fbpx
¿Qué es el plan de parto?

¿Qué es el plan de parto?

Cuando te quedas embarazada empiezas a oír y aprender muchas nuevas palabras y conceptos, cosas que hasta ahora o bien no habías oído o no les habías prestado atención: contar meses en semanas, triple screening, pródromos, listeriosis, plan de parto, y un largo etc. Hoy vamos a contarte qué es y para qué sirve el plan de parto, qué características tiene, qué información puede contener, intentaremos despejar dudas.

Decisiones en el embarazo sobre el parto

Quizás ya has empezado a leer sobre el momento del parto y ya has empezado a descubrir los cuidados e intervenciones que te pueden ofrecer durante el trabajo de parto. 

Tienes derecho a poder exponer tus necesidades, deseos y preferencias para ese momento.

Pero quizás este día, por la situación del momento, no sea fácil poder expresarlo todo y/o decidir según las situaciones que vayan surgiendo y puede ayudar tener todas estas ideas por escrito. Y aquí entra en juego el plan de parto.

¿Qué es exactamente el plan de parto?

El plan de parto es aquel documento, habitualmente escrito, en el que la gestante expresa sus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre su proceso de parto. Suele redactarse alrededor de las 28-32 semanas de gestación, y entonces se puede entregar y comentar con el personal que asistirá al parto. 

Este documento lo puedes modificar en cualquier momento, incluso en el mismo momento del parto.

¿Qué necesito para redactar el plan de parto?

Para poder redactarlo, es importante tener a mano toda la información posible sobre las prácticas y los cuidados habituales durante el trabajo de parto y nacimiento y que esta información esté apoyada con la evidencia científica más actual. De esta manera, podrás elegir con seguridad y te permitirá llegar al momento del parto con la máxima tranquilidad y confianza. 

Los siguientes recursos te pueden ayudar a encontrar información actualizada y de calidad para que puedas escoger las mejores opciones para ti y tu bebé: 

El hecho de llevarlo por escrito y con antelación al equipo de parto que la acompaña hará que puedas centrarte en tu parto y permitirá que el equipo que te asista esté bien informado de tus preferencias.

En países como España, el plan de parto es un documento legal, apoyado por la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la Autonomía del Paciente. Por tanto tiene validez por sí mismo y tienes todo el derecho a expresarlo y que sea respetado. 

¿Por dónde empiezo a redactar mi plan de parto?

Existen distintas plantillas de planes de parto y es probable que en tu hospital o que el equipo de matronas que te atienda en casa tengan una específica que te pueda servir de guía. 

En estos planes encontrarás las distintas situaciones y cuidados habituales en la asistencia al parto, clasificadas en distintos apartados, además de poder disponer de espacios en blanco para poder añadir tus preferencias y deseos en caso de que no estén descritas en él.

No es obligatorio utilizar el que se te ha proporcionado, este te puede servir como modelo, y si crees que es necesario, puedes llevarlo escrito en el formato de texto que tu decidas y será igual de válido.

¿Qué información puedes reflejar en el plan de parto?

  • Acompañamiento durante el proceso de parto y nacimiento, es decir, las personas por las que deseas estar acompañada.
  • Espacio físico e intimidad. Puedes escribir cómo quieres que esté ambientado el espacio en el que vas a estar (luz tenue, posibilidad de música, etc).
  • Información y toma de decisiones. Conocer la fase del proceso del parto en la que te encuentras en cada momento y las opciones que tienes para encarar cada una de ellas. 
  • Intervenciones durante la fase de dilatación. Existen algunas actuaciones que se realizan de forma rutinaria durante el proceso de parto con las que es posible que no estemos cómodas y prefiramos que no se realicen. En el plan de parto puedes indicar todas estas preferencias, por ejemplo sobre si deseas la colocación de una vía venosa de manera rutinaria, realización de un enema, sobre el rasurado del pubis, cómo deseas que se haga la auscultación fetal, qué métodos de alivio del dolor deseas que se te ofrezcan o no, respecto a la rotura de la bolsa del líquido amniótico, etc.
  • Acompañamiento durante la fase de expulsivo. En este punto, puedes reflejar las posiciones que te gustaría adoptar, sobre cómo quieres realizar los pujos, sobre el cuidado de tu periné, etc.
  • Curas durante el posparto inmediato. Este punto hace referencia al contacto piel con piel, al alumbramiento de la placenta, al pinzamiento del cordón umbilical, sobre las profilaxis neonatales (administración de vitamina K y aplicación de pomada oftálmica), respecto al tipo de lactancia elegida, etc.
  • También puedes especificar todo en el plan de parto si el nacimiento es por cesárea: evitar separaciones innecesarias de madre-recién nacido, contacto piel con piel, clampaje del cordón umbilical, acompañamiento durante la intervención, recibir la información necesaria, etc.

Hay que tener en cuenta que, a veces, los trabajos de parto se pueden complicar o las situaciones pueden diferir a lo que previamente habíamos planificado. En este caso, también puedes dejar por escrito tus preferencias si se produce una situación así.

Algunas intervenciones escritas en un plan de parto nos pueden parecer obsoletas y no se practican en todos los hospitales, aún así es bueno conocerlas de antemano y tenerlas valoradas en nuestro plan de parto.

Realizar el plan de parto es una muy buena manera de conocer el proceso fisiológico, así como todas las intervenciones que pueden suceder en la atención de un parto normal. De esta manera, nos podemos sentir más preparadas para afrontar y disfrutar de cada etapa del parto y nacimiento de nuestro bebé. 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCARGA LA APP GRATIS