“15 meses después, he dejado de extraerme leche”

“15 meses después, he dejado de extraerme leche”

Así que estoy en pleno “destete” del extractor (tanto del eléctrico, como del manual). Aunque pueda parecer liberador, este paso también remueve sentimientos, quizás alguna “pumping mama” pueda entenderme. Hoy, hago balance.
Empecé extrayendo tres veces al día -todos los días- cuando mi bebé tenía 2 meses, pensando en construirme un banco de leche casero.
Cuando llevaba tres meses extrayéndome me di cuenta que estaba almacenando leche con la lipasa activada. Tuve que cambiar “la manera” pero mi objetivo seguía fijo en mi mente y las reservas siguieron en aumento.
Cuando mi bebé tenía 6 meses me reincorporé al trabajo. Él empezó a gastar bolsitas de leche (con y sin lipasa activada). A cucharadas o en vasito, nunca con biberón.
Antes de mi reincorporación laboral pensaba que no podría, pero en el trabajo me he estado haciendo una o dos extracciones diarias. Durante los últimos 11 meses solo me he separado de los extractores durante fines de semana, festivos y vacaciones.
En total me he extraído 40 litros y hemos gastado cientos de bolsitas de conservación de leche materna. Y muchas pilas.
Mi hijo de casi 18 meses seguirá consumiendo las reservas que hay en el congelador (todavía me deben quedar unos tres litros) hasta que tenga que empezar la guardería. Y mamando cuando esté con él cada tarde, claro está.
Si no tuviera que llevar a mi hijo a la guardería, hubiera seguido con la extracción vete tú a saber hasta cuándo, para sorpresa de todos (¿pero, por qué no le das YA leche de fórmula?).
Me siento orgullosa. Después de este periplo me conozco más y sé que si me lo propongo puedo conseguirlo todo (o casi).
Ha sido complicado organizarse pero no lo calificaría de duro ni de sacrificado. Dicen que sarna con gusto no pica. Pocas cosas en la vida me han dado tantas satisfacciones y me han hecho sentir tan segura de mí misma. Obviamente, para mí no hay nada comparable a los momentos de mi hijo en la teta. Aunque en la historia de nuestra lactancia siempre habrá un recuerdo a la extracción de leche.
Me da pena y rabia que no se de más visibilidad a esto. Para mí, la determinación ha sido clave y creo que la extracción puede ayudar a muchas madres a mantener la lactancia materna con sus bebés por más tiempo si es lo que desean. La gente (algunos profesionales sanitarios incluidos) no está familiarizada con ello y hay que luchar contra la desinformación.
También he tenido la suerte de contar con la ayuda de una asesora de lactancia, el apoyo y comprensión de mi pareja, unas abuelas entregadas, un jefe guay y los recursos de LactApp.
PD: Extraer leche no duele.
Share

2 comentarios sobre ““15 meses después, he dejado de extraerme leche”

    1. Hola;
      La lipasa es una enzima y se pone a trabajar (activada) cuando sale del pecho. En ese momento empieza a degradar la grasa, lo que hace que sea más digerible para el bebé.
      Si la lipasa ya a degradado la grasa ya no podemos hacer nada, ya se ha activado.

      ¿Lo entiendes de esta manera?

      saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *