Tetas & Tartas, así conocimos a Alma Obregón

Tetas & Tartas, así conocimos a Alma Obregón

La primera vez que oí su nombre, fue en boca de mis hijas. Yo no sabía quién era Alma Obregón pero mis hijas lo tenían muy claro. Después de meses viendo sus capítulos de repostería por la televisión, hablar de Alma ya era algo habitual en casa, así que cuando mis hijas me dijeron que querían ir a verla a la firma de libros de Sant Jordi, no me pude negar.

Las avisé de que quizá no era como ellas pensaban, que ya se sabe que la tele es una cosa y la realidad es otra. Así que, la tarde del 23 de abril salieron corriendo de la escuela y seguimos corriendo hasta llegar a la firma. Las acompañé haciendo cola pacientemente, era una cola enorme y la veíamos a lo lejos. Las dos estaban emocionadas e intranquilas… y llegó el momento. Esos 3 minutos que tienes en la firma de libros para que poder estar cara a cara con el autor al que admiras.

Mi hija Abril aún se acuerda que ese día llevaba una camiseta con un gatito muy tierno, cuando Alma la vió con su camiseta exclamó muy expresiva: ¡Qué hace este bombón aquí! En ese momento empecé a conocer a Alma. ¡Fue tan amable, tan dulce y paciente! Las tres salimos de la firma entusiasmadas y fans de Alma para siempre.

A partir de entonces, cada 23 de abril teníamos plan: ir a ver a Alma.

No recuerdo en qué momento hizo un curso de repostería en Barcelona y mi hija María(#hi_sugarbcn) se apuntó, como no. Así que nos pasamos dos días en la feria de repostería y conociendo un poco más a Alma. Abril la paraba siempre que la encontraba y le pedía fotos, y ella no es que fuera amable, era lo siguiente. En una de las colas para firmar uno de sus libros también conocimos a Lucas, que nos ofrecía trocitos de pastel de una demostración anterior de Alma. ¡Fueron dos días alucinantes!

No podría medir ni agradecer la felicidad que Alma les transmitía a las dos.

Y llegó el día en que Alma dijo que estaba embarazada. En esos momentos el proyecto de LactApp ya estaba en marcha, así que (con mucho miedo y respeto y

a que no sabía si quería o no amamantar) le conté el proyecto y me ofrecí a ayudarla en lo que fuera. Y es que cuando alguien hace tan feliz a tus hijas, le debes mucho. Me contestó que sí, que quería dar el pecho y que evidentemente nos recordaba (de eso ya se había encargado Abril, je, je).

Y nació Bruno, y empezó su lactancia. Mirábamos sus avances en Instagram, hasta que un día, animada por mi querida amiga (y maravillosa pastelera) Soraya @sorayasweetmama me decidí a contactar a Alma para asegurarnos de que todo iba bien y ofrecerle mi ayuda. Estas cosas siempre me cuestan mucho porque temo meterme donde nadie me llama pero a la vez sé lo que cuesta pedir ayuda cuando estás en esa situación. Alma, como siempre, reaccionó maravillosamente y agradeció el acercamiento. Le dejé en el mail mi teléfono a Alma por si alguna vez necesitaba algo relacionado con la teta.

Y pasó. Un día me mandó un mensaje por whatsapp, tenía que volver al trabajo de manera temporal y se estaba preparando para ello. Y ahí empezamos a hablar de tetas y de vuelta al trabajo, de leche derramada y mil cosas más.

Mientras, la misma editorial que se encarga de los libros de Alma, me contactaba para escribir el “Somos la leche” y llegó el día que me tuve que plantear quién quería que hiciera el prólogo. Le di muchas vueltas y pensé en personas conocidas en el mundo de la lactancia, y la idea no me terminaba de gustar. Y es que quería que fuera una madre que hubiera amamantado, una madre normal que nos pudiera contar la realidad de la lactancia, que lo hubiera vivido y disfrutado. Y entonces, no me quedó ninguna duda, tenía que ser ella. Alma aceptó la proposición al instante y cuando me llegó su prólogo no pude más que llorar de emoción. ¡Qué maravilla! Menudo regalazo para mí y para las madres que leerían el libro.

Y llegó el embarazo de Lola y, por tanto, una nueva lactancia. Alma me contaba que tenía un poco de dolor, pero parecía que todo iba viento en popa. Hasta que una mañana me mandó un audio muy triste donde me decía que Lola no ganaba peso y que, evidentemente, estaba muy preocupada. ¡Manos a la obra!

Unas pocas fotos y ya tenía claro que la posición era la causa de las dificultades. No fue nada difícil: en pocos días la pequeña ya hacía más caca y el peso se normalizó y también muy importante, Alma ya no tenía dolor. ¡¡¡Y ahí están las dos, teta en boca a toda vela!!! Y es que es clave contar con ayuda y saber pedirla, que no es nada fácil tampoco.  

Ésta es una más de las historias que vivimos día a día, historias que tratan de mujeres que se ayudan, con problemas más o menos graves, pero que están ahí las unas para las otras. Y esto es lo que me mueve, lo que mueve a LactApp. Y, por esto, seguiré aquí. LactApp seguirá aquí, acompañándola a ella y a cualquier madre que nos necesite para solucionar sus dudas de lactancia y maternidad.

 

Share

2 comentarios sobre “Tetas & Tartas, así conocimos a Alma Obregón

  1. ¿Lo mejor de todo de esto? Que puedes cambiar el nombre de Alma por Rocío, Laura, Sandra, Cristina, Josefina o lo que quieras. Porque has ayudado a tantiiiiisima gente que te ha necesitado y siempre de manera desinteresada. Yo misma te he contactado por problemas con mis gemelas y no has dudado en responderme y animarme, y pedirme que te contactara de nuevo para saber cómo va todo. Y todo esto en medio de tus cosas, porque mientras te hacía las consultas te veía viajando y haciendo charlas, pero al mismo tiempo encontrando hueco para responderme. Es que un Gracias no es suficiente para expresarte todo el agradecimiento y aprecio que te tengo. Ojalá la vida te devuelva tanto como tú has dado a los demás! Un abrazo

  2. Totalmente de acuerdo con Cris. Esta app va de boca en boca. A mí me la recomendó una amiga y yo no he de dejado de recomendarla siempre que he podido. También con alguna foto me has ayudado de manera rapidísima y eso en este proceso es fundamental. Mi pequeño y yo siempre te estaremos muy agradecidos y aún es hoy que acudimos a la app y los artículos del blog para resolver dudas y anticipar futuras situaciones. Haces un trabajo excelente. Muaaakkkkk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *