Aprender en el útero

Aprender en el útero

Las mujeres, las orcas y las hembras de primate, son las únicas entre todas las mamíferas que debemos aprender a dar el pecho. Y es que amamantar no es algo que nos salga de manera espontánea, es natural pero no instintiva y se modula también según nuestra cultura y sociedad.

 

¿Pero y para los bebés?, ¿la lactancia también es un aprendizaje?

Los bebés mientras están en el útero aprender a mamar, y es que biológicamente la lactancia es clave para la supervivencia de nuestros pequeños. Ellos nacen esperando un teta y en palabras de Lavinia Belli, monitora de  “La Liga de la Leche” en Noruega: “Puede que la lactancia no sea la mejor opción para todas las madres, pero es la mejor opción para todos los bebés”

 

¿Y cuándo empiezan a aprender?

Pues muy pronto, y es que las estructuras orales son las primeras que se forman en el embrión y son las primeras que son reconocibles a nivel estructural. De esta manera el bebé dentro del útero:

  • Empiezan a deglutir líquido amniótico entre las 12 /14 semanas de gestación
  • El reflejo de succión aparece entre las 15 / 18 semanas
  • Y el reflejo de búsqueda, que es el último sobre las 32 semanas de gestación

 

¿Y para que succionan y tragan el líquido amniótico?

Los dos reflejos son claves antes de nacer ya que regulan el líquido amniótico. El bebé justo antes de nacer traga cada día ¼ parte del líquido amniótico.

 

¿Y si mi bebé es prematuro?

Cuando un bebé nace tiene que coordinar los tres reflejos: búsqueda, succión y deglución. Si nace antes de tiempo es inmaduro y puede mostrar alguna laguna en esta trabajo de coordinación de los reflejos. Sobre la semana 32, en el caso de nacimiento prematuro, algunas ya saben succionar* pero normalmente no es hasta llegados a las 34 /35 semanas ya puede gestionar todos  ellos.

 

¿Y qué tengo que hacer cuándo nazca?

Pues el bebé debe ser puesto en contacto con el cuerpo de su madre, justo después de nacer. Las rutinas pueden esperar o se pueden realizar encima de mamá.

Es cuando el bebé acaba de nacer todo sus instintos le llevan a buscar el pecho y empezar a mamar. La noradrenalina invade su cerebro y empuja a buscar el pecho. Este comportamiento asegura que el bebé encontrará el pecho por sí mismo y empezará a mamar, completando así su nacimiento al iniciar la lactancia materna y asegurando que pone en funcionamiento todo lo que ha aprendido y practicado durante meses en el útero.

 

*Algunos bebés prematuros pueden buscar el pecho y mamar mucho antes de las 32 semanas de gestación.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *