de salud que atienden a las madres lactantes estén actualizados y puedan ejercen mejores prácticas en la atención a la lactancia materna. En el año 2014 publicaron un protocolo sobre mastitis ABM Clinical Protocol #4: Mastitis (1) escrito por la Doctora Lisa Amir y en este 2022 acaban de publicar un protocolo sobre mastitis el ABM Clinical Protocol #36: The Mastitis Spectrum (2), que introduce definiciones y conceptos diferentes y propone nuevas estrategias para el manejo de la mastitis.

Desde LactApp hemos querido compararlos y destacar las diferencias más importantes, así que en este artículo nos centraremos en comparar la definición de mastitis entre ambos protocolos. 

En el antiguo protocolo (#4 Mastitis) se consideraba la mastitis como una entidad patológica única y se definía como una inflamación de la mama. Esta inflamación podría estar o no relacionada con una infección bacteriana. Por lo tanto, define la mastitis clínicamente como aparición de una zona sensible, caliente, hinchada, en forma de cuña, asociada a una temperatura de 38,5ºC o superior, escalofríos, dolores parecidos a los de la gripe y enfermedades sistémicas.

En el protocolo actual (#36 The Mastitis Spectrum) asegura que la mastitis abarca un espectro de condiciones que resultan de la inflamación ductal y el edema estromal. Este espectro de mastitis incluye estrechamiento ductal (obstrucciones), mastitis inflamatoria, mastitis bacteriana, flemón, absceso, galactocele y mastitis subaguda y los define de la siguiente manera: 

  • Estrechamiento ductal o obstrucciones: Inflamación y estrechamiento ductal que está relacionado con la distensión alveolar y/o la disbiosis mamaria.
  • Mastitis inflamatoria: Se desarrolla cuando las obstrucciones persisten o empeoran y la inflamación circundante progresa. La mastitis inflamatoria se presenta como una región de la mama cada vez más eritematosa, edematosa y dolorosa con signos y síntomas sistémicos como fiebre, escalofríos y taquicardia. El protocolo destaca que el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica puede producirse en ausencia de infección. 
  • Mastitis bacteriana: Representa una progresión del estrechamiento ductal y la mastitis inflamatoria hasta una entidad que necesita antibióticos o probióticos para resolverse. Los organismos más comunes en la mastitis de lactancia incluyen Staphylococcus (por ejemplo, S. aureus, S. epidermidis, S. lugdunensis y S. hominis) y Streptococcus (por ejemplo, S. mitis, S. salivarius, S. pyogenes y S. agalactiae).
  • Flemón: Los flemones son acumulaciones líquidas, heterogéneas y complejas que pueden aparecer en todo el cuerpo cuando se produce una inflamación. Se puede sospechar de flemón cuando una mastitis empeora apareciendo una zona firme, parecida a una masa, sin fluctuaciones .
  • Absceso: Es una acumulación de líquido infectado que necesita ser drenado. Se desarrolla por el progreso de una mastitis bacteriana o flemón. 
  • Galactocele y galactocele infectado: Un galactocele se desarrolla cuando el estrechamiento de los conductos obstruye el flujo de leche hasta el punto de que un volumen significativo de leche obstruida se acumula en una cavidad similar a un quiste.
  • Mastitis subaguda: Disbiosis mamaria crónica con la aparición de biofilms bacterianas que estrechan los lúmenes ductales. Los estafilococos coagulasa-negativos y los estreptococos viridanos (es decir, S. mitis y S. salivarius) forman finas biopelículas que recubren el epitelio de los conductos mamarios. Cuando proliferan estas especies bacterianas son capaces de formar gruesas biopelículas en el interior de los conductos, inflamando el epitelio mamario y obligando a la leche a pasar por un lumen cada vez más estrecho.

El antiguo protocolo asociaba los síntomas de ardor o quemazón en el pezón o el dolor mamario irradiado a la infección por Candida. Sin embargo, en el nuevo protocolo asegura que no existe evidencia científica suficiente que apoye este diagnóstico y lo atribuye a una alteración dentro del espectro de mastitis. 

Cabe destacar que la defición de mastitis aún es muy controvertida y no existe un consenso médico internacional que defina la mastitis. No existen suficientes estudios clínicos, rigurosos y bien diseñados sobre la fisiopatología de la mastitis y los estudios que hay son contradictorios. Y en los últimos 3 años no ha habido un aportación significativa a nivel cientifico sobre este campo.

Referencias:

1. Amir LH. ABM clinical protocol #4: Mastitis, revised March 2014. Breastfeed Med [Internet]. 2014;9(5):239–43.

2. Mitchell KB, Johnson HM, Rodríguez JM, Eglash A, Scherzinger C, Zakarija-grkovic I, et al. Academy of Breastfeeding Medicine Clinical Protocol #36: The Mastitis Spectrum, Revised 2022. Breastfeed Med [Internet]. 2022;17(5):360–76.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.