Lactancia diferida

Lactancia diferida

Existen múltiples circunstancias por las que una madre decide diferir la lactancia, es decir, sacarse la leche mediante extracción ya sea manual o mecánica y ofrecérsela al bebé en un biberón u otro recipiente.

 

Cuando se plantea esta opción, puede facilitarnos las cosas conocer bien el proceso y algunas de las situaciones que se pueden producir.

 

¿Es lo mismo amamantar que dar la leche en diferido con un biberón?

 

Podríamos decir que es parecido amamantar y dar leche en diferido, pero no es exactamente lo mismo porque amamantar es algo más que ofrecer leche materna al bebé, el pecho como “recipiente” también aporta ventajas como la inmediatez, temperatura, calor corporal, control por parte del bebé de su hambre y saciedad, entre otros.

Por eso, cuando le ofrecemos leche extraída a nuestro bebé, podemos hacer cosas para intentar que se parezca todavía más a amamantar directamente.

 

Para conseguirlo, nos fijaremos en lo siguiente:

 

  • Selecciona la tetina que sea lo más blanda posible: no existen tetinas parecidas al pecho, así que debemos buscar la más blanda posible para evitar el impacto de la tetina sobre las estructuras orales del bebé.
  • Respetar la saciedad del bebé: de la misma manera, usando el método Kassing podemos garantizar que el bebé tomará la leche a demanda en la cantidad que quiera. Algo muy importante de cara a evitar la sobrealimentación del bebé.
  • Ofrecer el biberón cerca de nuestro cuerpo: el pecho se da desde la proximidad, desde el cuerpo a cuerpo, y es algo a “imitar” cuando damos el biberón. Cuanto más cerca esté el bebé de nuestro cuerpo, mucho mejor.
  • Intercambiar al bebé de lado: igual que ofrecemos un pecho por toma, ofrecemos el biberón alternando derecha / izquierda para garantizar el mismo desarrollo de la lateralidad cerebral del bebé.
  • Administrar leche fresca siempre que sea posible: la leche materna es un líquido vivo y algunas de estas células se ven afectadas por la congelación y la descongelación. Así pues, si podemos ofrecer algunas tomas de leche fresca garantizamos que el bebé va a recibir el máximo de dichos nutrientes.

 

¿Cuánto tiempo puedo mantener la lactancia en diferido?

No es fácil determinar cuánto tiempo se va a poder mantener la lactancia en diferido. Tenemos dos grandes handicaps:

  • El mantenimiento de la producción de leche: la glándula recibe la estimulación del sacaleches bastante diferente a la succión directa del bebé y suele ser habitual que cueste mantener la producción de leche durante muchos meses. Las primeras dificultades aparecen con la crisis de los tres meses, donde la producción se suele ajustar mucho y es probable que empieces a tener dificultades para sacarte leche con tanta facilidad.
  • El cansancio: sin duda el agotamiento en estos procesos es un extra, ya que dentro de la atención y el cuidado del bebé hay que añadir tiempo extra para extraer, conservar y manipular la leche. Es probable que en algún momento del proceso de lactancia diferida sientas que es el momento de dejarlo.

 

¿Qué necesito?

Hay diferentes cosas que puedes necesitar cuando se plantea una lactancia diferida:

  • Apoyo: sin duda necesitas mucho apoyo y comprensión de todos los que te rodean. Muchas veces las madres reciben comentarios desafortunados sobre la no necesidad de extraerse leche. Contar con un ambiente que acoja y comprenda este deseo es importante a la hora de mantener la lactancia diferida.
  • Información: la conservación y manipulación de la leche materna, es un proceso más de aprendizaje en este tipo de lactancia.
  • Sacaleches eléctrico doble: siempre que sea posible disponer de un sacaleches eléctrico va a ser más positivo tanto en el ahorro del tiempo de extracción, como en el mantenimiento de la producción de leche.
  • Top de extracción: contar con un sostén que te permite colocar los dos embudos del sacaleches a la vez y tener las manos libres, es todo un acierto. Puedes comprar uno o tunearlo, lo que prefieras.

 

¡Come más cantidad de lo que puedo sacar!

Es algo que puede pasar, que la cantidad de leche que consigues no sea suficiente para mantener una lactancia materna exclusiva.

Y es que la estimulación que el sacaleches es menos eficaz que la succión del bebé y eso puede producir que a partir de cierto momento, la producción de leche decaiga de manera importante y sea necesario plantearse qué hacer.

 

Algunas ideas, si quieres seguir intentando una lactancia exclusiva son:

  • Mejorar el sacaleches: contar con un sacaleches eléctrico doble suele facilitar conseguir más leche en menos tiempo.
  • Crear rutinas: extracciones cortas y frecuentes a lo largo del día y de la noche (imitando el ciclo de tomas de un bebé) facilitan el aumento y mantenimiento de la producción.
  • Usar una técnica de extracción diferente: aumentar las veces al día que te extraes leche o usar una técnica de extracción diferente, te puede ayudar a conseguir aumentar tu producción de leche. Te recomendamos que revises este post sobre extracción combinada (hands on-pumping).

 

Me han recomendado usar galactogogos farmacológicos, ¿qué hago?

Los galactogogos farmacológicos se han popularizado en los últimos años y es fácil que se recomienden a madres que están haciendo lactancia diferida, ya que lógicamente les puede ser más complicado mantener la producción de leche.

En el caso de que quieras tomar alguno de estos productos, te recomendamos que hables con tu médico para que valore si no existe ningún riesgo para ti y te paute la medicación de la manera más adecuada.

 

Por otro lado, existen los galactogogos herbáceos, culturalmente muy extendidos en su uso y normalización en el periodo de lactancia. Existe poca evidencia de su efectividad, y a pesar de ello entendiendo que muchas madres quieran intentarlo. Os recomendamos siempre que reviséis ingrediente por ingrediente en la web de www.e-lactancia.org, ya que algunos pueden ser peligrosos para el bebé y deben ser evitados durante la lactancia.

*Recuerda que en la app, en la sección < NUESTRA LACTANCIA> , encontrarás mucha información sobre la extracción, manipulación y conservación de la leche materna 🙂

Share

3 comentarios sobre “Lactancia diferida

  1. Es supercomplicado pero vale la pena. Yo llevo casi dos meses y medio y es agotador a la par que incómodo por el hecho de tener que estar pendiente del quitaleches. Te limita bastante, pero a falta de pecho para mí es lo mejor.
    Vale la pena el sacrificio!!

  2. Yo llevo ya casi 8 meses de lactancia materna diferida exclusiva y lo cuento simplemente para animar a quien por un motivo u otro haya decidido optar por esta opción. Se puede y es solo cuestión de constancia, llegando a ser al final el tema de la extracción una rutina como cualquier otra. Yo lo he conseguido sin tener que tomar ningún extra, a estas alturas que mi bebe ya ha empezado con la alimentación complementaria ya no necesito tanta leche y la producción ha bajado a 700 ml por día, en lugar de 1000 que era la media antes, pero esto es lo mismo que pasaría a cualquier madre dando del pecho directamente porque obviamente hay menos demanda. Nunca ha necesitado de complementos e incluso tengo un banco de leche congelada para el futuro. Importante mantener siempre una extracción nocturna para mantener la producción, yo en 24 horas me extraigo entre 4 y 5 veces, antes eran más bien 6, pero ya no necesito tanto. Importante también extractor doble y sujetador para poder aprovechar el tiempo e integrar el proceso con otras tareas compatibles. Ánimo si estás empezando con este tipo de lactancia porque es totalmente posible!

    1. Durante cuanto tiempo te extraes leche. Quiero empezar hacer lactancia diferida exclusiva y me saco como 6 u 8 veces la leche al día. Pero no se cuando tiempo debo estar por cada extracción para que mi producción no disminuya. Gracias y un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *