"Nada radical tiene lógica" – Odontobebés

"Nada radical tiene lógica" – Odontobebés

Qué mejor que una odontopediatra con experiencia en amamantar a sus propios hijos para entender lo difícil que es mantener la limpieza bucal de nuestros bebés y, además, que nos dé consejos sobre cómo prevenir la caries en edades tan tempranas. Hoy, las doctoras Yndira González, Ruth Mayné y Camila Palma nos responden a algunas preguntas sobre caries infantil, limpieza bucal, prevención en la infancia, uso de chupetes y otro temas relacionados con la salud bucal infantil.

A pesar de que desgraciadamente la caries está muy presente en nuestra sociedad, todavía se está investigando sobre el tema y cada día tenemos más evidencia, pero aún queda mucho por trabajar. ¿Qué son las cosas que sí sabemos? Que hay que evitar la ingesta de azúcares y lavar los dientes varias veces al día con pasta fluorada. Bueno, eso es compatible con la lactancia a demanda 😉 Y, cuando vayamos al odontopediatra, él/ella valorará la salud bucal del bebé y nos dirá si es necesario añadir alguna medida extra para proteger los dientes. Lo que está claro es que no es necesario destetar para prevenir la caries.

¡Gracias chicas por vuestro tiempo! Y seguiremos visitando vuestra página para conocer más novedades.

 

¿Cómo nació la iniciativa Odontobebés y qué profesionales estáis detrás de este proyecto?

Odontobebés nace de la necesidad de capacitar profesionales que diagnostiquen tempranamente los problemas bucales de bebés y niños pequeños, así como de la necesidad de informar a la población (especialmente a las madres y pediatras) de cómo prevenir las enfermedades orales más frecuentes en la primera infancia. Somos tres odontopediatras amigas (Dras. Yndira González, Ruth Mayné y Camila Palma), con áreas de capacitación diferentes y que creíamos que se complementaban perfectamente en un proyecto educativo-preventivo así. Empezamos en Barcelona hace 4 años y desde allí hemos participado en muchas conferencias, congresos, talleres y cursos de capacitación a dentistas, pediatras, odontopediatras, grupos de apoyo a la lactancia materna y crianza natural, en España y en el extranjero.

¿Cuáles diríais que han sido los últimos descubrimientos en relación a la salud bucal infantil que todo odontopediatra debería saber?

Quizás lo más importante de la última década ha sido el cambio de mentalidad de una odontología curativa a una preventiva. Ahora se entiende mejor el proceso biológico de la caries dental y por ello “empoderamos” a las madres para que analicen y evalúen sus factores de riesgo (y los disminuyan) y a la vez potenciamos los factores de protección. Es decir, hacemos hincapié que nosotros (los odontólogos) no podemos “curar” la caries si no es con la ayuda de los padres en casa.

Existe todavía la creencia de que la lactancia produce caries infantil ¿por qué se continúa pensando esto?

Quizás porque es una realidad clínica que la caries dental también se presenta en niños que son amamantados. Lo que sucede es que no es una relación causa-efecto. La última revisión sistemática sobre lactancia materna y riesgo de caries dental publicada este mes en Acta Pediátrica (63 ensayos analizados), revela que los bebés que reciben lactancia materna hasta el año tienen menor riesgo de caries; sin embargo, pasados los 12 meses, esta relación se invierte. Es decir, actualmente la evidencia indica que los niños mayores de un año que se alimentan de manera complementaria con lactancia materna, especialmente si es de manera frecuente y/o nocturna, sí tienen mayor riesgo de tener caries y por ello la importancia de enseñar pautas de prevención a aquellas madres que decidan amamantar a sus hijos pasado el año de vida.

¿La lactancia nocturna a demanda es compatible con la prevención total de caries?

Es una excelente pregunta y difícil de contestar (especialmente si eres madre y has amamantado, como ha sucedido con nosotras tres). Empecemos por la teoría: la caries ocurre cuando se rompe la homeostasis en la boca y esto ocurre por dos cosas: un acúmulo de bacterias sobre el diente (llamado biofilm o placa dental) y un consumo frecuente de azúcares (inclusive lactosa) que disminuye el pH salival y a su vez potencia la producción de ácidos por parte de esas bacterias. Por ello se recomienda que para evitar la caries, una vez salgan los incisivos superiores y el bebé ya esté comiendo otros alimentos (hacia los 10 meses), se hagan también dos cosas: cepillar los dientes dos veces al día (para remover el biofilm) y disminuir la frecuencia de las tomas al menos cada dos horas para que la saliva pueda (naturalmente) volver a un estado alcalino. Es decir, la lactancia materna a partir de esta etapa ya no se consideraría “a demanda” si la estamos “regulando”…

Por otro lado, está la realidad: madres que trabajan para las cuales las noches es el momento de vínculo y aumento de producción de leche, niños con picos de crecimiento o enfermedades que demandan el pecho con alta frecuencia o simplemente mamás que quieren continuar con la lactancia a demanda o niños más “enganchados” que otros. En estas realidades, hay que aumentar los factores protectores (siendo el más importante el flúor en la pasta dental) para que los factores de riesgo no “ganen la batalla” y se desarrolle la caries. O sea, sí es compatible si trabajamos en equipo con los padres (especialmente la madre).

¿La lactancia nocturna a demanda es compatible con la limpieza bucal del bebé?

Nada radical tiene lógica; es obvio que no se le puede pedir a una mamá que limpie los dientes de su hijo/a cada vez que amamanta de noche, sería totalmente ilógico que lo haga. En la mayoría de bebés será suficiente un cepillado (efectivo y con pasta fluorada) un tiempo antes de que duerman al pecho. Sin embargo, en bebés que tengan signos de caries iniciales (manchas blancas en el esmalte, al lado de la encía) intentaremos proponer medidas protectoras “extra” que sean compatibles con la vida diaria de esa madre/padre y el niño/a.

Sabemos que una manera de prevenir la caries infantil es espaciar el tiempo entre comidas ¿cómo se puede combinar esto con la lactancia a demanda?

Una vez que salgan los dientes superiores (que son los más susceptibles a las caries en los primeros años de vida), una opción sería ofrecer el pecho antes y/o después de las comidas y de media mañana/merienda. Pero nuevamente la lactancia ya no se llamaría “a demanda” sino “complementaria”, no?

¿Qué nos decís del chupete? Sabemos que puede entorpecer la lactancia pero ¿es recomendable en algún caso?

Su uso es controversial en niños amamantados y los hospitales amigos de los niños los desaconsejan. Quizás las dos indicaciones principales serían para niños alimentados con fórmula con el fin de evitar el riesgo de muerte súbita del lactante y en aquellos bebés que se chupen el dedo (el cual es un hábito mucho más difícil de abandonar y con peores secuelas). Hay que recalcar que en todos los casos su uso no debe sobrepasar los 2 años ya que favorece maloclusiones como la mordida abierta y la mordida cruzada.

Dadnos 3 consejos básicos para mantener una buena salud bucal de nuestros bebés.

1. Cepillarles los dientes 2 veces al día con una pasta dental de 1000ppm (partes por millón) de flúor – en cantidad ínfima (“medio granito de arroz crudo” o “raspada sobre el cepillo”) en menores de 3 años. Uno de los cepillados antes de dormir.
2. Limitar al máximo los azúcares en su dieta (incluidas las galletas Maria, yogures infantiles, zumitos industriales o leche chocolatada, bebidas con azúcar añadido, magdalenas, helados, etc.)
3. Regalar a vuestros hijos una visita con el/la odontopediatra en su primer cumpleaños para que el profesional pueda evaluar los factores en la balanza de la caries y dar los consejos individualizados para que tenga una boca sana toda su vida.

Share

5 comentarios sobre “"Nada radical tiene lógica" – Odontobebés

  1. Que interesante articulo!! Nosotros aún continuamos con la lactancia, con 21 meses de cacahuete!! y es de los “enganchados”
    me interesa mucho profundizar en esto. Intentamos la rutina de los dientes, al menos 2 veces al dia, pero no todas las veces me deja que yo termine (por lo de limpiarle bien, digo) y ademas, lo estabamos haciendo sin pasta de dientes, porque yo había leido que no había que usarla
    Ahora os leo que si pero, me queda la duda de ¿qué pasta? me recomendais alguna’?
    Mil gracias!!!

    1. Cualquier pasta que tenga 1000ppm es válida.. no hace falta que vayas a la farmacia ni compres la más cara del súper.. yo p.ej. tengo la de marca eroski menta, muy asequible y que cumple los 1000ppm. mucha de la que ponen esta cantidad, indican que son para mayores de 6 años, pero como la cantidad de pasta es una raspilla, no hace falta guiarse por esa edad. No hace falta que sepa escupir, no hay que mojar el cepillo en agua (se lava la boca en seco) y no hay que enjaguar (ni ellos ni nosotros) para que actúe la pasta.

  2. Encuentro muy interesante el artículo y estoy de acuerdo en que debe haber una profilaxis en lugar de una curación, sólo no estoy de acuerdo en unos aspectos, la lactancia es el alimento principal hasta el año,lo que es COMPLEMENTARIA es la introducción de alimentos, y a partir del año se invierte paulatinamente pasando a ser la lactancia un complemento esencial hasta los dos años y a partir de ahí hasta que madre e hijo quieran o puedan, otra cosa con la que no estoy de acuerdo es con que la leche materna produzca caries,la artificial si,pero la materna es un líquido vivo,lleno de bacterias que combaten el pH ácido de la boca del bebé, más alta en grasa y más baja en azúcares conforme va creciendo el bebé,pues se va adecuando a sus necesidades hasta los 6-7 años.
    Otro apunte interesante es el echo de que se empiecen a usar pastas o enjuagues fluorados cuando sepan escupir y que la rutina de cepillado se establezca desde la aparición del primer diente,así como la visita al dentista,hay bebés que nacen con dientes, los hay que empiezan a dentar muy pronto y los que empiezan a tener sus primeros dientecito al año o más.

  3. “NO EXISTE EVIDENCIA CIENTÍFICA sobre la relación entre lactancia materna y caries y, sin embargo, la lactancia materna tiene demostrados beneficios sobre la salud, incluida la salud bucodental. Por ello:

    Todos los profesionales sanitarios, incluidos los odontólogos, tienen la responsabilidad de PROTEGER Y PROMOVER LA LACTANCIA MATERNA APOYANDO LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS y de ofrecer mensajes correctos y actualizados basados en la evidencia científica.Los esfuerzos deberían ir encaminados a hacer énfasis en la higiene dental desde una fase temprana de la infancia, asesorar a los padres para reducir la frecuencia del consumo de azúcares por el niño, aconsejarles que eviten dar besos en la boca del niño, soplar o probar la comida antes de dársela al bebé, especialmente si tienen caries activas.Debemos transmitir de forma contundente TODOS los beneficios que tiene la lactancia materna en general y especialmente en la salud bucodental.

    Afirmar que la lactancia materna prolongada produce caries, sin una base científica concluyente, desprestigia los beneficios de la lactancia, culpabiliza a las madres que eligen seguir amamantando más allá de los dos años y disuade a otras de continuar haciéndolo, mal asesoradas por los propios profesionales o presionadas por una razón que carece de justificación, dejando así de disfrutar de todos los beneficios que tiene la lactancia prolongada.”

    http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/lactancia-materna-y-caries

Responder a Rebeca Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *