fbpx
Tratamiento de la mastitis con antibióticos

Tratamiento de la mastitis con antibióticos

¿Qué antibióticos son más adecuados para tratar la mastitis?

Existen principalmente tres entidades clínicas respecto a la mastitis lactacional: la mastitis aguda, mastitis subaguda y el absceso mamario lactacional. Las tres tienen enfoques terapéuticos distintos, y hay controversia en general tanto en el diagnóstico como en el tratamiento. Esto es debido a la poca investigación al respecto a pesar de ser un problema que tiene una alta prevalencia en la población de mujeres en periodo de lactancia. Por lo tanto, los profesionales encargados de atender esta problemática se pueden encontrar con diversidad de propuestas de tratamiento, que incluso pueden contradecirse unas a otras, y sin un fuerte respaldo científico detrás. 

Las principales referencias que sirven como guía para el tratamiento de las mastitis en nuestro entorno se pueden hallar en: 

Es habitual que se propongan tratamientos antibióticos con fármacos que se utilizan con asiduidad para otras infecciones del organismo, pero en el caso de las mastitis son tratamientos que no se deberían utilizar por varios motivos, que exponemos a continuación: 

  • Amoxicilina: la mayoría de mastitis agudas tienen como agente causal principal staphylococcus aureus, el cual es resistente a este principio activo, por tanto, en la mayoría de mastitis el tratamiento va a fracasar si se utiliza amoxicilina solamente. 
  • Amoxicilina + ácido clavulánico: esta combinación de fármacos sí es activa frente a s. aureus, sin embargo, se trata de un antibiótico de amplio espectro que actúa en el organismo a varios niveles y por lo tanto, incide sobre la flora bacteriana normal de la paciente generando indeseables efectos secundarios que además son innecesarios, ya que hay otros fármacos más específicos. 
  • Cloxacilina: se ha utilizado como tratamiento de elección durante mucho tiempo frente a las mastitis. Es un fármaco que tiene acción frente a los agentes causales de las mastitis, sin embargo su farmacocinética demuestra que tiene carencias en cuanto a la biodisponibilidad por una baja absorción oral y eso obliga a tener presente la necesidad de utilizar dosis muy elevadas del fármaco para poder obtener resultados clínicos. Entonces su uso no es recomendable, especialmente en infecciones graves. Además, la posología recomendada es de 4 veces al día y su administración debe estar separada de las comidas, con lo que nos encontramos que, en un momento vital como es la lactancia y sabiendo que una de las recomendaciones básicas de autocuidado en un cuadro de mastitis es el descanso, resulta algo casi antagónico tener que tomar un antibiótico cada 6h fuera de las comidas principales, además de estar amamantando a un bebé.
  • La eritromicina y la azitromicina se suelen indicar en mujeres con alergia a la penicilina, pero estas mujeres que son alérgicas a las penicilinas suelen no ser alérgicas a las cefalosporinas, por tanto, mejor evitar los macrólidos en estos casos. Además, hay que tener en cuenta que la eritromicina es un fármaco que se encuentra en desuso por sus efectos adversos. 
  • Respecto al grupo de las quinolonas, el ciprofloxacino se considera un antibiótico a vigilar desde la OMS, ya que tiene un elevado impacto en la microbiota intestinal de la paciente que lo usa porque selecciona fácilmente bacterias con resistencias a antibióticos. También puede tener impacto en los convivientes de la paciente, y esto es debido a que se ha observado que las resistencias bacterianas de un individuo se transmiten fácilmente a las personas convivientes. Por tanto, afecta a nivel de comunidad en cuanto a la creación de resistencias bacterianas. 

Además, el ciprofloxacino se ha visto recientemente relacionado con efectos secundarios potencialmente graves como problemas cardíacos, psiquiátricos, problemas ortopédicos, etc. Debería reservarse solamente para casos muy puntuales o extremos haciendo una buena valoración riesgo-beneficio. 

El tratamiento que ha conseguido más consenso hasta ahora, es el que se puede consultar en las guías anteriormente mencionadas, y se puede resumir en el siguiente cuadro. 

Bibliografia

  • Sesión de Actualización en Mastitis Puerperal, Dra. Aguilar, Manuela – LactApp, realizada el día 27/09/2021
  • Aguilar, Manuela; Chacón, Carmen; Chaparro, Elena; Delgado Pecellín, Isabel; Diaz, Elena, Flores, Elena,. Gómez, María José; Moleón Ruiz, Marta; Serrano, Pilar. Mastitis y absceso mamario lactancional. Guía Prioam. 04/08/2018. Disponible en: https://guiaprioam.com/indice/mastitis-y-absceso-mamario-lactacional/. 11/01/2021.
  • Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco-OSTEBA, 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS
  • Lisa H. Amir y el Comité de protocolos de la Academy of Breastfeeding Medicine, Protocolo clínico de la ABM n.º 4: Mastitis, modificado en marzo de 2014.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.