fbpx
¿Por qué mi bebé no se duerme al pecho?

¿Por qué mi bebé no se duerme al pecho?

Cuando el bebé no se duerme al pecho como antes, la situación puede generar inquietud. ¿Por qué un bebé que antes se quedaba durmiendo exhausto y feliz después de la toma ahora llora, se muestra inquieto, parece no querer el pecho y muestra su enfado y frustración? Sabemos que está cansado, que necesita dormir y este comportamiento nos puede provocar dudas y sentirnos desorientadas.

¿Qué está pasando?

En algunas etapas, la exploración y el aprendizaje que han hecho durante todo el día (gatear, ponerse de pie, conocer el entorno, empezar con la alimentación complementaria, andar y descubrir nuevas capacidades) hace que algunos bebés lleguen a la hora del descanso más excitados de lo que pueden y saben gestionar. Simplemente están pasados de rosca. 

Es algo que difícilmente podemos evitar y que forma parte de su aprendizaje y desarrollo. Pero si sabemos lo que está pasando, podemos entender mejor lo que necesita y sentirnos menos desubicadas. 

Además, tiene 8 meses…

Alrededor de los 8 meses entran en una etapa complicada: la llamada angustia por separación. La criatura empieza a entender que tú y ella sois entes diferentes y que mamá puede “desaparecer”. Empiezan a intuir que la vida sigue cuando ellos duermen. A veces se duermen con mamá al lado y luego no está, o se duermen en una habitación y se despiertan en otra. Esto puede provocar una cierta angustia y, por lo tanto, resistencia a dormirse para que todo esto no ocurra.

¿Qué podemos hacer?

¿Recordáis cómo dormían las abuelas antaño a los bebés? Cuando un bebé está en esta situación de excitación, no sabe relajarse sin ayuda. Por eso, el movimiento, el balanceo, el porteo o el paseo en brazos puede ser una solución, ya que les permite relajarse y abandonar la resistencia de la tensión acumulada. Si además les ofrecemos el pecho cuando ya están más tranquilos, la succión y el movimiento conjuntamente activan las sensaciones de relajación y placer, favoreciendo el sueño.

Es muy posible que esta situación sea puntual, pero si se alarga o simplemente deseas darle el pecho tranquilamente estirada o sentada sin tener que mecerlo, puedes ir rebajando el tiempo de balanceo día a día, después sólo quedarte de pie y por último ponerte en la posición que te apetezca. De esta manera, poco a poco irás favoreciendo que asocie el pecho con el momento de relajación para conciliar el sueño.

Fuentes:
  • Moller, Eline L. . Infant crying and the calming response: Parental versus mechanical soothing using swaddling, sound, and movement. PLoS One. 2019; 14(4): 1-16.
  • Dönmez, R. Ö., Temel, A. B.. Effect of soothing techniques on infants’ self-regulation behaviors (sleeping, crying, feeding): A randomized controlled study. Jpn J Nurs Sci. 2019; 16(4): 407-419.

 

Tras escribir este post recibimos el relato de Carolina, una madre a la que le había preocupado este tema. Os compartimos sus palabras, que seguro pueden servir de ayuda a otras familias que se vean en la misma situación.

 

8 meses: ¡El mundo es interesante mamá!

Allá por Navidad, con poco más de seis meses, Magnus empezó a gatear y a ponerse de pie agarrado a cualquier sitio. En ese momento, nuestras noches se volvieron una locura. Pasó de despertarse tres o cuatro veces a hacerlo una media de diez veces por noche. Había noches que incluso llegué a contar 20 despertares. Y no eran despertares de “Mamá, quiero teta y luego me duermo”, no. Se sentaba en la cama o se ponía a gatear sobre nosotros (hacemos colecho) y se reía o lloraba. Cada vez que hacía eso tenía que salir de la cama, y mecerlo para volver a dormirlo.
Después de un mes así, contacté con LactApp. Como siempre, resolvieron mi duda y me dieron consejos para conseguir lo que quería, que se duerma en la teta sin tener que salir de la cama. Como nos explicaron desde LactApp, a esta edad los bebés quieren investigar, seguir activos y descubrir mundo. A ello se une la ansiedad por separación de la madre, lo que les impide dormir tranquilamente porque claro, ¡cualquier cosa es más interesante que dormir tres horas del tirón!

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *