Prepárate para tu lactancia: 10 tips para madres embarazadas

Prepárate para tu lactancia: 10 tips para madres embarazadas

 

A nadie se le ocurriría conducir un coche sin haberse preparado para hacerlo. Antes de eso debemos estudiar una parte teórica, hacer unas cuantas (a veces muchas) prácticas y aún así deberemos empezar a rodar para adquirir experiencia y empezar a conducir sin estar pensando si hemos puesto primera o tercera y que todo empiece a fluir de manera automática… Lo mismo sucede con la lactancia… debemos prepararnos para lo que vendrá, y no nos referimos a preparar el pecho en sí (eso es un mito) sino a muchas otras cosas.

Aquí te dejamos 10 tips básicos para preparar la lactancia desde el embarazo:

  1. Infórmate: lee, busca y pregunta: parece fácil, pero la lactancia es compleja. Como sabes estamos en la era de la información en un click, pero cuidado, no toda la información que vas a encontrar es correcta ni está actualizada. Hazte con un par de referentes y tira de ahí.
  2. Rodéate de personas que hagan sentir bien: tomar decisiones respecto a tu lactancia o crianza no es fácil cuando aún estás totalmente pez y sin tu bebé en brazos, con lo que personas que te apoyen y te brinden seguridad y empatía será de agradecer
  3. Visita el hospital: pide una visita al hospital antes de parir e intenta contactar con las matronas. Pregunta cómo son sus protocolos de parto y posparto inmediato. Es muy importante que promuevan un inicio de lactancia satisfactorio y eso pasa por: la opción al parto que deseas, contacto inmediato, no separación desde el primer instante, piel con piel, inicio de la lactancia en la sala de partos, etc… Si en tu hospital no tienen estos protocolos quizás sería un buen momento para replantear algunas cosas…
  4. Habla con tus familiares: todo el mundo querrá conocer al bebé, cogerlo y achucharlo, pero…¿es lo que tú deseas? ¿Es lo mejor para el bebé? Si tus respuestas son negativas, háblalo antes del día del parto y deja las cosas claras para no tener según qué encontronazos en vivo y en directo
  5. Replantea tu canastilla: demasiado a menudo nos “venden” que la bolsa del hospital y la canastilla debe ir repleta de lociones, cremas, peines y chupetes. Cuidado con eso. El bebé solo te necesita a tí. Los chupetes son un recurso más para la crianza que puedes usar o no hacerlo, pero sabemos que pueden interferir en la lactancia materna si los usas antes de que ésta esté establecida. Lo mismo pasa con las cremas, desodorantes y otros cosméticos cargados de aromas. Evítalos si puedes y si necesitas alguno de ellos, asegúrate de que sean neutros.
  6. Establece tu propio plan de emergencia: si has cumplido con el punto número 1 te habrás dado cuenta que muy a menudo surgen dificultades ya en el hospital. No tiene porqué suceder, pero si sucede debes estar preparada: elige un plan de suplementación adecuado si ésta fuera necesaria. Ten a mano el teléfono de alguna experta en lactancia que en caso de emergencia pueda venir a echarte un cable,
  7. Tu pareja debería involucrarse en la lactancia desde ya. La lactancia no es solo cosa de dos. Requiere apoyo, comprensión, técnica y empatía y por desgracia eso no es fácil de encontrar. Tu pareja debe ser parte activa en cualquier proceso de la crianza y del posparto y la lactancia cobra un gran peso en estas dos etapas. Es imprescindible que también esté informada de todo lo que conlleva ya desde el embarazo.
  8. Busca grupos de apoyo a la lactancia cercanos a tu domicilio y empieza a asistir ya desde el embarazo, de esta manera, además de conocer y adquirir confianza con las personas que los dirigen, te empezarás a sentir cómoda y a ver posibles dificultades, además de la parte más real de la maternidad, con lo que podrás avanzarte a según qué acontecimientos
  9. Cuenta con LactApp. Parece autobombo pero en LactApp tienes toda la información que necesitas a tu alcance, a la vez que formas parte de una gran comunidad de madres y además, ahora, también puedes consultarnos directamente desde el botón de “Chat” de la app.
  10. Respira. Sí, respira, porque los consejos, las experiencias negativas y las personas con las que te entiendes ahora y no te entenderás en un futuro muy próximo van que vuelan. No pasa nada. Sé práctica. Todo son etapas y es muy importante respirar, poner un toque de humor y dejar que todo lo que has aprendido estos nueve meses empiece a fluir A TÚ MANERA.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *