Las primeras horas de lactancia tras una cesárea

Las primeras horas de lactancia tras una cesárea

Actualmente, uno de cada cinco bebés nace por cesárea en el mundo y aunque cada vez hay más conocimiento sobre el posparto después de este tipo de intervención, es cierto que las madres pueden afrontar dificultades similares y pueden aparecer mitos que pueden afectar el buen inicio de lactancia. Vamos a resolver las principales dudas que pueden tener las madres sobre el inicio de la lactancia tras una cesárea.

 

Si me anestesian, ¿tengo que esperar a amamantar?

No, no es necesario esperar. Las moléculas de los anestésicos son demasiado grandes para llegar a la leche, por lo que el bebé no puede verse afectado por la medicación que te han administrado para la cesárea. Además, le vas a amamantar cuando estés ya consciente, lo que indicará que ya has metabolizado la anestesia. Lo más importante es que estés acompañada ya sea por tu pareja, un familiar o un profesional sanitario,  que te ayuden a colocar al bebé y a sostenerlo en el caso de que no te sientas con fuerza o tengas sueño.

 

¿Puedo hacer piel con piel?

¡Claro que sí! De hecho, cada vez más hospitales realizan cesáreas humanizadas que fomentan la participación de la madre en el nacimiento del bebé y el contacto inmediato tras el parto, con la ayuda de la pareja o del personal sanitario para sostener al bebé en la parte superior del torso para que, de esta manera, mamá y bebé se puedan conocer e iniciar con normalidad la lactancia materna desde el inicio.

Es muy importante que para realizar este primer contacto piel con piel se sigan una serie de normas de seguridad:

  • Estar siempre acompañada en todo el proceso, si estamos con la pareja ésta deberá estar pendiente de nosotras y el bebé.
  • No estar del todo tendida en la cama e intentar mantener un ángulo de 30 a 45 grados.
  • Evitar distraernos con el teléfono móvil o dormirnos durante el proceso. Si nos entra sueño o cansancio durante el proceso o la toma es mejor dejar al bebé en su cuna.

 

Y si yo no puedo hacer piel con piel, ¿qué hago?

Siempre que sea posible es mejor que seas tú la que tengas el bebé en contacto piel con piel justo después del nacimiento y, en caso que no sea posible, sin duda la segunda mejor opción es que el bebé esté en contacto con la pareja mientras te recuperas. Es mucho mejor para el bebé estar en contacto piel con piel con un adulto, aunque no sea su madre. Una vez estés recuperada y ya puedas estar con tu bebé no te prives en repetir la experiencia de ese primer contacto con tu bebé, a los dos os va a sentar genial.

 

¿Qué postura me va a ir mejor para amamantar?

Después de una cesárea, la zona abdominal queda muy dolorida. No podemos olvidar que la cesárea es una intervención de cirugía mayor y hay que buscar la manera más cómoda para poder amamantar ya que en las posiciones más habituales pueden ser dolorosas a menos que se proteja la zona abdominal.

En caso de cesárea las posiciones más recomendadas son las que recomendamos en esta entrada de LactApp, además también podéis realizar la posición de rugby que evita que el bebé tenga las piernas cerca de la herida evitando así un golpe accidental en el vientre.

 

Tengo dolor… ¿puedo tomar medicamentos o con la lactancia no debo tomar nada?

Si tienes dolor, te habrán pautado medicación: analgésicos y antiinflamatorios que son compatibles con la lactancia, te van a ayudar a sentirte mejor y a encontrar posturas más cómodas para amamantar. La mayoría de medicamentos son compatibles con la lactancia, siempre que tengas dudas sobre un medicamento o tratamiento puedes acceder a la página web de los pediatras de APILAM: www.e-lactancia.org y consultar la compatibilidad.

 

¿Voy a tardar más en tener leche?

No, la cesárea no retrasa la subida de la leche. Es un mito muy extendido y que crea muchos miedos, ya que si la leche tarda más en subir, ¿qué va a comer el bebé esos días?

Antes del parto, ya producimos calostro. Cuando la placenta se separa del útero, se pone en funcionamiento el mecanismo que generará el cambio de calostro a leche. Este cambio se produce por la separación de la placenta del útero y eso pasa tanto en un parto vaginal como en una cesárea. Así que aunque te hayan practicado una cesárea, vas a tener leche en las 48-72 horas posteriores al nacimiento de tu bebé. Lo que sí puede entorpecer la subida de la leche es que se separe a madre y bebé durante las primeras horas después del parto. Es una de las razones por la que es tan importante mantenernos piel con piel con nuestro bebé tanto como nos sea posible.

 

Estoy muy cansada, no sé si voy a poder…

La lactancia puede ser muy dura para cualquier madre. El hecho de haber sido intervenida quirúrgicamente no suele ayudar a sentirse con fuerzas y energía para afrontar el proceso. Es muy habitual que nos podamos sentir física y mentalmente agotadas antes de comenzar.

Podemos pensar en la lactancia como una carrera de fondo. Esto acaba de empezar y el inicio, como en todo, es lo más complicado. Lo primero que necesitas es mucha ayuda, para que te acerquen al bebé, para colocarle, para descansar, para comer… Plantea metas razonables y piensa solo en el día a día.

 

En definitiva, la lactancia después de la cesárea es posible pero será necesario tener mucha ayuda por parte tanto de la familia como de los sanitarios que nos acompañan. Poco a poco nos iremos recuperando físicamente y cogiendo seguridad para seguir adelante con nuestro bebé y nuestra lactancia.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *