fbpx
Llevar leche materna a la escuela infantil: así se consiguió cambiar un protocolo

Llevar leche materna a la escuela infantil: así se consiguió cambiar un protocolo

Hace unos días conocimos a través de las redes sociales el caso de Flor, madre de un bebé de cuatro meses que acababa de empezar a ir a la Escuela Infantil Els Xiquets de Alicante (Valencia, España). Flor estaba indignada porque desde la escuela le impedían llevar leche materna a su hijo y solo le daban la opción de darle leche artificial. “Cuál es mi sorpresa cuando me dicen que no puedo llevar alimentos de fuera del centro”, comparando la leche materna (el alimento ideal que debe tomar un bebé de esa edad) con un paquete de galletas o una tarta de cumpleaños, según ella misma explicaba en su escrito.

Finalmente, tras exponer su caso en redes y hacerse viral, ha conseguido que el protocolo cambie. El propio alcalde de Alicante la llamó para asegurarle que pondrían las medidas necesarias para que así fuera. Unos días después de lo sucedido, hemos hablado con ella para que nos explique su caso, que lamentablemente se sigue repitiendo en muchas escuelas infantiles.

¿Nos quieres contar un poco cómo ha sido vuestra lactancia hasta el momento de empezar en la escuela infantil?

Este es mi segundo hijo. El primero tuvo un inicio de lactancia más complicado que el segundo, aunque al final aquella lactancia duró dos años. Mi segundo hijo nació prematuro y estuvo en neonatos una semana, donde le dieron biberón. Yo veía venir que iba a ser complicado. Pero al final no resultó difícil. Se cogió al pecho super bien y no ha necesitado otra cosa más que pecho hasta ahora.

Tu hijo ha entrado a la escuela infantil con cuatro meses. ¿Hablastéis de  lactancia en las reuniones previas a empezar el curso?

Hice dos reuniones. Una primera con la maestra y la persona de apoyo, en la que en ningún momento se habló de lactancia materna. El tema salió cuando me preguntaron qué leche le compraba para los biberones. Yo dije que llevaría mi leche. La profesora puso cara rara y yo pregunté si era posible. Contestó que creía que sí, pero que nunca se había visto en esa situación. La verdad es que me extrañó, porque es una maestra a punto de jubilarse y pensé, ¿cómo puede no haberse encontrado nunca ante esto? Aun así me dijo que trajera mi leche y que se la daría. Fue después, al hablar con la directora, cuando se enteró de que estaba prohibido. Más tarde hicimos otra reunión con todas las madres del aula en la que no se habló de leche materna.

¿Cómo siguió?

Yo le había explicado a la maestra que la leche la podía calentar al baño maría o en un calientabiberones, y ella se lo apuntó. Pero cuando lo habló con dirección para comprar uno, le dijeron que no, que no estaba permitido. La educadora me llamó por teléfono para decírmelo. ¡Me cabreé mucho! Me pasaron con la directora, que me siguió diciendo lo mismo. Entonces decidí hacer la queja.

Después de hacerte eco en redes sociales, ¿cómo has sentido la respuesta de otras madres?

Ha sido alucinante. Jamás pensé que podía pasar algo así. Escribí la historia en redes después de una noche de no haber dormido casi nada, cabreada y cansada. Pensé que lo verían mis amigos y poco más. ¡Y se hizo viral! Me han escrito muchísimas madres con historias similares. Incluso algunas que en su día llevaron a sus hijos a esta misma escuela infantil y a las que también les dijeron que no podían llevar leche materna. Incluso se ha puesto en contacto conmigo la madre de un bebé que está en la misma clase que el mío, diciéndome que le pasó lo mismo. Y aún siguen escribiéndome madres.

El ayuntamiento de tu cuidado ha asegurado que ha tomado medidas para que se pueda llevar lecha materna a las escuelas infantiles.

Está en proceso de solucionarse. El alcalde me llamó para decirme que habían encargado unas neveras. Tengo pendiente de entregar firmada una autorización y un protocolo y estoy a la espera de que me digan a partir de qué día puedo empezar a llevar la leche materna.

Realmente has promovido un cambio y has concienciado sobre lo difícil que lo tenemos para mantener la lactancia al volver al trabajo con un bebé tan pequeño. ¿Sientes que has abierto un camino para otras madres? ¡Nosotras sí y te lo agradecemos!

Ahí está el problema de raíz, que tengamos que incorporarnos al trabajo tan pronto. Con mi primer hijo conseguí que las abuelas lo cuidaran hasta que cumplió un año. Pero aun así me tuve que separar muy pronto de él. Con este segundo no ha podido ser igual y ha tenido que ir antes a la escuela infantil. Es muy frustrante separarte de un bebé tan, tan pequeño. ¡Empezó con cuatro meses! Y sí, he abierto camino, pero solo a las madres de Alicante que vayan a llevar a sus hijos a las escuelas infantiles municipales. Porque por lo que me han escrito otras madres, hay muchos sitios en los que todavía no se permite llevar leche materna. Y sigo sin creerme que algo así pueda pasar. Espero que otras ciudades se hagan eco de esta situación y que sirva para cambiar esos protocolos. Porque es ridículo que te dejen dar leche de fórmula pero no materna.

Hemos visto que el alcalde se ha involucrado en la solución de la situación, ¿cómo valoras su actuación en vuestro caso?

Muy positivamente. Me llamó personalmente un día entre semana a las ocho de la tarde, en su tiempo personal, porque se acababa de enterar. La verdad es que creo que se lo ha tomado como algo personal porque le ha indignado igual que a mí. Se movió rápido para tomar medidas en el asunto y estoy muy contenta.

 

Hemos querido preguntar también al alcalde, Luis Barcala, sobre la gestión de este caso: ¿Cómo lo habéis abordado?
El Ayuntamiento ya ha resuelto la instalación de las neveras en las dos escuelas infantiles y seguirá tomando cuantas medidas sean necesarias para garantizar un derecho esencial como es la lactancia materna. He visitado la escuela infantil municipal Els Xiquets, donde ya está todo preparado para cumplir el nuevo protocolo que hemos implantado para garantizar la lactancia materna en cualquier circunstancia. Nuestras escuelas municipales ya disponen de las neveras específicas para los frascos de leche materna y un protocolo de actuación muy preciso para que el suministro se realice con todas las garantías. Además, he tenido una reunión con la Federación de Asociaciones de Lactancia Materna de España, Fedalma, que nos han pedido nuestro protocolo para que sirva de ejemplo para otros ayuntamientos de España.
Desde LactApp, tenemos a disposición de centros educativos, familias e instituciones esta guía para la manipulación de la leche materna en las escuelas infantiles, con especial atención a las medidas especiales dictadas por el Covid-19. Para otras dudas, nos encontráis en el Canal de Consultas de nuestra app LactApp (en el apartado de Contacto).
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *