Gastroenteritis y lactancia

Gastroenteritis y lactancia

Desde LactApp hemos detectado que se está produciendo en España, un brote de gastroenteritis aguda que está afectando a muchas madres lactantes y algunos de sus bebés. No queremos dejar pasar la oportunidad de ofreceros información para quien la pudiera necesitar.

 

¿Qué es la gastroenteritis?

 

La gastroenteritis es una enfermedad infecciosa bastante común,  caracterizada por la inflamación del tracto gastrointestinal. Los síntomas principales son diarrea, vómito, dolor abdominal, calambres y a veces la aparición de fiebre.

 

La gastroenteritis puede ser causada por varios virus diferentes, como el rotavirus y el norovirus. Es una enfermedad altamente infecciosa y se contagia con mucha facilidad por contacto fecal-oral:

 

  • Por el contacto de persona a persona, por ejemplo, darle la mano a alguien que ha estado enfermo y tiene el virus en sus manos.
  • Tocando objetos contaminados.

 

Por lo que cuando se produce un brote de gastroenteritis, la higiene es clave, ya que en las primeras 48 horas de aparición de los síntomas es cuando las personas transmiten la enfermedad a otras con más facilidad.  Así que después de ir al baño o atender a alguien con gastroenteritis, es importante que todos los miembros de la família que puedan haber estado en contacto con las heces o los vómitos y por supuesto la misma persona enferma se lave las manos con agua caliente y jabón, y a poder ser se sequen las manos y la cara con papel, evitando el uso de toallas.

 

Estoy lactando y tengo gastroenteritis

 

Las madres lactantes se pueden ver afectadas por la gastroenteritis y no existe un tratamiento específico así que las pautas a seguir para una madre lactante afectada son:

 

  • Descanso.
  • Hidratación.
  • Higiene antes de tocar o amamantar al bebé.

 

La madre infectada puede seguir amamantando a su hijo, ya que a través de la leche no se contagia el virus de la gastroenteritis. Así que lo principal es disponer de ayuda para que alguien cuide al bebé y se encargue de llevarlo con la madre cuando éste tenga hambre.

 

Si tienes muchos vómitos o diarrea es importante mantenerse hidratada, la recomendación es tomar un solo sorbo de agua cada 15 minutos, para que de esta manera se retenga el agua. Si después de unas horas vemos que retenemos el agua, podemos realizar un sorbo cada 5 minutos.

 

Creo que mi bebé tiene gastroenteritis

 

Cuando un bebé que está siendo amamantado de manera exclusiva tiene gastroenteritis sin duda debe seguir con la lactancia materna. En bebés amamantados este es un proceso que raras veces es grave. Ya que los  factores inmunes presentes en la leche materna no solo previenen la gastroenteritis, sino que también ayudan a curarla, la leche materna está compuesta por una serie de factores que ayudan a recobrar el intestino.

 

Los bebés pueden deshidratarse con mucha facilidad, especialmente cuando tienen menos de seis meses de edad. Los signos de deshidratación son:

 

  • Somnolencia muy potente.
  • Falta de orina en los pañales.
  • Ojos y fontanela hundidos.
  • Boca y labios secos.

 

En caso de de tener un bebé menor de 6 meses afectado por gastroenteritis es muy importante consultar inmediatamente al pediatra. Si el bebé debe quedarse ingresado en el hospital por deshidratación puede seguir con la lactancia materna.

 

Mi hijo ya toma alimentos y se niega a comer, solo quiere pecho ¿es un problema?

 

Es muy  habitual que cuando un bebé se siente mal, deje por completo los alimentos sólidos y solo quiere mamar.  La leche materna lo mantendrá nutrido e hidratado hasta que se recupere. Además la leche no solo es alimento y la proximidad con su madre le ayudará a sentirse mejor y más tranquilo.

 

Cuando el bebé ya consume alimentos, a parte de la leche materna, se le puede ofrecer después del pecho una  solución de rehidratación oral, es posible que no la quiera pero no está de más ofrecerla.

 

¿Tengo que darle o tengo que comer  una comida especial después de la gastroenteritis?

 

Y respecto la alimentación, si quiere comer sólidos, se evitarán las dietas astringentes  y se le dejará comer lo que le apetezca. Hace años que las dietas astringentes están desaconsejadas ya que aportan pocas calorías, proteínas y grasas a los niños ( y adultos) haciendo que el estado de debilidad general se mantenga y alargue más de lo deseado.

 

¿Mi leche tiene menos nutrientes?

 

La leche materna sigue siendo el mejor alimento que puedes ofrecer al bebé, aún y estando enferma y no pierde nutrientes, ni deja de alimentar al bebé.

 

!¿Me voy a quedar sin leche!?

 

Algunas madres describen que  el bebé está más nervioso después de que ellas hayan sufrido una gastroenteritis, que sienten los pechos blandos o simplemente que tiene la sensación que se han quedado sin leche.  

En el caso de un proceso leve, la producción de leche no suele verse afectada y el bebé seguirá mamando con normalidad.

 

En el caso de que el proceso haya sido severo o la madre se haya  deshidratado, la producción de leche puede que se haya visto parcialmente afectada. De ser el caso, debemos saber que se trata de una situación temporal y que podemos recuperar completamente la producción de leche anterior al proceso de gastroenteritis. Algunas ideas son:

 

  • Aumentar el número de tomas tan pronto la madre se sienta con fuerzas.
  • Extraer leche mediante el uso del sacaleches un rato cada hora.
  • Mantenerse hidratado.
  • Comer alimentos ricos en calorías (grasas y proteínas) evitando las dietas astringentes.

 

Con estas medidas la producción de leche debería recuperarse en pocos días.

 

Referencias
https://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5216a1.htm
https://ibconline.ca/gastroenteritis/
https://www.lllc.ca/thursdays-tip-gastroenteritis-keep-breastfeeding-it-protects-your-baby
https://jvi.asm.org/content/90/9/4843
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *