fbpx
El miedo a no ser una buena madre por no amamantar

El miedo a no ser una buena madre por no amamantar

LactApp_miedo_no_amamantar

 

Hace un par de días apareció en la prensa las declaraciones de un alto cargo de la ONU dónde afirmaba que la leche materna es un derecho para la madre y el bebé; y condenaba de manera enérgica las técnicas de venta de los sucedáneos de leche materna.

«La lactancia es un derecho humano tanto para la madre como para los bebés y los estados deben de tomar medidas para frenar la comercialización de productos sustitutivos que afectan de forma negativa las decisiones de las mujeres»,

Y hace unas semanas, una conocida empresa de leches artificiales lanzó a la red una nueva campaña para fomentar, sin duda, el aumento de las ventas y consumo de sus productos. Se dirigía directamente a madres para hablar de destete y para presentarles sus productos, cosa que roza la ilegalidad de la ley española que controla la venta y distribución de sucedáneos de leche matera.

Y paralelamente aparecía este artículo de una madre que se preguntaba si era una mala madre por dar el biberón. Nadie ha hablado de malas madres por alimentar a un bebé con leche artificial. Los expertos de la ONU enumeran las desventajas de alimentar a un bebé con leche artificial pero no están juzgando a las madres que lo hacen. Una mala madre es la que por su conducta negligente causa daño a sus hijos. A las madres nos cuesta controlar la culpa, ese maldito sentimiento que nace por cada una de nuestra acciones, hagamos lo que hagamos, ahí está. Pero el problema no es la leche artificial.

La leche artificial se ha convertido en un producto habitual en la alimentación de los bebés, y esa normalidad ha contribuido en gran medida la publicidad indiscriminada de sus productos y la aceptación social del mismo. La leche artificial es evidentemente la única solución válida para alimentar a los bebés cuyas madres no quieren o no pueden dar el pecho. De lo que deberíamos ser más críticos es en la forma en que estos productos se promocionan, y a pesar de que existe una ley que regula la fabricación, distribución y publicidad, sobre la leche artificial, las empresas parece que encuentran siempre el hueco para llegar a las madres.

No estoy contra del uso de las leches, es más, soy la primera en recomendar la suplementación con leche artificial si es necesario. Estoy en contra de la publicidad de este producto y la carencia de ética de dicha publicidad.

Las madres deberían poder acceder a información veraz para poder tomar decisiones informadas acerca de la futura alimentación de sus hijos. Por desgracia, la información sobre lactancia materna no cuenta con el apoyo económico del que disponen los fabricantes de leche artificial. Y muchas veces son los fabricantes de leche artificial los que se alzan como defensores de la lactancia materna e incluso les dan consejos de lactancia (materna) que suelen ser erróneos o tendenciosos.

El problema no es la leche artificial, ni dar leche artificial te convierte en mala madre, solo estoy en contra de la manera en la que se accede a las mujeres y se les vende el producto, ya que es ahí donde se infringe leyes y se juega sucio.


 

DESCARGA GRATIS la app de LactApp:

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

Share

Un comentario sobre “El miedo a no ser una buena madre por no amamantar

  1. La manía que tenemos las mujeres de meternos las unas con las otras porqué sí…

    En vez de meter cizaña entre nosotras podríamos ser más críticas con todo aquel que recomienda la leche de fórmula con prácticas nada buenas. Empezando por aquellos que avasallan a mujeres “desfavorecidas” diciendo que ellas mejor que no amamanten pq su alimentación no es buena y por tanto la del bebé no lo será, pasando por mails como los que mando cierta empresa de leche a las mamis cuando el bebé llegaba a los 6 meses invitando al destete, o a todo aquel que dice que no es posible compatibilizar trabajo y lactancia.

    Ojalá la normalización de la lactancia materna elimine muchos de estos temas y haga creer a las mujeres en su capacidad para alimentar a sus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *