fbpx
Sobre la donación incontrolada de leche artificial

Sobre la donación incontrolada de leche artificial

Cuando se produce una crisis humanitaria, como la sucedida a causa del terremoto en Turquía y Siria, es habitual que se organicen recogidas solidarias de productos para enviar al lugar afectado, que pueden incluir llamamientos a donar leche artificial. Hoy queremos hablar sobre los riesgos que supone la donación incontrolada de leche artificial en zonas en crisis, para lo que hemos entrevistado a Lorena Cobas, responsable de Emergencias de Unicef España.

Empecemos por el principio: ante una tragedia, como un terremoto o una guerra, ¿es útil organizar recogidas de material?

Agradecemos a quienes se ofrecen a hacer donaciones en especie. La sociedad es muy solidaria y estas ofertas vienen desde el corazón y desde el mero deseo de ayudar, de aportar un grano de arena. Aún así, no podemos aceptarlas. Cuando hacen falta suministros, gestionamos los envíos a través de un almacén central para mayor agilidad y eficiencia. 

¿Por qué lo hacéis así?

Hay cuatro motivos principales: primero porque enviar suministros de cualquier tipo (ropa, mantas, alimentos…) desde otro país puede suponer un coste altísimo y en situaciones de crisis humanitarias tenemos que velar para que cada euro se use en las necesidades más inmediatas de la población afectada. Segundo, porque a veces lo que se dona no es lo que realmente necesita la población, tienen instrucciones de uso en idiomas que la población local no entiende o no es adecuado culturalmente en el país de destino. Tercero, porque es fundamental asegurar la calidad de los suministros, que cumplan con unos estándares mínimos y que la distribución sea homogénea. Y por último, hay material que no es adecuado para el envío, tiene una fecha de caducidad que puede hacerlo inservible o el coste de distribuirlo es muy alto.

¿Cómo gestionáis los envíos de material a las zonas necesitadas?

Tenemos el almacén humanitario más grande y moderno del mundo, desde el que podemos hacer envíos en un plazo de 72 horas en el caso de emergencias. Además, en muchas ocasiones, no todo el comercio local está destruido y se pueden comprar localmente los productos que se necesitan. De esta manera contribuimos a reactivar la economía de la zona y aseguramos que las familias reciban suministros a los que ya están acostumbrados.

¿Cómo hacéis el reparto de leche artificial en el terreno?

La leche artificial se distribuye, como se hace con cualquier suministro, en los casos en los que es necesario en base a una detección previa de necesidades. Se hace un análisis de la situación en el que se identifica qué cantidad de leche artificial es necesaria. Siempre tomando como base que la lactancia materna es la mejor solución para las madres y los bebés, puesto que actúa como la primera vacuna del bebé y constituye una poderosa defensa frente a enfermedades y todas las formas de desnutrición infantil.

Siempre, incluso en crisis humanitarias, promovemos la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses como la mejor opción de alimentación para los niños y niñas, siguiendo las recomendaciones de la OMS. Es un recurso que la madre ya tiene y que no necesita preparación, evitando los riesgos del uso de agua no potable o de no entender las instrucciones de preparación si están en otro idioma, por ejemplo. 

¿Cuáles son los riesgos de la leche artificial en crisis humanitarias?

  • Falta de agua – o en caso de haber agua, puede no ser potable y por lo tanto fuente de enfermedades que podrían ser mortales para el niño o niña
  • Sistema pobre de saneamiento – lo que empeora la calidad del agua, que podría contaminarse con los residuos humanos.
  • Utilización de utensilios de cocina inadecuados, sin una higiene óptima que podrían contaminar la lecha
  • Escasez de combustible (fuel) para la preparación
  • Suministro incierto y poco sostenible de sustitutos de lactancia materna – De poco sirve ofrecer leche artificial en un momento concreto de la crisis, si luego la familia no va a poder continuar la alimentación sustitutiva por falta de acceso a la misma
  • Falta de conocimiento en la preparación y el uso de la alimentación artificial – y las instrucciones muchas veces en otros idiomas
  • Gestión de los residuos: No siempre hay sistemas para gestionar los residuos de estas donaciones correctamente y de manera respetuosa con el medio ambiente.

¿De dónde procede la leche artificial que repartís?

Primero se intenta hacer la compra localmente, si sigue habiendo opciones de calidad adecuada. En el caso de que esto no sea posible, el envío se hace desde nuestros almacenes centrales o se utilizan los recursos de las oficinas cercanas. Por ejemplo, en los recientes terremotos muchos de los suministros médicos que hemos enviado en un primer momento provenían de almacenes en nuestras oficinas de Jordania y Líbano. Y cuando esta opción no es viable, recurrimos a nuestros almacenes centrales. 

¿Tenéis alguna iniciativa en España dónde sí se pueda donar leche artificial?

No distribuimos ningún otro tipo de producto ni ayuda en especie en el país. Además, existe un Código Internacional de marketing para sustitutos de lactancia materna que establece que no se pueden entregar muestras gratis a madres o familias ni hacer donaciones de suministros gratis a los sistemas de salud. Los sistemas de salud obtienen los sustitutos de lactancia a través de los canales normales de distribución, no a través de suministros regalados o gratis. De hecho, Unicef y la OMS lanzaron un informe a principios del año pasado para pedir que se aplique plenamente el Código Internacional y terminar con la promoción indebida de estos productos.

Si quieres leer otros artículos sobre los riesgos de donar leche artificial sin control en zonas en crisis, puedes ver aquí la opinión de una cooperante internacional y algunas declaraciones de entidades reconocidas que han hablado sobre el tema. Como comentábamos aquí, este no es un artículo en contra del reparto de leche artificial en crisis humanitarias cuando es necesario, como en niños que se han quedado huérfanos o cuando las madres tienen una producción insuficiente, casos en los que se debe suministrar sí o sí, si no una reflexión sobre la importancia de hacerlo de forma controlada y a través canales expertos.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.