"Mis pechos son la alternativa y lo digo con mucho orgullo"

"Mis pechos son la alternativa y lo digo con mucho orgullo"

LactApp_pareja_de_madres

 

Hoy os compartimos una experiencia diferente, un hecho que socialmente se desconoce, y es el caso de una madre que se indujo la lactancia, es decir, que consiguió lactar a su bebé sin haber dado a luz. En este caso que os presentamos, una pareja de madres consiguieron lactar a su bebé entre las dos, os lo compartimos tal cual, con sus propias palabras, esperamos que pueda servir de inspiración para otras madres que, en su misma situación o en otra parecida, puedan saber que sí se puede lactar aunque no hayas parido o aunque haga mucho o poco tiempo que ya no amamantas a tu bebé.

LactApp-lactancia-vivencias-pareja-de-madres

Júlia comienza el relato…

Hola,

Somos Sara y Júlia. Somos pareja desde hace más de 6 años y hace dos que decidimos que ya había llegado el momento de ser madres. Nuestras familias nos daban su apoyo y, de hecho, ambas somos hijas únicas, así que nuestros respectivos padres, que ya se veían sin nietos, se emocionaron mucho cuando les comunicamos nuestra decisión.

Aquí comienza la aventura de conseguir quedarnos en estado. Primero Sara, y no funcionó ninguna de las veces que intentamos IAD (Inseminación Artificial de Donante). Sufrimos lo que no está escrito, es realmente muy estresante. Sara se desanimó mucho aunque era la que más ganas tenía. Finalmente lo intenté yo.

Y ¡bingo! A la primera lo conseguimos. Ya lo dicen que a la tercera va a la vencida.

Yo no he estado nunca tan maternal como Sara y, de hecho, fue ella la que puso el tema sobre la mesa por primera vez y la que más ganas tenía de sentir y vivir toda la aventura de la gestación. Al cabo de 8 semanas de gestación y sin saber muy bien como, en una cena con amigos salió el tema de la lactancia. Yo no lo tenía muy claro, de hecho, pensaba que poder alimentar al bebé con el biberón nos permitiría a las dos compartir mucho más la crianza de nuestro bebé. Volvimos a casa en silencio y fue cerrar la puerta de casa y comenzar a hablar de lo que queríamos, de qué pensábamos… Estuvimos toda la noche hablando y decidimos informarnos y preguntar, porque lo que sabíamos sobre el tema era muy poco…

Nos leímos toda la información que conseguimos y Sara me convenció de que hacía falta, al menos, intentarlo.

Y nos pensábamos que lo teníamos todo ya decidido cuando a las 12 semanas, alguien (sí, la autora principal de este blog) nos dijo: “¿habéis pensado en que tenéis 4 pechos?

Sí, saber lo sabíamos, pero a la primera no lo captamos. Como mínimo yo, que soy lenta de reflejos.

(Sigue Sara)

Cuando dijo eso de los 4 pechos creo que tardé no más de 30 segundos en comprenderla y ¡me emocioné! ¿De verdad? ¿Yo podía amamantar a nuestro bebé?

¡Era increíble! Yo, que no me había podido quedar embarazada, podía amamantar. Creo que freí a Alba a preguntas, necesitaba saberlo todo. ¿Podía comenzar ya? ¿Qué tenía que hacer ¿Cuándo? ¿Cómo?

Júlia me vio tan emocionada que vio bien claro que ya lo tenía decidido. Así que, ¡vamos allá! ¡Tetas a la obra!

Me han dicho que no hace falta que os explique el proceso en detalle, solo puedo decir que no es fácil. Es agotador y, además, confuso, porque sentí como mi cuerpo se iba modificando a medida que el proceso avanzaba: nada de regla, inflamación de los pechos, cambios de humor, sueño… ¡Parecía que estuviera más embarazada que Júlia!

Realmente, como os digo, no es simple, pero no os puedo describir la emoción de ver la primera gota de leche. ¡No hay palabras! Hicimos una fiesta y todo (literalmente).

Y llegó el momento. Del parto mejor no os cuento nada porque fue nefasto. Fue en una privada y no fue para nada como nos esperábamos.

(Sigue Júlia)

En resumen, yo estaba hecha polvo, y aunque una vez en la habitación me pusieron a la niña encima (¡Sí! tuvimos una niña preciosa, la más bonita, redondita, perfecta… ya callo) yo no tenía fuerzas para nada, solo quería dormir.

Sara se hizo cargo de la niña, me la ponía al pecho, le colocaba los labios… nos iba animando a hacer teta. Sara me la ponía a mamar pero cuando me veía cansada, nerviosa o derrotista se la ponía ella piel con piel con la niña. Todavía no le daba el pecho porque nos recomendaron que los primeros días, si todo iba bien, yo le diera todo el calostro y, luego, cuando ya tuviera leche, hiciéramos el paso de ponérsela a Sara.

Me hicieron una cesárea y estuvimos 4 días en el hospital, el último día ya tenía leche y la niña mamaba muy bien, así que llegó el momento. El momento de Sara.

(Sigue Sara)

Tenía ganas y miedo a la vez… ¿Y si no se agarraba? ¿Y si no quería mi leche?… Necesitaba respuestas y las necesitaba ¡YA!

Así que la coloqué en el pecho. Hasta ese momento solo la había tenido piel con piel y ahora, por fin… No os puedo describir la sensación, solo deciros que la habitación parecía un entierro ¡Sí! ¡Lloraba todo el mundo! Ahora reímos del momento pero parecíamos magdalenas: yo, Júlia, las abuelas, la doctora… ¡Vaya plan!

Desde ese momento, mis pechos son la alternativa, y lo digo con mucho orgullo, que quede claro: la niña tiene sueño y Júlia está KO, Júlia se está duchando y la niña tiene hambre, Júlia no ha terminado de comer y la niña tiene hambre… Mi producción nunca ha sido igual que la de Júlia pero tenemos una niña que, de momento, mama de los 4 pechos sin ningún problema. Ya nos han avisado que quizá a los tres meses ya no quiere continuar mamando de mis pechos, pero ya lo veremos cuando llegue el momento. Por ahora disfrutamos del día a día.

(Texto traducido y adaptado del blog Som la Llet – Ara Criatures de Alba Padró)

 

LactApp incluye un amplio apartado sobre cómo inducir la lactancia o recuperar una lactancia que ya se terminó, que puede ser especialmente útil en caso de adopción, pareja de madres, relactación de un hijo propio, entre otros.


 

DESCARGA GRATIS la app de LactApp:

LactApp incluye una sección completa sobre sentimientos de la madre relacionados con la lactancia desde el embarazo hasta el destete, descárgate la app ahora gratuitamente:

apple-store-logo-pngBotonesdescarga-01

 

Share

2 comentarios sobre “"Mis pechos son la alternativa y lo digo con mucho orgullo"

  1. Hermoso y muy emotivo. Amamantar es la sensacion mas hermosa que experimente (y experimento) en mi vida y eso me deja entender la emocion de Sara, vaya recompensa para tanto coraje! Dios las bendiga a las 3!! Y ojala puedan amamantar a esa bebita por muuuuuchos meses!

  2. Me ha encantado vuestro relato. Enhorabuena por esa peque y por esas lactancias. Soy la autora de La sociedad que vaciaba úteros y una de las historias que cuento es muy similar a la vuestra. Espero que os guste. Hoy 25N la versión digital está al 50% de descuento. Un abrazo y me encantaría saber cómo se va desarrollando vuestra historia. Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *