fbpx
“Mi instinto no lo hizo tan mal”

“Mi instinto no lo hizo tan mal”

Con 39 semanas llegó el gran día, mi peque dijo allá voy y allá que nos fuimos, después de unas 12 horas de contracciones y dilatación ya casi casi que lo teníamos pero no pudo ser, terminamos con cesárea urgente, piel con piel con su papá y después de casi una hora, por fin, nos tocamos y me ayudaron a ponerla al pecho. No sé si comió o no, sé que se enganchó como pudo y suspiró aliviada, tenía a su mamá. Ya en la habitación vimos lo complicado que iba a ser, yo no podía incorporarme, así que le tocó a papá encargarse de todo, hasta de colocármela al pecho, ¿cada cuánto? A DEMANDA ESTER, A DEMANDA. Y desde esa noche este ha sido su mantra. Cada vez que pregunto, ¡¿pero ya!? ¡¿otra vez?! Hace nada que le he dado, la voz de papá dice A DEMANDA ESTER, A DEMANDA. Cuando pude incorporarme un poco, le empecé a dar en postura rugby y mucho “colecho prohibido” jajajaja… La rutina era: llanto, pañal y/o pecho y nuestros brazos, daban igual las visitas, los médicos, la hora o el tiempo que hiciese falta, peque enganchada 24horas. Así salimos de allí perdiendo apenas 250 g y ya remontando. En casa nos esperaba mayor incertidumbre si cabe, largas noches y días de poco dormir, mucho llanto, mucho más pecho, brazos, paseos y la eterna pregunta ¿lo estaré haciendo bien? Ahora ya sé que nunca desaparecerá esta duda y solo el tiempo lo dirá pero los primeros días te aprieta con un nudo el corazón. 

Y cuando vas como un barco a la deriva en plena noche, con un bebé en brazos, cuando ya no sabes ni como te llamas ni en que día estás y por mucho que lo intentes nunca recuerdas qué pecho fue el último que le diste, cuando no ves la luz al final del túnel y hacía unos días estaba todo bien ¿¡qué está pasando ahora!? ¿¡Por qué me pide tanto!? ¿Tendrá hambre? ¿Tendré leche?… en este mar de dudas os encontré. Primero pensé, genial, así apuntaré las tomas para no perderme porque soy un despiste. Pero había oído algo de las crisis de lactancia y empecé a leer vuestros artículos y era todo perfectamente normal, crisis, bache, esto sí que es la ley de la oferta y la demanda. Os leía una y otra vez, cada vez que me asaltaban las dudas, cada vez que perdía el rumbo, en plena noche, durante las largas tomas, primero para saber qué pasaba, luego hasta para saber qué iba o podía pasar. Cerca de los 6 meses leí todos los artículos de alimentación complementaria y BLW, descubrí las anotaciones de las deposiciones, ¡fantástico!, molestias en el pecho, leer y releer sin parar, me animé a consultaros y a utilizar Savia. En medio de la pandemia fue genial teneros cerca y es genial teneros todos los días, ahora mismo andaba leyendo “¿Un pecho o dos por toma?”, ya no me preocupa a nuestros 9 meses pero me gusta resolver dudas o confirmar que mi instinto no lo hizo tan mal

Os he recomendado a un montón de mamis estos meses. Mis consejos siempre han sido: A DEMANDA (da igual si hace 5 o 10min, si tenéis visitas…), tu pecho es el mejor chupete y tus brazos el mejor lugar, pedid ayuda si la necesitáis y preguntad aunque os parezca una tontería (esas son las que no te dejan dormir y cuando ves que no estás sola, pesan menos) y ponte LactApp que te ayudará con las tomas y las dudas, sobre todo las de las 3 de la mañana. 

Con todo esto, gracias, gracias por ser un faro en medio de la tempestad, he de reconocer que sin vosotras y el apoyo del papá me hubiese rendido. La de lactancias maternas que se perderán en este caos. Ahora pensad en las que estaréis salvando.

 

Me llamo Ester y llevo 9 meses de “mami”. Durante la SMLM os estuve siguiendo en todas las conferencias, soy usuaria de LactApp desde… ¡pues no me acuerdo! jajajaja, seguramente desde la primera crisis de lactancia. Y quería daros las gracias, sin vosotros seguramente hubiese tirado la toalla. Nadie te prepara para la lactancia, bueno, si te intentan preparar pero no sabes lo que es realmente hasta que lo vives, lo que implica, la incertidumbre, el esfuerzo y el sacrificio que supone pero también la recompensa. Con todo esto os escribí y me animasteis a compartir mi experiencia por si le sirve a alguna otra mamá perdida. 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *