fbpx
Destetar y descolechar: ¿Qué hago primero?

Destetar y descolechar: ¿Qué hago primero?

Cuando queremos destetar de noche es más que probable que nos planteemos si al hacerlo estaremos también acabando con el colecho. Cada familia es un mundo y pueden pasar ambas cosas: familias que desean destetar de noche pero no quieren dejar de dormir con sus peques, y familias que quieran destetar y quieran que su peque duerma en su habitación. 

¿Es posible destetar de noche y seguir con la lactancia? ¿Y si queremos destetar y cambiar al bebé de habitación, ¿cómo lo hacemos?

Vamos a por la primera opción, las familias que quieren dormir un poco más por la noche y no dar el pecho, pero que no les apetece dormir sin el peque. Lo primero que hay que decir es que sí, es posible conseguirlo y solo hay que saber cómo hacerlo. 

Habitualmente el destete nocturno se consigue con el “método padre/pareja”, que es la práctica de destete en la que la pareja se ocupa del bebé por las noches y la madre desaparece unos días, hasta que empiezan a conciliar el sueño sin succionar. Una vez que el bebé duerma sin pedir la teta y sepa conciliar el sueño rápidamente, la madre vuelve a la habitación familiar. Es habitual que cuando la madre vuelve a la cama, el pequeño vuelva a pedir el pecho. Y es algo que podemos considerar normal dentro de su lógica “si mamá está aquí, ha vuelto por la noche, pues me puede dar el pecho”. Por tanto, es más que probable que se produzca una cierta regresión de lo que se había conseguido.

Se va a despertar, va a pedir el pecho y puede hacerlo con más o menos insistencia. Aquí es importante acompañar al bebé en la frustración, recordarle que ya no hay pecho de noche e intentar que concilie el sueño de nuevo, algo que ya sabe hacer. Los primeros días pueden ser un poco estresantes, pero como ya ha aprendido a conciliar el sueño sin succionar es fácil que en pocos días se establezca de nuevo la pauta de dormir sin pedir el pecho. 

Y por el otro lado, tenemos a las familias que desean hacer ambas cosas: destetar y descolechar. ¿Qué hacemos en este caso? ¿Aprovechamos y lo hacemos todo a la vez? Podría parecer una muy buena idea, pero suele complicar ambos procesos. Te contamos la razón. 

Cuando realizamos un destete dirigido por el adulto, en la mayoría de los casos el pequeño lo va a poner complicado, y es que no desea despejar el pecho. Por tanto, habrá resistencia al cambio y el destete es un proceso suficientemente complejo para añadir otro. De la misma manera que cuando intentamos destetar no recomendamos que se esto se une a otros hitos como dejar el pañal, empezar en la escuela infantil, cambiar de casa, estar de vacaciones en una casa que el pequeño no conoce… no se recomienda hacer las dos cosas a la vez.

El destete lo realizamos en la cama en la que el niño está durmiendo hasta el momento, sea la cama familiar, un cama adosada, una cuna de colecho.. etc. Una vez conseguido este primer hito, intentaremos ir por el segundo, que tampoco es fácil.

Es necesario hacer partícipes a nuestros hijos, siempre que sea posible, de este cambio: nos pueden ayudar a decorar la habitación (que si han colechado mucho tiempo puede haberse convertido en la habitación de los trastos), darle valor al hecho de ir a dormir con otro hermano/a, favorecer que tomen decisiones sobre dónde colocamos los juguetes o los cuentos….  De esta manera será más atractivo para ellos el cambio de habitación. Y debemos recordar que es probable que pese a aceptar dormir en otra habitación nos sigan buscando por la noche y se cuelen de nuevo en nuestra cama algunas noches.

Y si necesitas ayuda con el destete, en LactApp te podemos ayudar con nuestros talleres de destete y nuestras visitas personalizadas que encuentras aquí. También puedes apoyarte en toda la información que encuentras en nuestra app LactApp, de descarga gratuita para iPhone y Android.

Share

Un comentario sobre “Destetar y descolechar: ¿Qué hago primero?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.