Fobia de impulsión: “Me da miedo hacer daño a mi bebé”

Fobia de impulsión: “Me da miedo hacer daño a mi bebé”

La maternidad siempre se había visto de una manera, igual que los partos. Lo que hace dos o tres generaciones era “normal”, ahora no lo vemos tan “normal”. La sociedad y las mujeres en particular estamos sensibilizándonos, conectándonos con nosotras mismas, con nuestra especie y con nuestra fisiología como mamíferas. Cuestionamos el por qué de las cosas, cada vez estamos más empoderadas, más comprometidas, hablamos más, reivindicamos más y nos hacemos oír más y más fuerte cada día.

 

Las mujeres hemos sido invisibilizadas. La maternidad que ahora llamamos real, también visibiliza muchas otras cosas que antes eran ocultadas, que nos avergonzaban o que vivíamos en secreto toda la vida, con tal de no ser etiquetadas o señaladas como “locas”, “exageradas” o “malas madres”.

 

Y con este escucharnos, compartir, conectar con nuestra parte más tribal, también se rompen silencios, silencios que en ningún caso son fáciles de romper. Y últimamente, no sabemos si a vosotras también os pasa, nos da la sensación que se está hablando mucho de algo llamado fobia de impulsión. De hecho, nos han llegado diferentes consultas sobre este tema:

 

¿Cómo puede ser que me esté pasando esto a mí? ¿Me estoy volviendo loca? ¿Quedarme sola con mi bebé? ¡Ni de broma, me da miedo hacerle daño! ¿Cómo le cuento esto a alguien? Me da vergüenza contar lo que me pasa, no sé qué pensarán de mí… quizá sí que me estoy volviendo loca…

 

Hace seis meses tuve a mi bebé, y hace ya varias semanas que no abro las ventanas de casa y evito quedarme mucho rato a solas con él… me invade un pensamiento, una idea que me aterroriza, me pone los pelos de punta y no me deja disfrutar de mi bebé… que ¿qué es lo pienso? Que puedo querer hacerle daño. Veo peligros por todas partes, pero el peligro más grande soy yo. Me da miedo volverme loca, tener una ventana cerca y tirarlo, o ahogarlo con una almohada… Me siento muy culpable, tengo mucho miedo, todo el día con ansiedad, especialmente cuando estamos a solas. No quiero hacerle daño pero me da miedo la posibilidad de poder hacerlo… ¿qué me está pasando?

 

Seguramente si nunca antes habías oído algo igual, o no lo has vivido personalmente, te puede parecer algo extraño, una barbaridad o una locura. Es inevitable sentirnos sobrecogidas al escuchar o al leer un testimonio como éste.

 

¿Habías oído hablar de la fobia de impulsión?

 

La fobia de impulsión no es exclusiva de la maternidad, y se caracteriza por el miedo a poder hacerle daño a alguien o a una misma. Esto radica en el miedo a perder el control, a volverse loca y hacer algo que conscientemente no es racional. Es decir, son pensamientos irracionales e intrusivos que provocan mucho malestar y ansiedad, y pueden generar un círculo obsesivo complicado.

 

Pero hagamos una pausa: hay que diferenciar ese miedo a perder el control y a volverse loca, del miedo como emoción básica. Es decir, el miedo es una emoción adaptativa que nos prepara para la supervivencia, de hecho si no tuviéramos miedo, no huiríamos del peligro. Por ejemplo, tener miedo de que bajando las escaleras con el bebé en brazos, se me pueda resbalar y se caiga, NO es fobia de impulsión. Cargar al bebé en la mochila de porteo y temer por si se me cae, NO es fobia de impulsión.

 

En la fobia de impulsión, la particularidad del miedo es que la percepción de peligro proviene de una misma, en los ejemplos anteriores sería fobia de impulsión si bajando las escaleras pensara que puedo tirarlo por las escaleras, o que cargándolo en la mochila podría tirarlo al suelo. ¿Se entiende la diferencia? Cuando ésto ocurre, los pensamientos se intensifican, se vuelven recurrentes y aumentan los niveles de ansiedad. Es decir, en la maternidad ese miedo se dirige a el miedo a hacerle daño a nuestro bebé, no por accidente sino por si me vuelvo loca, pierdo el control y lo hago.  

 

Puede ocurrir que si empezamos a tener estos pensamientos, veamos como vamos creando mecanismos de protección para evitar la posibilidad de hacerle daño a nuestro bebé: desde cerrar las persianas de las ventanas por si enloquezco y lo tiro, hasta esconder los cuchillos de la cocina por si puedo hacerle daño, entre otras…

 

Si nos sentimos así, es importante que entendamos que esto es algo que no sólo nos pasa a nosotras, es algo más habitual de lo que pensamos y hay diferentes grados de gravedad, aunque, como hemos dicho, hasta ahora se ha mantenido el silencio al respecto. Recordad que los pensamientos son solo eso, pensamientos, pensarlo no quiere decir que vayan a hacerse realidad, y que vayan a convertirse en acciones.

 

Y, ¿qué podemos hacer si nos sentimos así? En primer lugar, hablar en un contexto donde nos podamos sentir escuchadas, no juzgadas. No estamos locas, merecemos y necesitamos poder expresar lo que nos sucede. Una vez tengamos este espacio donde poder sentirnos acogidas, sería importante hacer una valoración por un/a profesional especializado/a en salud mental, para si es necesario, empezar con el tratamiento indicado en cada caso particular.

 

No lo dejes pasar, rompe el silencio y pide ayuda, no estás sola.

 

Helena Angel

Psicóloga LactApp

Wommum

Share

5 comentarios sobre “Fobia de impulsión: “Me da miedo hacer daño a mi bebé”

  1. Muchas gracias por este post! Lo acabo de leer y no puedo parar de llorar. A mí me pasó tal cual, estuve más de tres meses a salir al balcón de mi casa porque pensaba que la podía tirar y no sabía como apartar este tipo de pensamientos de mi cabeza. Muchas gracias por vuestra labor!!!!

  2. Wow! Nunca pense que esto podría pasarle a alguien mas. Yo lo sufrí en un primer embarazo que no siguio adelante y no volví a pensar en ello hasta que nacio mi pequeñaja muchos meses después. Los primeros dias fueron duros pero poco a poco e ido racionalizando el sentimiento y ya casi no me pasa aunque quizá debería hablar de ello con alguien no? Muchas gracias por dar visibilidad a este tipo de cosas!

  3. Gracias por este artículo, yo me vi muy agobiada con mi bebé, y este tipo de pensamientos psasaron por mi cabeza, y como bien explicáis, se calla, no quieres ni comentarlo por la sola idea de parecer loca, incluso de que te puedan quitar a ti hij@. Soy una persona que tiene miedo, miedo a todo a si se cae y se abre la cabeza, si se da con una esquina y vacía un ojo, si le dejo subirse a algo y se tira de cabeza y sufre graves secuelas… Todo me da miedo…ahora… Pero cuando era un bebé el miedo que tenía era a hacer algo q le hiciera daño, algunas cosas que pensaba eran como plantearse la posibilidad de que pasaría si hiciera una u otra cosa. A falta de ayuda, he de decir que nunca le hice daño, ni mucho menos, pero me servía el pensamiento de que si alguien pensara en hacerle eso mismo que yo pensaba o algo menos importante no lo consentiría de ningún modo y me volvería loca por evitar ese posible daño, esto fue lo que me aportaba algo de estabilidad a ese tipo de pensamientos.
    Gracias por ponerle nombre y explicarlo.
    Gracias de verdad!!!

  4. Mil mil gracias por este artículo!!! Hace casi siete años que nació mi primer hijo y a los dos meses de nacer empecé a tener fobias de impulsión que me llevaron a fuertes ataques de pánico y ansiedad.Lo que más quería en el mundo era a mi hijo y ver que me venían esos miedos horribles me hacía entrar en ansiedad,busqué ayuda y estuve en tratamiento para la ansiedad y pude salir adelante.Al principio fue muy duro pero poco a poco lo logré,la final en vez de optar por aislar la fobia …la cual regresaba,cuando venía opte por no darle importancia y atraer pensamientos positivos,porque como bien explica la psicóloga las fobias son pensamientos negativos no corresponden a nuestros sentimientos y el darte cuenta de esto ya te ayuda mucho para que puedas ver que no te estás volviendo loca,porque una es comsciente y ya el solo pensamiento te genera una angustia indrescriptible.Conseguí dejarlas atrás,duraron unos meses y pude incluso volver a ser mamá cuatro años más tarde.No puedo negaros que tuve miedo de que se volviera a repetir …pero no sucedió de nuevo.A todas las mamis que estén pasando por esto solo les puedo decir que busquen ayuda de un profesional en salud mental y que lo expresen que no se callen,ellos podrán darles herramientas para salir adelante.Si se puede salir y conseguir que las fobias no vuelvan más y ánimo!Vosotras sois las mejores mamás para vuestros bebés,no os culpabilizéis.Un abrazo enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *