Percentiles: un arma de doble filo

Percentiles: un arma de doble filo

Los percentiles son tablas donde se representa el crecimiento normal de los lactantes sanos. Hay 5 curvas ascendentes marcadas sobre la tabla correspondientes a los percentiles: 3, 15, 50, 85 y 97.

En ocasiones, los bebés no siguen los percentiles de peso con los que nacen o incluso bajan de percentil a lo largo de su crecimiento. Cabe decir que los percentiles no indican si un bebé está sano, sino que simplemente reflejan la evolución del peso y altura.

Estas curvas no son más que la representación de la normalidad en cuanto al peso y la talla de los bebés. Es tan normal que un niño sano esté en el percentil 3 como en el 90. Tan sano está el bebé que está en un percentil 15 como en el 97. Todos, los adultos también, somos diferentes y tenemos complexiones diferentes, porque todos tenemos un padre y una madre y una genética diferente.

Hace unos años, los percentiles que se utilizaban para valorar el crecimiento de los bebés eran unas tablas antiguas, de los años 60, elaboradas con niños americanos que tomaban biberón y a los que se les introducía alimentación complementaria a los pocos meses debido a las carencias nutricionales que presentaban por tomar una leche deficiente.

En 2006, la OMS presenta unos nuevos percentiles, más correctos en cuanto a su elaboración ya que se realizaron con niños amamantados de 6 países diferentes.

Además, los percentiles que vemos dibujados (las curvas) no son la representación exacta del crecimiento real de los bebés, ya que los niños/as no crecen dibujando ese arco tan regular y perfecto. Los arcos que vemos representados no son más que el resultado de pulir los datos y hacerlos más simples a primera vista, realmente los percentiles son peldaños irregulares. Por lo tanto, bajar un poco de percentil es absolutamente normal*.

También es importante entender que no tiene nada que ver el percentil con el que se nace con la evolución de peso que tendrá el bebé. Muchos bebés nacen con un peso considerable pero luego lo normalizan y no hay razón para seguir siempre en los percentiles altos con los que se ha nacido.

Y no sólo hay que valorar el percentil de peso, hay que valorar el de la altura y ver que estén en consonancia**.

* Otra cosa es una bajada espectacular de percentiles en unos meses, ej: pasar de un percentil 80 a un 15.
** Hay que realizar una valoración exhaustiva.


DESCARGA LACTAPP, ES GRATIS: 

Encuentra respuesta a todas tus dudas de lactancia y lleva un seguimiento de la evolución de tu bebé en la app de LactApp.

 

 

Share

2 comentarios sobre “Percentiles: un arma de doble filo

  1. Efectivamente, cuanta razón llevas. Nosotros hemos tenido dos estupendas mellizas y prematuras y, como desde el principio parece que los pediatras llevasn los percentiles como si fuera la misa en verso, todo lo que se salga de ahí parece estar mal, en vez de ver que la bebé está perfecta, bien nutrida, hidratada, feliz y contenta y, si tarda más en crecer o en coger peso, pues ya lo hará, después de pasarlo mal a ratos por todo lo que te decían, descubrimos que no todo es como lo pintan y que los niños, como tales, cada uno tiene su ritmo y ni se deben agobiar a los padres con tal es informaciones de forma tan drástica. Que son un punto de referencia, perfecto, pero sin sacar las cosas de madre. Gracias por el regalo de la información, menos mal que nos gusta siempre ampliar los datos porque si no, lo cierto es que te preocupan en demasía con el tema de los bebitos y ya bastante mal lo pasamos las madres novatas, como para que lleven ese línea tan rígida. saludos de web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *