Suplementos de leche para el bebé lactante

Suplementos de leche para el bebé lactante

Los bebés suelen recibir suplementos durante la lactancia, a veces de leche artificial y otras veces de lecha materna. La introducción de un suplemento, tanto por el continente como por el contenido, puede afectar a la alimentación del bebé, así que hay que estudiar bien su necesidad real.

En este artículo hablaremos de qué son los suplementos, sobre cuándo son necesarios y las mejores opciones para administrarlos.

¿Qué son los suplementos?

Se trata de cantidades variables de leche, que se administran al bebé una o varias veces al día después de las tomas de pecho habituales, para favorecer que gane o recupere peso.

¿Los suplementos siempre tienen que ser de leche artificial?

A pesar de que la mayoría de gente entiende que hay que ofrecer leche artificial, en realidad no debe ser así. Las recomendaciones incluidas en el documento de UNICEF “Nutrición del Lactante y del niño pequeño, Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño” son muy claras:

“La gran mayoría de las madres pueden y deberían amamantar a sus hijos, del mismo modo que la gran mayoría de los lactantes pueden y deberían ser amamantados. Solo en circunstancias excepcionales puede considerarse inadecuada para un lactante la leche de su madre. En esas escasas situaciones sanitarias en que los lactantes no pueden, o no deben, ser amamantados, la elección de la mejor alternativa – leche materna extraída de la propia madre del lactante, leche materna de una nodriza sana o de un banco de leche humana, o un sucedáneo de la leche materna ofrecido en una taza, que es un método más seguro que el biberón y la tetina – depende de cada circunstancia.”

Así pues, la primera opción para suplementar es siempre ofrecer al bebé leche materna extraída, si la madre no quiere o no puede sacarse leche, la leche artificial es la tercera opción.

¿Cuándo son necesarios?

A pesar de que muchos bebés que no los necesitan los reciben, hay bebés que sí necesitan recibir estas pequeñas cantidades extra de leche (ya sea materna o artificial). Los casos más habituales son:

  • Bebés prematuros que tienen dificultades de succión o su madre no fabrica, aún, una adecuada producción de leche.
  • Bebés con patologías, que pierden peso o con fallo de medro.
  • Bebés que pierden más del 10% del peso los primeros días de vida.
  • Bebés que, llegados a los 15 días de vida, no han recuperado el peso del nacimiento
  • Bebés que sufren hipoglucemias.
  • Bebés cuyas madres se quedan embarazadas antes de que ellos tengan un año.
  • Otros

En estos casos, es recomendable favorecer la alimentación del bebé para enmendar lo antes posible la situación. Una vez recuperado o normalizada la situación, los suplementos se podrán eliminar. En el caso de los suplementos de leche artificial y según la cantidad que el bebé tome, será necesario relactar.

En el caso de los bebés que toman suplementos de leche materna, una vez han recuperado el peso, los suplementos se pueden eliminar de un plumazo ya que el bebé encontrará la leche que necesite en el pecho.

Y, ¿en qué cantidad?

La cantidad de leche que se ofrece al bebé son normalmente pequeñas cantidades 20 o 30ml (menos de 1 oz) varias veces al día. Va a depender de la situación del bebé y de las necesidades que presente que ésta cifra orientativa sea mayor o menor. Lo que es determinante es que el bebé consiga normalizar su peso.

¿Siempre se tienen que dar en un biberón?

Los suplementos se pueden ofrecer en biberón, pero siempre hay alternativas cuando no se desea usar. Dependiendo de la situación y la edad del bebé se puede encontrar el método más adecuado en cada caso: jeringa-dedo, vaso, cuchara, relactador…

En definitiva, tan importante es planificar el suplemento del bebé como el acompañamiento a la madre para que su producción de leche se mantenga o aumente en el caso de que lo necesite, así como tener muy en cuenta la importancia de informar sobre los métodos de suplementación y hacer un buen seguimiento para la relactación.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *