fbpx
Buscar un nuevo embarazo mientras se amamanta

Buscar un nuevo embarazo mientras se amamanta

Muchas de vosotras nos preguntáis cómo buscar un nuevo embarazo cuando aún se está amamantando. Así que hoy, coincidiendo con el Día Mundial de la Fertilidad, vamos a hablar de este tema. 

Durante la lactancia vivimos una amenorrea, lo que quiere decir que durante cierto tiempo no vamos a tener la menstruación ni a ovular. Al quedarnos embarazadas, la producción de leche baja en picado y el cuerpo intenta evitar la gestación antes del primer año de vida del bebé. El periodo de amenorrea durante la lactancia es muy variable. Algunas mujeres ven su primera menstruación antes de los 3 meses de vida del bebé, aunque estén con lactancia materna exclusiva. Pero para la mayoría los primeros ciclos no llegan hasta que no se iniciea la alimentación complementaria de la xcriatura. Y también hay algunas mujeres para las que la amenorrea se alarga durante bastantes meses, incluso algún año, mientras están amamantando.

Entonces, ¿es posible quedarse embarazada mientras no se tenga la menstruación?

Sí, es posible. Parece que si el bebé está con lactancia materna exclusiva, tiene menos de 6 meses y aún no ha aparecido ningún sangrado, las posibilidades de quedarse embarazadas son muy pequeñas. Pero una vez se incorporan otros alimentos, las posibilidades van creciendo, ya que se puede ovular antes del primer manchado y, por lo tanto, quedarse embarazada sin haber tenido la menstruación antes

Y una vez llega la menstruación, ¿la fertilidad está del todo instaurada?

A veces se necesitan varios ciclos para que la fertilidad se instaure por completo, sobre todo si el bebé tiene menos de 6 meses. Es posible que los primeros ciclos sean un poco irregulares. Una vez se ha regularizado, se considera que la fertilidad ya está establecida. 

¿Qué puedo hacer para que la menstruación regrese?

Esta es una pregunta recurrente cuando se está intrentando buscar un nuevo embarazo mientras se amamanta y la regla todavía no ha vuelto. Una primera opción es no hacer nada, mantener relaciones sexuales y ver si suena la flauta y se consigue un embarazo de nuevo. A veces, esto ocurre sin que tan siquiera tengas un primer sangrado, como hemos explicado anteriormente. 

Si esto no pasa, otra opción es intentar con un destete. No tiene porque ser un destete tota. Si aún no tienes ganas de dejar completamente la lactancia, una posibilidad es hacer un destete parcial nocturno. Es una opción interesante si se busca un embarazo, ya que entre las 12 de la noche y las 5-6 de la mañana se produce un pico de prolactina, lo que reduce la posibilidad de que se vuelva a menstruar. Por tanto, si se eliminan esas tomas nocturnas, y por ende ese pico de prolactina, es más fácil que regrese la menstruación. Habitualmente cuando esto se produce, la menstruación reaparece en 6-8 semanas

¿Y si no funciona?

Si en ese periodo no has visto ningún sangrado, es posible que necesites hacer un destete más ámplio. Cada persona es un mundo y la lactancia afecta de forma diferente a unas mujeres que a otras. Algunas requieren del cese completo de la lactancia para activar de nuevo su ciclo, aunque no es algo demasiado frecuente. 

Tengo que someterme a reproducción asistida y sigo amamantando, ¿tengo que destetar?

En el caso de necesitar someterse a un proceso de reproducción asistida, la lactancia puede quedar en entredicho por según qué profesionales. En realidad, dependerá de si necesitamos o no ciclos naturales.

Si necesitamos realizar una inseminación artificial, necesitaremos que el ciclo empiece de nuevo. Si esto se consigue espaciando las tomas, ya obtendremos las ovulaciones que necesitamos. 

Si el tratamiento es una FIV, muchas veces no es necesario que haya ovulación y el útero se suele preparar con hormonas que se administran de forma intramuscular, vaginal u oral. Con lo que no es necesario tampoco que los ciclos estén bien establecidos. 

No hay estudios que verifiquen que cuando una mujer está amamantando a un bebé de más de 3-4 meses, o que no está en lactancia materna exclusiva, la tasa de éxito de los tratamientos de fertilidad sea diferente que sin lactancia. 

La gran mayoría de tratamientos de fertilidad son totalmente compatibles con la lactancia. El efecto que pueden tener es una bajada en la producción de leche, cosa que pasará de todas formas si se consigue un embarazo. 

Os recomendamos siempre que verifiquéis a través de www.e-lactancia.org la compatibilidad de los medicamentos a tomar con la lactancia. Os dejamos alguna muestra que se referencia allí: 

Leuprorelina: riesgo bajo para la lactancia

Clomifeno: riesgo bajo para la lactancia

HMG: riesgo bajo para la lactancia

HGC: riesgo bajo para la lactancia

Progesterona: riesgo muy bajo para la lactancia

Estrógenos: riesgo bajo para la lactancia

FSH: riesgo bajo para la lactancia

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *