Reducción mamaria y lactancia: 15 ideas para conseguirla

Reducción mamaria y lactancia: 15 ideas para conseguirla

Las mujeres que se han realizado una reducción de pecho pueden tener dificultades para establecer la lactancia materna. En esta entrada del blog daremos algunas ideas para conseguir dar el pecho en estos casos.

¿Cómo afecta al funcionamiento del pecho una reducción mamaria?

Las reducciones de pecho son complejas para la glándula porque aparte de eliminar grasa también se elimina tejido mamario en la operación y los conductos se seccionan… Las incisiones que se practican en la areola causan la sección de los nervios mamarios que son los encargados de regir y determinar oferta y demanda. Es cierto que los conductos seccionados tienden a buscar la luz del pezón y, a menudo, se puede ver calostro en el pezón durante la gestación pero esto no es suficiente para garantizar una lactancia materna exclusiva.

15 ideas para conseguir lactar después de una reducción mamaria

Por lo tanto, al iniciar la lactancia, la prudencia debería ser la norma.

A continuación, ofrecemos 15 ideas para afrontar mejor la situación

  1. Como todas las mujeres, es bueno que acudas a un grupo de apoyo a la lactancia ya durante la gestación para prepararte y conocer la parte más técnica de la lactancia.
  2. Controla la evolución del pecho durante la gestación: sensibilidad, calostro, aumento de volumen…
  3. Compra / alquila / pide un sacaleches, a poder ser eléctrico doble, ya que son más eficaces.
  4. Consigue un relactador o fabrica uno casero: hace falta un biberón y una sonda nasogástrica pediátrica.
  5. Las leches artificiales son todas iguales pero su precio no, así que busca la que más os convenga. Si una vez iniciada la lactancia fuera necesario comenzar una lactancia mixta, compra durante todo el primer año de vida leche tipo 1.
  6. Si económicamente puedes, accede a los servicios una IBCLC (consultora certificada en lactancia materna) que pueda estar con vosotros los primeros días y pueda evaluar cómo va todo.
  7. Si no puedes permitirle este servicio externo, empápate de lo que es normal y lo que no lo es, durante los primeros días de vida del bebé. Así estaréis preparados para detectar cualquier inconveniente.
  8. Exige un parto respetado. Como más respetado, más garantizado un buen inicio de la lactancia. Haz un buen plan de parto para que así sea.
  9. Inicia la lactancia justo después de parir, colocando al bebé al pecho inmediatamente después del parto y no permitáis que os separen.
  10. Restringe las visitas, no es el momento de tener la habitación más llena que el metro en hora punta.
  11. Deja al bebé sobre el pecho y anímale a mamar durante los primeros días de vida. Esto es importante porque hay una teoría que explica la importancia de estas primeras succiones para crear receptores de prolactina en el pecho: a más receptores, más leche.
  12. Evita el uso de chupete o cualquier succión que no sea la del pecho.
  13. Si a partir del 5º día de vida comienza a recuperar peso sin ningún tipo de ayuda de leche artificial, ¡felicidades! Vais muy bien encaminados. Si a partir del 5º día de vida no gana peso o antes del quinto ha perdido demasiado peso (más de un 10%), es el momento de suplementar con tu leche al bebé o, si no lo ves posible, iniciar una lactancia mixta. Consulta con tu pediatra.
  14. Si es necesario administrar leche artificial, escoge el método ideal. Si es en biberón, practica el método Kassing. De esta manera, evitaremos que el bebé reciba demasiada leche de una sola vez y pierda las ganas de estar rato en el pecho.
  15. Intenta usar el relactador (si deseas intentar una lactancia mixta) en todas las tomas que podáis, de manera que el bebé no pierda las ganas de succionar el pecho.

 

Cada lactancia es un mundo y en el caso de reducciones mamarias no es menos. Cada madre deberá valorar sus opciones, recursos, ganas y, lo más importante, su bebé. Todos los caminos pueden ser buenos y partiendo de que una reducción mamaria puede dificultar la lactancia, nadie puede predecir cómo va a resultar finalmente. Existen casos de éxito de lactancias con reducciones mamarias, todo es posible, así que ¡mucho ánimo para esas madres!

 

Share

3 comentarios sobre “Reducción mamaria y lactancia: 15 ideas para conseguirla

  1. No hace falta que contrates una ibclc… Tienes a tu matrona del centro de salud disponible para ayudarte en todo lo que necesites. Ella es tu experta en lactancia y gratis.

    1. Hola Patricia, tienes razón, de hecho la mayoría de IBCLC de este país son a la vez sanitarias y trabajan en hospitales públicos. Aunque no todas, y está bien saber que existen y que pueden ser una opción válida para consultar en caso de necesitarlo.

  2. Gracias Alba por este post.
    Estoy embarazada y habiéndome sometido a una reducción hace 15 años, me da mucho miedo no ser capaz de darle el pecho al bebé.
    El pecho ha crecido, ha estado muy sensible y las areolas se han oscurecido. Sin embargo, noto que uno de los pezones no responde tan bien a la estimulación como el otro.
    Crees que podría dar el pecho con sólo uno? Hay algo aparte de todo lo anterior que pueda hacer para mejorar esa respuesta del pezón?
    Muchas gracias por todo lo que compartes.. De verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *