Cacas del bebé amamantado: Cacone, la paleta de colores.

Cacas del bebé amamantado: Cacone, la paleta de colores.

Las cacas de los bebés son algo que preocupa mucho a las familias cuando nace un bebé: el aspecto, el olor, la textura, la cantidad….

Cuando entramos en el maravilloso mundo de las cacas del lactante nos damos cuenta que hay una enorme paleta de colores posibles que nos hace dudar a cada cambio de tonalidad, por eso, desde LactApp hemos decidido contaros una a una cada una de las posibilidades con nuestro particular “Cacone”, el Pantone de las cacas:

Os parecerá mentira, pero desde la primera semana de nacer, nuestro bebé puede hacer cacas absolutamente variopintas, ¿las vemos?

Primeros días:

Las primeras deposiciones se llaman meconio, son los restos de líquido amniótico que tu bebé ha ingerido mientras estaba en tu útero. El meconio es de color negro y muy pegajoso y es expulsado durante los primeros tres días del bebé. El primer día es habitual que manche dos pañales, dos o tres durante el segundo día y dos o tres más el tercer día de vida.

Cuánto más calostro ingiera, más rápido va a eliminar todo el meconio, lo que evita que los bebés sufran ictericia.

Una vez han eliminado todo el meconio, la siguiente caca es la llamada “de transición”. Esta caca suele aparecer entre el 4-5 día de vida. Se trata de una caca verdosa grisácea, con motas de color mostaza. Estas cacas indican que tu bebé ya ha tomado algo de leche.

En ocasiones, durante el 4º o 5º día de vida del bebé no se mancha ningún pañal. Esto puede ser normal pero hay que verificar que está hidratado y que sigue manchando pañales con orina clara.

Finalmente, después de la caca de transición, entre el 5º y 6º día de vida, aparecen las cacas típicas del lactante amamantado. Son de un color mostaza anaranjado a veces con motitas blancas. Durante el primer mes, el bebé debería hacer más de dos al día, idealmente debería hacer una cada toma. Lo que nos indica que recibe leche en abundancia y por tanto aumenta de peso correctamente.

A partir de la primera semana:

Cuando abrimos el pañal y nos encontramos cacas verdes…¡¡¡Horror!!!

Tranquilas, una caca verde de vez en cuando no es significativa, las cacas típicas de color mostaza pueden oxidarse al cabo de un rato y volverse verdosas, lo que puede crear confusión.

Sólo cuando el bebé haga muchas deposiciones de color verde y muestre malestar, podemos pensar que está ingiriendo demasiada lactosa lo que complica sus digestiones.

Color marrón: un solo suplemento de leche artificial puede modificar la flora bacteriana del bebé y conseguir que cambie la textura, olor, color y cantidad de deposiciones. En ese caso, las cacas dejan de ser un elemento fiable para valorar si el bebé se está alimentando adecuadamente.

Algo que puede suceder también es que el bebé no haga caca.

A partir del primer mes de vida los bebés dejan de hacer varias deposiciones cada día para hacerlas de manera errática, tardando a veces muchos días en hacerlas . Que tarden varios días en presentar deposiciones no significa que sufran estreñimiento, ya que cuando lo haga hará deposiciones líquidas y abundantes.

En cambio si estás haciendo lactancia mixta o dando fórmula  de manera exclusiva sí que es posible que haya estreñimiento, y el pediatra podrá valorar la opción de cambiar de fórmula.

Otro momentazo es cuando empezamos con la alimentación complementaria: las cacas pueden llenarse de grumos, partículas, hilos o trocitos de colores dependiendo de qué alimento ha comido el bebé, por ejemplo: hilos negros – plátano, trocitos naranjas: calabaza o zanahoria, puntitos negros: kiwi, trocitos verdes: brócoli, etc… en el caso de encontrar grumos o hilos de colores rojo o negro sin que os cuadre con los alimentos de días antes, podéis consultar con el pediatra.

 

Consulta con tu pediatra:

Hay algunos colores de las deposiciones de nuestro bebé que nos pueden indicar que algo no va bien, ante ésta señal, sería conveniente consultar con el pediatra para descartar.

Si las cacas, de manera repetida y a lo largo de los días son verdes, con mucosidades y nuestro bebé muestra malestar, como hemos dicho antes, podemos pensar que está ingiriendo demasiada lactosa lo que complica sus digestiones o que puede presentar algún tipo de alergia.

Si aparecen grumos, coágulos o hebras de color rojo, puede que sea sangre, lo que podría indicar alguna alergia a alguna proteína que consume la madre, lesión en la zona anal del bebé o incluso algún efecto secundario tras alguna vacuna.

Si estos grumos, coágulos o hebras son de color negro y nuestro bebé hace lactancia materna exclusiva, podría tratarse de sangre de la madre ingerida por el bebé, esta situación suele darse cuando la madre muestra heridas, falta de tejido en sus pezones o presenta un sangrado dentro de los conductos mamarios, de todas formas es conveniente consultar con el pediatra.

Cacas blanquecinas: es conveniente preguntar al pediatra lo antes posible ya que pueden estar relacionadas con patologías del hígado.

 

Recuerda que en la app tienes un registro de deposiciones donde puedes anotar la cantidad, color, textura etc. por si tienes que llevar algún tipo de control los primeros días.

***También encontrarás un apartado de consultas relacionadas con las deposiciones del bebé amamantado en la sección — MI BEBÉ — PAÑALES SUCIOS

 

 

Share

Un comentario sobre “Cacas del bebé amamantado: Cacone, la paleta de colores.

  1. Mil gracias por la iluminación! Es de gran ayuda este referente! Y qué pasa en caso de que el bebé haga las caquitas del coñor de lo que ha comido? Yo doy LME y recién comencé alimentación complementaria y se nos ha complicado por estreñimiento dejó de hacer unos días y luego tenía ya bolitas duras que se le dificultaba evacuar, he estado dando juguito de mango y papaya y la caquita sale del color de la papaya. La amamanto a demanda pero estoy en crisis porque no sé si mi leche es insuficiente y por eso el estreñimiento 😢

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *