fbpx
¿Ser madre lactante me exime de estar en una mesa electoral?

¿Ser madre lactante me exime de estar en una mesa electoral?

Saber si es posible librarse de asistir a una mesa electoral el día de las elecciones por estar dando el pecho es una consulta que muchas madres lactantes se hacen cuando se acercan periodos electorales.

Según explica la abogada Joana Badia, de Nèmesi Advocades, aunque reciban la notificación para ser parte de una mesa electoral, en España pueden quedar exentas todas las madres con bebés de hasta nueve meses “durante el periodo de lactancia natural o artificial”. La ley no hace distinciones en el tipo de alimentación que recibe la criatura, pero fija los nueve meses como edad máxima. Quienes se encuentren en esta situación, pueden presentar alegaciones en un plazo máximo de siete días tras recibir la notificación. Para acreditar el caso, es necesario presentar un escrito explicando el motivo junto a una fotocopia del libro de familia o del certificado del Registro Civil. Las alegaciones se deben presentar a la Junta Electoral de la zona que corresponda al municipio de residencia, una información que se encuentra en la notificación que se envía y que también podéis consultar aquí.

¿Y qué pasa si el bebé tiene más de nueve meses? Pues que más allá de esa edad, la ley solo contempla excepciones relacionadas con la maternidad en el caso de tener “el cuidado directo y continuo” de hijos menores o dependientes, que se evalúan caso por caso. “A la práctica está principalmente pensado para familias monoparentales o que puedan acreditar que los hijos se quedarían sin ningún cuidador durante la jornada de las elecciones, algo que a veces es difícil de acreditar”, señala Badia.

Volviendo a la lactancia, la abogada recomienda presentar alegaciones aunque los lactantes tengan más de nueve meses. “Es importante dejar constancia de las reclamaciones”, opina. “Especialmente este año”, coincidiendo con las restricciones que marca la pandemia del Covid-19 y que afectan mucho al desarrollo habitual de las elecciones.

“Hasta ahora, durante la jornada electoral se podía entrar y salir del lugar de votación con libertad. Esto permitía que las personas que formaban parte de una mesa pudieran recibir visitas de sus familiares. Podían llevar al colegio a las criaturas que necesitaban ser amamantadas o la madre podía aprovechar una pausa para salir o para buscar un espacio del colegio en el que dar el pecho”, explica Badia. Pero las nuevas medidas sanitarias, que impiden la libre circulación por el colegio electoral, lo pondrán más difícil. Por ello, la abogada cree que “las circunstancias especiales que se derivan del coronavirus deberían ser un motivo para aumentar las excepciones que ahora contempla la ley”. Y recordad que no comparecer a la mesa electoral a la que se ha sido llamada sin un motivo justificado previamente aceptado es un delito penal que puede comportar sanciones.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *