fbpx
¿El destete abrupto incrementa el riesgo de cáncer de mama?

¿El destete abrupto incrementa el riesgo de cáncer de mama?

En 2019, Basree y colaboradores publicaron un estudio científico en el que estudiaron si el destete abrupto provocaba cambios histológicos y moleculares en la glándula mamaria (1) con el objetivo de entender posibles mecanismos de protección contra el cáncer en la lactancia prolongada. Este estudio parte de la base de que la lactancia disminuye en general el riesgo de padecer cáncer de mama, pero se ha observado que la duración de la lactancia impacta en el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer, como el cáncer tipo triple negativo (TNBC), que además es un tipo de cáncer agresivo y con alta mortalidad. En un estudio observacional publicado en el año 2018 (2), encontraron que mujeres con alta paridad (más de 3 embarazos) y que no dieron el pecho o dieron el pecho durante menos de 12 meses presentaban un mayor riesgo de padecer TNBC. En cambio, las mujeres que dieron el pecho más de 24 meses a lo largo de su vida no tenían un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Bajo este contexto, Basree y colaboradores realizaron un estudio en ratones hembra comparando los tejidos mamarios de ratones con una lactancia corta (de 7 días) y con destete abrupto, con ratones con lactancia completa y destete gradual. En el estudio observaron que las glándulas mamarias de las ratonas que sufrieron una involución abrupta presentaban un estroma más denso, una composición de colágeno alterada, una mayor inflamación y proliferación, y un aumento de la expresión del receptor de estrógeno α y del receptor de progesterona en comparación con las que sufrieron una involución gradual. Todos estos parámetros se asocian con mayor riesgo de padecer cáncer. Además, a los 4 meses posparto las que sufrieron una involución mamaria  abrupta desarrollaron hiperplasia ductal y metaplasia escamosa, las cuales pueden interpretarse como lesiones precancerosas. 

A pesar de que estos resultados pueden sonar alarmantes, hay que interpretarlos con cautela y no significan que el destete abrupto en general puede aumentar el riesgo de padecer cáncer, ya que:  

  • El estudio se ha realizado en ratonas y los resultados pueden  no ser extrapolables a mujeres. 
  • El estudio ha utilizado ratones de la cepa FVN/N que, a pesar de ser ampliamente utilizados en modelos animales para la investigación del cáncer de mama, se ha reportado que desarrollan lesiones y tumores mamarios espontáneos acompañados de anomalías en las glándulas pituitarias y estas tienen un gran impacto en el modelo del cáncer de mama humano (3) y, por lo tanto, podría ser que no fuera un modelo válido o ideal para realizar este estudio.  
  • El estudio define como destete abrupto cuando la lactancia no se inicia tras el nacimiento o se interrumpe bruscamente al poco tiempo de iniciarse y el tejido mamario sufre una remodelación forzada y brusca. Por lo tanto, el destete abrupto que define supone o bien no iniciar la lactancia materna tras el nacimiento de la criatura o interrumpirla al poco tiempo durante el posparto, pero los resultados no se pueden extrapolar a otras etapas de la lactancia, como por ejemplo el destete a los 6 o 12 meses. 
  • Este mismo estudio incluyó muestras de tejido mamario de mujeres que se sometieron a una reducción mamaria y donaron el tejido extraído. Estas mujeres habían parido y compararon las que realizaron una lactancia menor de 6 meses vs. más de 6 meses. Pero debido al limitado número de muestras disponibles, consideraron el número total de meses de lactancia para todos los embarazos (número acumulado de meses). La paridad y el tiempo de lactancia en estas mujeres se tuvo en cuenta al realizar los análisis. Hay que tener en cuenta que el número de embarazos es el factor que más influye en el desarrollo de cáncer de mama. Pero los autores encontraron un número limitado de muestras disponibles y una paridad entre mujeres muy variable. Por lo tanto, los resultados no son comparables con el destete abrupto
  • El objetivo del estudio es entender por qué la mayor duración de la lactancia puede disminuir el riesgo de ciertos tipos de cáncer de mama y no pretende estudiar el impacto del  destete en sí. 

 

En conclusión, este estudio no evidencia que el destete no progresivo aumente el riesgo de padecer cáncer. Evidencia que la duración de la lactancia tiene un impacto a nivel molecular e histológico en la glándula mamaria y que el destete abrupto al inicio de la lactancia o el no inicio de la lactancia puede modificar este patrón.

 

Referencias: 

  1. Basree MM, Shinde N, Koivisto C, Cuitino M, Kladney R, Zhang J, et al. Abrupt involution induces inflammation, estrogenic signaling, and hyperplasia linking lack of breastfeeding with increased risk of breast cancer. Breast cancer Res [Internet]. 2019;21(1):80.
  2. John EM, Hines LM, Phipps AI, Koo J, Longacre TA, Ingles SA, et al. Reproductive history, breast-feeding and risk of triple negative breast cancer: The Breast Cancer Etiology in Minorities (BEM) Study. Int J Cancer [Internet]. 2018;142(11):2273–85.
  3. Raafat A, Strizzi L, Lashin K, Ginsburg E, McCurdy D, Salomon D, et al. Effects of Age and Parity on Mammary Gland Lesions and Progenitor Cells in the FVB/N-RC Mice. PLoS One [Internet]. 2012;7(8):1–8.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.