No, entre madres no hay guerra.

No, entre madres no hay guerra.

Hoy se habla en prensa de una guerra entre madres, de batallas, de bandos y de bandazos, hablan de sufrimiento, hablan de dolor, de poco respeto y de mucho. Hablan de buenos y de malos, hablan de derechas y de izquierdas, y desde mi silla, ni atónita ni sorprendida me pregunto…¿De quién hablan?

No, de las madres no.

De las madres no están hablando, no desde nuestra voz, porque entre madres no peleamos, entre madres no hay trampas, ni pataletas, no hay bandazos, no hay negros y blancos.

No, no hay ninguna guerra.

Habrá guerra de profesionales, de sistemas, de prensa… habrá guerra de dinero, de marcas, de publicidad…

Haberlas haylas, no soy una inconsciente, hace tiempo que ya no vivo en los mundos de yuppi, tanto hace ya, que he comprendido que los mensajes que incitan a la violencia en prensa carecen de valor, son caricaturas de extremos que no nos representan y que quieren hacernos enfadar, ¿Porqué? no lo sé, y sinceramente no me importa.

Leyendo todos esos textos, me da la sensación de que desde la tribuna nos quieren situar en las verjas de hierro del coliseo, donde llevamos tres días sin comer, en el momento en que van a soltar las fieras y van a hacer sus apuestas para ver el espectáculo, pero lo que no entienden, es que hace mucho tiempo que nos hemos ido, que los que en realidad están en la tierra seca a punto de pelear son ellos, es el sistema, que al fin y al cabo es el que debe dar un paso al frente, porque las madres ya lo dimos, estamos en el siglo XXI y muy por encima de todo ello.

Sí, las mujeres estamos unidas, y nos respetamos. Evidentemente hay extremos por todos los costados, como en todos los sectores, pero no por ser madres ni mujeres, la humanidad es así, eso parece que no lo podemos cambiar a corto plazo, pero si algo tengo claro, es que no estamos en guerra.

Lo veo todos los días, en las redes sociales, cuando una cuelga un hilo pidiendo ayuda y la comunidad se vuelca en pocos minutos, lo veo en las campañas de micromecenazgo, lo veo en los grupos de apoyo, en las cafeterías e incluso en la calle.

Lo veo en mi trabajo, lo veo en mi escuela y en mi casa.

Mires donde mires ves a una madre ayudando a otra, riéndose, haciendo “piña”.

No mujeres, no estamos en guerra, estamos más unidas que nunca, que no nos engañen.

Fuente de inspiración: Artículo del El Mundo – “Teta o biberón: la batalla que divide España”

Share

Un comentario sobre “No, entre madres no hay guerra.

  1. Entre las madres hay mucho respeto, independiente si se da teta o biberón, eso es lo de menos, lo que verdaderamente nos une a todas y todos, pues los padres también tienen un papel muy importante, es el bienestar de los hijos. Da rabia que se siga con lo mismo de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *