fbpx
Masaje postfrenotomía: crítica de publicación científica

Masaje postfrenotomía: crítica de publicación científica

Hoy hablamos de masaje postfrenotomía en esta crítica a una publicación científica. La anquiloglosia debido a la presencia de frenillo lingual corto es una situación bastante habitual en los recién nacidos, con una incidencia global estimada que oscila entre el 4 y el 16% (1,2)

La frenotomía es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en bebés lactantes cuando los tratamientos de la anquiloglosia más conservadores, como mejorar la técnica de lactancia, promover posturas ventrales que permitan un agarre profundo o tratamiento con fisioterapia, no ha dado resultado y la lactancia sigue estando entorpecida. 

Tras la frenotomía está descrita la posibilidad de recurrencia de anquiloglosia, sea por falta de elasticidad o retracción del tejido cicatrizal, o sea por el cierre de los tejidos abiertos en la técnica.  La tasa de recurrencia que requiere repetir la frenotomía oscila entre el 2,6% y el 13% (3, 4).

Para reducir la recurrencia, evitando así la necesidad de repetir la técnica, algunos expertos recomiendan el masaje postfrenotomía lingual, el estiramiento de la lengua y los ejercicios linguales posterior a la frenotomía. Sin embargo, se plantea la cuestión del beneficio potencial de estos procedimientos ya que generan mucha ansiedad en las familias y en los bebés por la dificultad en realizar el masaje. 

Masaje post frenotomía

Hasta la fecha no hay consenso científico que apoye la utilización de realizar masajes linguales tras la frenotomía. El mes pasado se publicó un artículo científico en la revista Maternal and Child Health Journal (5) en el que se valora la necesidad de realizar masajes linguales tras la frenotomía en relación a la tasa de recurrencia y la mejora en la lactancia. 

En este estudio participaron 599 familias, las cuales 282 se asignaron en el grupo “masaje post frenotomía” y 317 en el grupo “no realización de masaje post frenotomía”.

El estudio observó una tasa de recurrencia del 0.66% , solo 4 bebés de los 599 participaron en el estudio. Y no se observaron diferencias significativas entre los dos grupos en la mejora a la lactancia tras la frenotomía. Por ello ese estudio concluye que no se debería recomendar el masaje lingual tras la frenotomía hasta que  más estudios prospectivos demuestran un beneficio significativo.

No obstante el estudio presenta ciertas limitaciones en el diseño y  metodología, que podrían sesgar o malinterpretar los resultados: 

  •  Las familias no fueron aleatorizadas en los grupos, sino que en el hospital que se realizó el estudio había profesionales médicos que recomiendaban sistemáticamente realizar los masajes y otros que no. Y las familia, se asignaron a los grupos según si el profesional recomendaba o no el procedimiento. Este diseño no aleatorizado puede introducir sesgo. Es posible que se esté valorando más la pericia de realizar la intervención de cada profesional que el masaje lingual tras la frenotomía. 
  • Tras la intervención quirúrgica se monitorizó a las familias durante un año con llamadas telefónicas periódicas para valorar la lactancia tras la intervención. Solo se pudo contactar con 92 de 282 familias del grupo masaje y 102 de 317 del grupo no masaje, por lo tanto muchos datos de este estudio se han perdido y no hay información de lo que ha pasado en la mayoría de los/las participantes. 
  • Dentro del grupo masaje, solo 40 familias siguieron el régimen de masajes tal como se les había aconsejado. Por lo tanto, el tamaño muestral del grupo de intervención real es de 40 y no de 317, ya que, aunque estaban en el grupo de masajes y se les recomendó, las familias no lo realizaron o no pudieron contactar con las familias y por lo tanto no hay información sobre ellas. 

En conclusión, este nuevo estudio aporta nueva evidencia del riesgo-beneficio de realizar los masajes linguales tras la frenotomía. Aunque es importante que los estudios no pierdan el rigor científico para llegar a conclusiones más claras. Es evidente que se necesita realizar más investigación en este ámbito para poder dar una atención de calidad en las situaciones de anquiloglosia debida a un frenillo sublingual corto.

Referencias: 

1. Ricke LA, Baker NJ, Madlon-Kay DJ, DeFor TA. Newborn tongue-tie: Prevalence and effect on breast-feeding. J Am Board Fam Pract. 2005;18(1):1–7.

2. Ingram J, Johnson D, Copeland M, Churchill C, Taylor H, Emond A. The development of a tongue assessment tool to assist with tongue-tie identification. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2015;100(4):F344–8.

3. Klockars T, Pitkäranta A. Pediatric tongue-tie division: Indications, techniques and patient satisfaction. Int J Pediatr Otorhinolaryngol [Internet]. 2009;73(10):1399–401.

4. Argiris K, Vasani S, Wong G, Stimpson P, Gunning E, Caulfield H. Audit of tongue-tie division in neonates with breastfeeding difficulties: How we do it. Clin Otolaryngol [Internet]. 2011;36(3):256–60.

5. Bhandarkar KP, Dar T, Karia L, Upadhyaya M. Post Frenotomy Massage for Ankyloglossia in Infants — Does It Improve Breastfeeding and Reduce Recurrence ? Matern Child Health J. 2022;

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.