La etapa de los mordiscos durante la lactancia

La etapa de los mordiscos durante la lactancia

 

“Mi bebé tiene 8 meses. Y le ha dado por morderme y me da terror darle de mamar. No sé qué debo hacer para que deje de hacerlo y, sobre todo, no quiero dejar la lactancia. ¿Hay alguna solución para evitar los mordiscos?”

Casi todas las mamis van a sufrir algún mordisco durante el curso de la lactancia. Hay quien opina que esa etapa marca el momento del destete y que si ya tiene dientes, es el momento de dejar de tomar el pecho. La realidad es que desconocemos la edad del destete en los humanos, ya que estamos condicionados por la sociedad y la cultura en la que vivimos. Pero si buscamos ayuda en otras disciplinas: antropología, historia, etnología, etología… descubrimos que el destete en los humanos se debería producir entre los dos años y medio y los siete. Así pues, aún y con dientes, los bebés pueden seguir tomando el pecho.

Los mordiscos son una situación habitual que puede formar parte de la lactancia y tan solo es necesario aprender a frenar el proceso y reconducir la situación para volver a disfrutar de la lactancia. Y es importante ponerle freno rápidamente ya que si no se hace a tiempo, la situación se puede complicar y, en ocasiones, puede significar el final prematuro de la lactancia.

 

Mi bebé me muerde cuando se queda dormido

A pesar de que todo son mordiscos, podemos diferenciarlos en dos tipos: los mordiscos voluntarios y los mordiscos involuntarios, y cada tipo tiene soluciones diferentes.

Los mordiscos involuntarios se producen cuando el bebé se duerme o se relaja mientras mama y cierra la boca de manera brusca. Es una situación que también se puede experimentar antes de que el bebé tenga dientes, o también si presentan dificultades de succión o agarre. En estos casos, el bebé va a buscar maneras de conseguir la leche que necesita y es posible que no se agarre del todo bien y puede dañar el pezón al cerrar la boca, simplemente por la presión que realiza con la encía.

La salida de los dientes puede ocasionar indeseados mordiscos nocturnos. En estos casos, hay que tener paciencia e intentar retirar el pecho justo en el momento adecuado (cuando están bastante dormidos) para que no se queden con el pezón dentro de la boca.

Hay madres que colocan el dedo entre los dientes del bebé y el pecho cuando el bebé se va durmiendo; así, si el bebé cierra la boca, el mordisco se lo lleva el dedo que siempre duele menos que en el pecho.

En este caso, no se puede hacer mucho por reconducir la situación. Con el tiempo, a veces es cuestión de días o semanas, dejará de hacerlo sin más.

 

¿Qué hacer cuando los mordiscos son un juego?

Esta situación suele ocurrir sobre los 8 o 9 meses aproximadamente. Todo suele empezar con una situación accidental, el bebé cierra la boca y muerde, a lo que la madre reacciona. Este hecho le sorprende y le fascina e inicia un “juego”. Cuando el bebé muerde y mira a la madre, se ríe, espera una reacción. En este sentido, es importante, a menos que nos pille desprevenidas, intentar no chillar ni apartar al bebé de manera brusca. Tampoco hay que reír, los mordiscos duelen pero, cuando los ves con esa cara de pillines, se te puede escapar una sonrisa y eso fomenta el juego: te muerdo a ver qué pasa. La neutralidad, en la medida que sea posible, es la mejor opción para terminar con esta desagradable situación.

Antes de seguir, quiero dejar claro que los bebés no son manipuladores, no muerden para fastidiar ni para hacernos daño a propósito. Esta es una situación muy habitual, que tiene que ver con la maduración del bebé, que va descubriendo el mundo que le rodea y que, como muchas otras cosas, pasará.

Para evitar que siga pasando es necesario volver a centrarse en la toma; hablar con el bebé, jugar, no perder el contacto visual… muchos mordiscos se producen por un reclamo de atención. Tenemos que reconocer que a medida que pasan los meses y la lactancia, la normalizamos como una acción casi mecánica y hacemos otras cosas mientras el bebé mama; estamos menos pendientes de lo que hacen. Si dejamos todo lo que hacemos para estar más atentas al bebé, es posible que no nos muerda.

Es muy importante recolocar al bebé de nuevo al pecho como si fuera un recién nacido durante las primeras semanas de lactancia, es decir: muy pegado al pecho, intentar que abra mucho la boca poniéndola como un “león” y colocarlo en una postura “clásica”, es decir, nada de mamar de pie, de lado o haciendo el pino puente… Hay que evitar que ponga boca de piñón como si succionara un espagueti porque con esa boquita cerrada es muy fácil morder.

Contar con la ayuda de juguetes o leer un cuento, para intentar que estén relajados y no piensen en los mordiscos.

 

Lo he intentado y sigue mordiendo

Si, a pesar de todo lo anterior, sigues recibiendo mordiscos, hay que ir un poco más allá. Porque si comenzamos a dar el pecho con miedo o tenemos dolor mientras amamantamos, esa lactancia tiene fecha de caducidad. Aquí te damos algunas ideas para conseguir que deje de morder, siempre de la forma más respetuosa posible. Es mejor que la toma sea breve y evitar que el bebé se aburra o se relaje demasiado. Avisarlo antes de empezar: “si muerdes, no hay teta”.

Y sobre todo ensayar una cara y un tono de voz lo más neutro posible para recordar al pequeño que la teta no se muerde.

En otras ocasiones, “guardar” el pecho es más que suficiente para que lo entiendan. Se evita seguir con la toma y se informa al bebé de manera pausada y relajada que si sigue mordiendo no hay teta.

Si a pesar de todo sigue mordiendo, la solución pasa por separarse del bebé, dejarlo en un sitio seguro y salir de su campo de visión para poder llorar o gritar. Hay que evitar hacerlo delante de ellos.

 

Mi bebé me mordió y grité… ahora no quiere mamar ¿Por qué?

Es una situación bastante habitual que un bebé no quiera mamar después de este tipo de experiencias. Literalmente se asustan y no quieren repetir el incidente por lo que dejan de mamar. Rechazan el pecho y todo contacto con él.

Este tipo de destete/huelga puede ser temporal. No es lo ideal que un bebé de menos de un año se destete, así que con un poco de empeño el bebé suele volver a mamar. Tan solo es necesario no forzarle a mamar, debe tener el pecho a pedir de boca pero no debemos ofrecer de manera directa ni ponerle en posición para mamar, especialmente si esto le incomoda.

Es mejor “seducir”, intentar que se relaje cerca del pecho, que se reenamore… y, para eso, lo ideal es hacerle reír mucho, bañarse con él, hacerle cosquillas… y esperar, tener paciencia.

Estos destetes/huelgas pueden durar de unos días hasta un mes. Dependiendo de lo que queramos hacer y de lo que coma el bebé, puede ser recomendable y necesario sacarse leche para ofrecer en otro recipiente y evitar cualquier dificultad con el pecho y una bajada excesiva de producción.

 

¿Y cómo curo la herida?

Estas heridas se infectan con mucha facilidad. Es vital que mantengas la higiene sobre estas heridas, realizando una limpieza a fondo dos o tres veces al día con agua y jabón neutro y secando la herida dando toques.

Si la herida va a peor no dudes en consultar con tu comadrona o ginecólogo para que te recete una crema antibacteriana tópica que acabará de curar y cerrar la herida.


LactApp es la experta en lactancia en tu bolsillo. Una app GRATUITA que puede dar respuesta a cualquier duda de lactancia. Lo que la diferencia de cualquier otra aplicación es que las respuestas que te da tienen en cuenta la edad y el peso de tu bebé, y tu estado, para que la información que obtengas sea lo más acertada posible.

DescargarAndroid Descargar IOS
Share

8 comentarios sobre “La etapa de los mordiscos durante la lactancia

  1. Hola. Yo llevo muchos meses asi. Me muerde y se rie. Le he dicho y he echo de todo. Empezo con 8 meses. Ahora tiene 16 y estoy desesperada. Si es cierto, que hace tiempo me daba mucho miedo y angustia darle el pecho. Creo que ya estoy resignada a ello.

  2. Seria aconsejable el uso de pezoneras para evitar mordiscos?
    A mi beben con 4 meses ya le han salido 2 dientes y me muerde en cada toma.

    1. El mío está igual tiene 4 meses tres semanas y también ya tienes dos dientes los de abajo pero ya se le hizo costumbre morderme y al hacerlo se ríe.. aunque ya le hable con otro tono de voz y firme sigue haciendo lo ?

  3. Hola trae consecuencias en las mamás aparte de poder lastimarnos que nos muerdan?
    A mi me dijeron que me podia producir un quister es verdad?

  4. Hola
    María tiene razón, no se le puede dar de comer sólido a un bebe tan pequeño. Lo más seguro que no se aguanta, tendrá el reflejo de vomito muy pronunciado y la recomendación es LME hasta los 6 meses.
    A mii peque ya le he pillado el truco, se pone a hablar con la teta y ñam, mordisco. Ahora cuando veo q le habla intento apartarme 🙁

  5. Hola chicas!! Mi hija tiene 13 meses y hará cosa de dos semanas empezó a morderme también. La cosa es que todas las veces que me ha mordido he chillado del dolor hoy mismo me hizo la sangre 😪 así que voy a intentar no volver a chillar como se aconseja en el artículo espero tener suerte porque no me gustaría dejar la lactancia. Suerte a todas y ánimo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *