fbpx
BLW o papillas: qué dice la evidencia científica

BLW o papillas: qué dice la evidencia científica

BLW o papillas: ¿existe evidencia científica que respalde los beneficios de un método por encima del otro? Si hace unas semanas escribimos sobre la evidencia científica del BLW en relación a la lactancia materna, ahora nos centramos en revisar la evidencia científica publicada sobre el crecimiento de los lactantes y la ingesta de alimentos de bebés que siguen el BLW respeto a los alimentados de forma tradicional con cuchara. 

BLW o papillas

Uno de los mayores miedos que tienen tanto los sanitarios como las familias sobre el BLW es que los lactantes coman menos cantidad de comida y, por tanto, que la ganancia de peso se estanque o disminuya,  De hecho, un mito muy extendido sobre el BLW es que los bebés dejan de crecer de forma lineal y crecen a trompicones. Otro aspecto que también preocupa es que el bebé no reciba sufientes nutrientes, sobretodo de hierro, y que esto pueda contribuir a que el bebé desarrolle anemia ferropénica. 

Hay estudios publicados desde el año 2011 y casi todos estudian la relación entre el BLW y el crecimiento y la nutrición de los  lactantes, ya sea midiendo el peso, talla y IMC o registrando la alimentación del bebé. 

De los estudios que analizan la alimentación con el método BLW o papillas, los resultados mas destacables en relación al crecimiento de los lactantes son:

  • El peso, la talla y el IMC tanto corregido por la edad (z-score) como no corregido de los lactantes es igual entre los que se alimentan mediante el  método BLW como los que se alimentan por el método tradicional con cuchara a los 12 y 24 meses (1). 
  • El incremento de peso y talla entre los 6 y 12 meses es adecuado tanto en bebés que se alimentan con BLW como los que se alimentan de forma tradicional (2,3). 
  • En el estudio de Dogan et al 2018 observaron que los bebés que se alimentaban de forma tradicional ganaban más peso entre los 6 y 12 meses provocando que el 32.3% de los bebés tuvieran un peso clasificado como sobrepeso o obesidad (3). 

Respeto a la ingesta calórica y de nutrientes destacamos los siguientes resultados: 

  • Los lactantes que siguen el método BLW consumen la misma energía diaria que los que se alimenta de forma tradicional con cuchara tanto a los 6-12 meses como a los 24 meses (1,4,5,6)
  • Los que inician la alimentación con el método BLW consumen diariamente la misma cantidad de macronutrientes (hidratos de carbono, grasa y proteínas) y micronutrientes (vitaminas y minerales, incluido hierro) que los bebés que se alimentan con cuchara a los 6-8 meses y 9-12 meses (6). 
  • Los que siguen el método BLW y los que son alimentados de forma tradicional consumen la misma cantidad diaria de hierro en mg/día a los 12 meses (5,3)
  • Los niveles de hemoglobina y ferritina plasmática son iguales entre bebés que se alimentan con BLW que con el método tradicional a los 12 meses (5,3)

A pesar de que solo llevamos 11 años de estudio y observación sobre el método BLW, los primeros indicios parece que indican que el método es seguro a nivel nutricional y los bebés crecen igual de bien que los alimentados de forma tradicional con cuchara.

Los estudios publicados son muy diversos y con diferentes niveles de evidencia. La mayoria de los estudios publicados son del tipo observacional y, por tanto, con un nivel de evidencia bajo. En este artículo hemos seleccionado los estudios del tipo ensayo clínico que tiene nivel de evidencia alto para que los resultados esten lo menos sesgados posibles. Aún así, es posible que los estudios presenten ciertas limitaciones como la correcta medición de las dietas de los bebés. Por ello es necesario realizar más estudios del tipo ensayo clínico sobre la seguridad nutricional del método BLW para llegar a consensos con niveles de evidencia altos. 

 

Referencias BLW o papillas: 

  1. Taylor RW, Williams SM, Fangupo LJ, Wheeler BJ, Taylor BJ, Daniels L, et al. Effect of a baby-led approach to complementary feeding on infant growth and overweight: A randomized clinical trial. JAMA Pediatr [Internet]. 2017;171(9):838–46.
  2. Jones SW, Lee M, Brown A. Spoonfeeding is associated with increased infant weight but only amongst formula-fed infants. Matern Child Nutr. 2020 Jul 1;16(3):1–8.
  3. Dogan E, Yilmaz G, Caylan N, Turgut M, Gokcay G, Oguz MM. Baby-led complementary feeding: Randomized controlled study. Pediatr Int [Internet]. 2018;60(12):1073–80.
  4. Kumar G. Baby-led weaning did not significantly impact body mass index when compared with traditional spoon-feeding. Arch Dis Child Educ Pract Ed [Internet]. 2018;103(4):222.
  5. Daniels L, Taylor RW, Williams SM, Gibson RS, Fleming EA, Wheeler BJ, et al. Impact of a modified version of baby-led weaning on iron intake and status: A randomised controlled trial. BMJ Open [Internet]. 2018;8(6):1–10.
  6. Pearce J, Langley-Evans SC. Comparison of food and nutrient intake in infants aged 6–12 months, following baby-led or traditional weaning: A cross-sectional study. J Hum Nutr Diet. 2021 Sep 2;jhn.12947.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.