fbpx
Nuevas recomendaciones sobre mastitis de la ABM

Nuevas recomendaciones sobre mastitis de la ABM

Abordamos las nuevas recomendaciones sobre mastitis de la AEn el anterior artículo repasamos las diferencias sobre la definición de mastitis entre el nuevo protocolo de la ABM sobre mastitis (protocolo #36: The Mastitis Spectrum) y el antiguo protocolo (#4: Mastitis). En este artículo, resumimos los cambios o actualizaciones en el nuevo protocolo sobre las recomendaciones para el manejo de la mastitis  y las diferentes alteraciones relacionadas.

Cabe destacar que el nuevo protocolo ofrece recomendaciones generales y específicas para todas las posibles condiciones dentro del espectro de la mastitis. Este artículo solo se centra en las recomendaciones generales, sin entrar en detalle para cada situación en particular. 

Las recomendaciones generales para el tratamiento de mastitis del protocolo anterior se mantienen en el nuevo, como la pauta antibiótica, el uso de analgésicos y antiinflamatorios de primera línea para aliviar el dolor y disminuir la inflamación y medidas de confort. Sin embargo, el nuevo protocolo introduce algunas modificaciones para manejar la mastitis, las diferencias más importantes respecto el protocolo #4 son: 

  • El nuevo protocolo no recomienda el vaciado del pecho afectado y recomienda simplemente seguir con la lactancia a demanda ya que el volumen de leche depende de un mecanismo de retroalimentación, por lo tanto una mayor extracción de leche aumenta la producción. Recomienda que las madres se extraigan manualmente pequeños volúmenes de leche para sentirse cómodas. 
  • Minimizar el uso de sacaleches ya que no permite el intercambio bacteriano entre la boca del bebé y el pecho de la madre y, por lo tanto, puede predisponer a la disbiosis. Además, los sacaleches pueden causar traumatismo en el parénquima mamario y en el complejo areola-pezón.
  • Evitar el uso de pezoneras, ya que afirman que la extracción de leche se produce de forma inadecuada y los lactantes suelen tomar la leche de forma pasiva del depósito de la pezonera sin agarrarse al parénquima del pecho.
  • En el nuevo protocolo se recomienda evitar masajes profundos del pecho ya que aumenta la inflamación, el edema y produce daños microvasculares. Por ello, recomienda evitar vibradores o aparatos masajeadores. 
  • Considerar el uso de probióticos. La evidencia científica sugiere que los probióticos a base de cepas de Lactobacillus fermentum o Lactobacillus salivarius podrían tratar y prevenir la aparición de mastitis. 
  •  Evaluar el estado del ánimo perinatal y trastornos de ansiedad. Se ha observado que en mujeres con historial de depresión o ansiedad, las tasas de síntomas de mastitis son mayores y el nivel de ansiedad está incrementado en pacientes que experimentan complicaciones en la lactancia. 

Hay que tener en cuenta que tanto el nivel de evidencia como el grado de recomendación de la mayoría de las recomendaciones es bajo según la taxonomía SORT (3) y la mayoría presentan un nivel 3 de evidencia y grado de recomendación C, por lo tanto las recomendaciones se basan en guías de consenso, extrapolaciones de la investigación básica, práctica habitual, opinión y no se basan en estudios clínicos o metaanálisis. 

Referencias:

1. Amir LH. ABM clinical protocol #4: Mastitis, revised March 2014. Breastfeed Med [Internet]. 2014;9(5):239–43.

2. Mitchell KB, Johnson HM, Rodríguez JM, Eglash A, Scherzinger C, Zakarija-grkovic I, et al. Academy of Breastfeeding Medicine Clinical Protocol #36: The Mastitis Spectrum, Revised 2022. Breastfeed Med [Internet]. 2022;17(5):360–76.

3. Ebell MH, Siwek J, Weiss BD, Woolf SH, Susman J, Ewigman B, et al. Strength of Recommendation Taxonomy (SORT): A patient-centered approach to grading evidence in the medical literature. J Am Board Fam Pract [Internet]. 2004;17(1):59–67.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.