fbpx
Destete por agitación al amamantar

Destete por agitación al amamantar

Una de las razones más habituales para realizar un destete nocturno es el cansancio, pero también muchas veces está motivado por la aparición de la agitación al amamantar. Cuando hablamos de agitación por amamantamiento, hablamos esencialmente de rechazo. El rechazo que siente la madre cuando su hijo le pide pecho. Es habitual sentir la agitación en tres situaciones: en lactancia con niños mayores, en lactancia durante el embarazo y también la lactancia en tándem.

No se conoce muy bien la procedencia del rechazo, no parecen ser causas hormonales, más bien es un proceso que viven también muchas mamíferas cuando sienten que ha llegado el momento del destete. 

Y esta sensación de agitación se acrecienta muchas veces por la noche, ya que con el cansancio y la tensión de no poder dormir, el rechazo se ve aumentado. Esta es la razón por la que muchas familias optan por un destete parcial. De manera que por la noche la madre puede descansar un poco más (dependiendo de la edad del bebé, será necesario que el otro progenitor o una persona de confianza se haga cargo de la alimentación nocturna), evite las tomas nocturnas y la lactancia siga con normalidad durante el día. 

Preferiría no tener que destetar todavía

Es probable que si has leído hasta aquí tengas ganas de destetar a causa de la agitación por amamantamiento, pero también puedes sentir cierta ambivalencia y no tener claro qué hacer. O que te dé pena destetar a tu bebé y que lo pase mal. En este caso se puede intentar: 

  • Empezar con técnicas de relajación o yoga
  • Ponerte música o un podcast que te ayude a focalizar tu atención en el contenido y no en el proceso de lactancia
  • Según la edad del peque, empezar a pactar un tiempo por toma (que ya te avisamos que por la noche puede resultar complicado de conseguir)
  • Pedir ayuda a tu pareja para que se encargue de alguna de las tomas y ver si durmiendo un poco más, se amansa el rechazo

Estos métodos no siempre funcionan y, en ese caso, no queda otra opción que destetar. Es importante conocer este sentimiento, no sentirse culpable por padecerlo y entender que es algo mucho más habitual de lo que se habla, y es que no es fácil expresar que no quieres que tu hijo esté cerca de ti, te toque o te pida el pecho, y que cuando lo hace sale un pequeño gran monstruo de tu interior que te impulsa a separarlo de tu cuerpo y animarlo a que “vuele solo de una vez”.

Creo que sí quiero destetar

Si lo que deseas es destetar total o parcialmente, te invitamos a realizar un taller de destete con una de nuestras expertas, en el que podrás conocer todas las técnicas que puedes aplicar para conseguir el ansiado destete. Y si tienes alguna duda específica o prefieres atención individual, puedes adquirir una vista online de lactancia con nuestras expertas. 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCARGA LA APP GRATIS