fbpx
Desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos: ¿cómo abordarlo?

Desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos: ¿cómo abordarlo?

En las últimas semanas, el desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos ha sido noticia. Según han explicado los medios locales, el problema se ha agudizado hasta el punto de que supermercados, farmacias y otros establecimientos que venden leche de fórmula se encuentran desabastecidos de este producto, esencial para la alimentación de muchos lactantes.

Una gran cantidad de familias se encuentran racionando las latas de leche artificial que tienen en casa, dando cantidades inferiores a las necesarias, aguando biberones, conduciendo kilómetros de tienda en tienda para encontrar que los estantes de leche están vacíos. Incluso las organizaciones benéficas se enfrentan a grandes dificultades para suministrar leche artificial a las familias que atienden. Repasamos los puntos clave del desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos.

¿Por qué hay desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos?

Según recogen los principales medios del país, la escasez de leche de fórmula en Estados Unidos se debe a la interrupción de la cadena de suministro, la falta de mano de obra y problemas para encontrar materias primas que se derivan de la pandemia, y que se han agudizado por la retirada desde febrero de productos de leche artificial de la marca Abbott Nutrition debido a problemas de contaminación, que acabaron con la hospitalización de al menos cuatro bebés por una infección bacteriana y la muerte de dos de ellos.

La escasez no se puede suplir con la importación de leches de fórmula de fuera del país, ya que la FDA (la Administración de Medicamentos y Alimentos) prohíbe la importación de la mayoría de las leches en polvo para niños que se fabrican en el exterior, incluyendo los productos hechos en Europa, debido a estándares de etiquetado y empaquetado. Actualmente tres compañías estadounidenses concentran el 95% de las ventas de leche en polvo del país, según ha explicado a la agencia France-Presse Amanda Starbuck, directora de investigación de la ONG de seguridad alimentaria Food & Water Watch.

¿Qué consecuencia tiene esta situación en las familias?

Es evidente que la idea de no poder alimentar a un bebé lactante provoca una sensación de impotencia aterradora, y en el caso de madres en pleno posparto, un nivel de estrés devastador, además de los riesgos nutricionales para los niños y niñas que toman este alimento.

¿Qué han hecho las autoridades del país al respecto?

La Casa Blanca ha informado que la FDA “trabajaba día y noche para abordar cualquier posible escasez”, colaborando con los fabricantes de leche de fórmula para aumentar la producción. Aun así, el problema “no se va a solucionar por sí solo en un día o una semana”, según ha reconocido Brian Deese, alto asesor económico de la Casa Blanca, a la cadena de noticias CNN. El presidente estadounidense, Joe Biden, ha augurado que “será cuestión de semanas o menos”.

¿Afecta por igual a toda la población del país?

Como recoge en un artículo ‘The Independent’, el problema “afecta a los ricos, los pobres, la clase media, las madres de recién nacidos y aquellas con bebés un poco mayores, los padres con niños con necesidades especiales. La escasez no discrimina”. Sin embargo, sabemos que las familias de más bajos ingresos mantienen tasas de lactancia materna más bajas, debido entre otros motivos a la precariedad laboral y la mayor dificultad de acceder a apoyo profesional, lo que las hace más vulnerables en momentos de escasez de este producto. A la vez, son estas familias las que tienen más problemas para comprar alternativas más caras.

¿El desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos ha causado un aumento de los precios en el país?

Según explica el New York Times, “los vendedores privados online están aumentando los precios, comercializando latas por el doble o el triple de su precio normal”.

¿Hay solución?

Como decíamos, la FDA trabaja junto a las marcas para acabar con esta falta de productos y Abbott Nutrition, una de las más afectadas, ha asegurado que está haciendo todo lo posible para volver a la distribución normal, incluido el aumento de la producción en sus plantas de Estados Unidos y el envío de productos desde sus instalaciones en Irlanda.

¿Es posible fabricar leche de fórmula casera?

En algunos foros online del país se han compartido recetas de fórmulas caseras que no son recomendables. Está totalmente contraindicado fabricar leche artificial de forma doméstica, ya que están en riesgo las medidas higiénicas y las necesidades nutricionales de los lactantes. “Aunque las recetas de fórmulas caseras que circulan por Internet pueden parecer saludables o menos costosas, no son seguras y no satisfacen las necesidades nutricionales del bebé. Se han registrado muertes de bebés por el uso de algunas fórmulas caseras”, según ha resaltado la Academia Americana de Pediatría (AAP).

¿Cómo acompañar a una familia que no encuentra fórmula para un bebé lactante?

En el caso de madres que se encuentran realizando una lactancia mixta, en función de cada caso personal y con un acompañamiento adecuado, se puede tratar de aumentar la producción de la madre en la medida de lo posible con técnicas de relactación y de aumento de producción de leche.

Ante el desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos, la Academia Americana de Pediatría (AAP) ha recomendado que en casos extremos se recurra al uso de leche de vaca en bebés mayores de 6 meses, sin llegar a superar los 710 mililitros (24 onzas) por día: “Si tu hijo tiene más de 6 meses y suele tomar leche de fórmula normal (no un producto especial para alergias u otras necesidades especiales de salud), ésta puede ser una opción. En caso de apuro, puedes darle leche de vaca entera durante un breve periodo de tiempo hasta que mejore la escasez. Esto no es lo ideal y no debería convertirse en una rutina. Sin embargo, es una opción mejor que diluir la leche de fórmula o hacer una fórmula casera”. La AAP resalta la importancia de asegurar una ingesta de hierro suficiente para prevenir la anemia: “Asegúrate de incluir en su dieta muchos alimentos sólidos que contengan hierro mientras utilizas leche de vaca entera. También puedes hablar con tu pediatra sobre la posibilidad de dar a tu bebé un suplemento de hierro hasta que vuelvas a encontrar leche de fórmula”, añade la asociación.

 

Referencias:

https://healthychildren.org/English/tips-tools/ask-the-pediatrician/Pages/Are-there-shortages-of-infant-formula-due-to-COVID-19.aspx

https://healthychildren.org/English/ages-stages/baby/formula-feeding/Pages/Is-Homemade-Baby-Formula-Safe.aspx

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.