"La lactancia materna en realidad es protectora de la caries" – Amparo Pérez

"La lactancia materna en realidad es protectora de la caries" – Amparo Pérez

Comenzamos a poner cara a algunas de los profesionales sanitarios que nos habéis recomendado desde nuestras redes sociales.

 

Hoy os presentamos a Amparo Pérez que es odontopediatra exclusiva desde hace 30 años. Atiende a bebés y embarazadas en clínicas de la región de Murcia y Alicante. Además, coordina un Máster de odontología integrada infantil en la Universidad de Murcia y es profesora colaboradora COII en el Hospital Morales Meseguer de Murcia.

Nos alegramos mucho de que hayan etiquetado a Amparo porque de su entrevista nos quedamos con su gran labor que está 100% enfocada a la prevención, sin juicios en relación a la lactancia, trabajando de lleno sobre la base del problema: los hábitos.

 

La salud bucal de los bebés y niños en relación a la lactancia es un tema muy controvertido, ¿la lactancia provoca caries?

No. La lactancia materna por sí sola no es cariogénica. La caries es una enfermedad multifactorial azúcar dependiente. La lactancia materna en realidad es protectora de la caries por el contenido de la leche materna, como por ejemplo la arginina y la urea que favorecen el aumento del ph de la boca y, consecuentemente,  disminuye la desmineralización. O la caseína que favorece la remineralización. Los estudios que relacionan lactancia materna y caries se refieren a la lactancia prolongada a más de 18 meses o a más de 24 meses. Mi pregunta es: ¿Hay higiene desde que el bebé tiene el primer diente en boca con pasta dental con 1000 ppm de flúor? ¿Estos bebés están exclusivamente con lactancia materna o también con complementaria? Seguramente la respuesta a estas dos preguntas es un NO. Estoy convencida de que los bebés pueden tomar el pecho hasta cuando la madre y él lo deseen. Lo más importante es cambiar hábitos como, por ejemplo: la embarazada controlar el consumo de azúcar en su dieta y evitar azúcares en los dos primeros años de vida del bebé. La visita al dentista cuando sale el primer diente para  un control odontopediátrico y las pautas correctas de higiene oral del bebé. El resultado será caries cero.

 

¿La lactancia es beneficiosa para el desarrollo de la boca del bebé?

Totalmente. El bebé es todo instinto y para su sobrevivencia tiene el instinto oral de la lactancia (succión). Esta función promueve estímulos musculares que van a ocasionar un perfecto desarrollo de los maxilares. Cuando el bebé coge el pezón por primera vez, él  aprende a respirar por la nariz, a masticar y deglutir de una manera correcta. Al succionar la mandíbula, avanza y la boca está cerrada en el pezón. Los niños cuando respiran por la nariz, el paladar crece de abajo para los lados, dejando la arcada superior bien ancha para recibir los dientes. Con la arcada superior ancha, la inferior puede movimentarse con facilidad cuando mastican y permitir que la mandíbula crezca. Normalmente, estos bebés no tienen uso de hábitos no nutritivos como el chupete o el dedo, que pueden ocasionar problemas de maloclusiones en el futuro.

 

¿La lactancia puede ser contraproducente a partir de cierta edad?

En ninguna. No existe hora para el destete. Esta decisión debe ser de la madre con su bebé y en algunos casos con el pediatra, según cada niño. Los niños que siguen con el  pecho después de 1 año de edad, junto con los nutrientes de los alimentos complementarios, reciben en la leche materna más calorías, más vitaminas y enferman menos. Me preocupan aquellos bebés que toman leche materna y la complementaria pastosa. Hay niños que llegan a la edad escolar sin comer alimentos sólidos. Es importante cortar los alimentos en trocitos (no duros) según la edad del bebé, aunque no tengan dientes. Después de los seis meses ya se puede empezar y ayuda a masajear la encía y fortalecer la musculatura orofacial y de los maxilares.

Ante un caso de caries severa, ¿se recomienda retirar la lactancia?

Yo nunca recomiendo retirar la lactancia materna. ¿Quién soy yo para decidir por la madre y por su bebé? Lo que sí es mi deber es explicar que la frecuencia del azúcar es un factor de riesgo de caries. Sabemos que la lactosa no es tan cariogénica como la sacarosa y que incluso hay estudios que dicen que la lactosa no es cariogénica en el esmalte y sí en la dentina, pero volvemos a lo de antes. Este niño no está solo con lactancia materna, él tiene azúcares de otros alimentos, que se suman al pecho toda la noche y seguramente sin higiene. Mi orientación es que este niño debe ser tratado de todas las lesiones de caries urgentemente. Que la madre intente quitar o disminuir las tomas de la noche ya que una higiene durante la noche es más complicado y difícil. Otra cosa importante con todos los niños es el control en clínica, y mucho más el que ya tiene caries a tan corta edad. Es un niño de alto riesgo. Para las madres que no consiguen quitar las tomas nocturnas, yo recomiendo que lleve a la mesita de noche una gasa y pasta dental. Si por casualidad, se despierta cuando está dando el pecho, al terminar, coge la gasa con un poquito de pasta y pase en  los dientes del bebé.  No pasa nada que se quede algo pegado al diente. En los casos en que no se limpia nada por la noche, hacerlo por la mañana nada más dar la toma dejando algo de pasta en los dientes. Lo que va a tragar será muy poco ya que la cantidad es mínima (raspa) de pasta dental.

 

¿Qué nos puedes decir del chupete o el biberón y la salud bucal? ¿Hay una edad a partir de la cual debemos evitarlos?

Son hábitos no nutricionales y que tienen un efecto negativo. La OMS no recomienda el uso del chupete pero en caso de que decidan ponérselo es importante controlar la frecuencia, es decir, un uso racional del chupete. Que sea apenas para dormir o cuando el bebé está estresado. Debemos buscar un chupete que sea de silicona ya que el látex proporciona más acúmulo de bacterias. La deformidad va ser más grande o menos grande en función  de la frecuencia (cuántas veces el bebé chupa por día), de la intensidad (fuerza que hace al succionar) y de la duración (cuántos meses o años utiliza el chupete) del uso del chupete. La remoción del chupete debe ser lo antes posible pero de forma gradual para no afectar la parte emocional del bebé. Empezando a quitar cuando ya está dormido y evitando ofrecer sin necesidad. Evitar los colgadores de chupete en la ropa del bebé.

El biberón también no es recomendado por la OMS para incentivar la lactancia materna. El biberón también ocasiona maloclusiones. El esfuerzo que el bebé hace al succionar el pezón durante la lactancia materna es muy positivo pues ejercita todos los músculos de la cara y ayuda a un buen desarrollo de los maxilares. Con el biberón no hay tanto esfuerzo y menos aún si las madres aumentan el agujero de la tetina.

Otro problema está en los bebés que duermen con el biberón en la boca y no hay una higiene adecuada. Muchos cereales tienen un alto contenido de azúcar y también es un riesgo para la caries de la infancia temprana.

 

Otro tema interesante es el frenillo lingual: cómo puede afectar el frenillo al desarrollo de la boca del niño? Pros y contras de cortarlo.

Esto es muy importante. Investigadores de todo el mundo han comprobado la importancia del diagnóstico e intervención precoz de esta alteración. Si los movimientos de la lengua están limitados pueden comprometer las funciones como succionar, deglutir, masticar y hablar. Lo ideal es que todos los bebés pasen por una evaluación en la maternidad. Ojalá un día esto sea obligatorio y que las matronas o personal de enfermería pediátrica puedan diagnosticar y los bebés tratados con éxito. Muchos bebés tienen dificultad en la lactancia con posible pérdida de peso y terminan por el destete precoz. Muchas madres presentan mastitis por la dificultad de estos bebés en vaciar de forma adecuada el pecho. Es cierto que no podemos salir cortando todos los frenillos. Hay que seguir un protocolo. Y así lo hacemos. En el máster donde soy una de las coordinadoras, utilizamos un protocolo muy sencillo de valorar, utilizado en Brasil, donde el test de la lengua es ley. Aquellos bebés que tienen dificultad para lactar y puntúan, son los que hacemos la frenectomía lingual. Hay algunos casos que puntúan pero el bebé está bien y la madre también. No es un problema, entonces no hacemos nada, solo control.

La frenectomía proporciona un alivio inmediato del dolor y aumento de peso del lactante en los días posteriores a la intervención, ya que la lengua recupera la movilidad normal y con ella, la funcionalidad. Si no lo cortamos tenemos el riesgo de abandono precoz de la lactancia materna.

 

Una vez cortado el frenillo lingual del bebé, ¿se debe seguir alguna indicación?

Sí. Cuando terminamos de hacer el procedimiento hacemos una presión con una gasa en el punto de sangrado y devolvemos el bebé a la madre para que ella inmediatamente se lo coloque al pecho. Los resultados muchas veces no son inmediatos, tardan unas semanas. Normalmente los efectos adversos aparecen en ocasiones excepcionales. También orientamos para que realicen masajes con el dedo índice bajo la lengua durante unos tres segundos tras cada toma durante unos días para evitar la recurrencia del frenillo.

 

Como padres, ¿cómo podemos identificar cuándo el profesional odontólogo que nos atiende es pro lactancia?

Esta es una pregunta un poco difícil de contestar por cuestión de ética. Lo que puedo decir es que a mí me llegan muchas veces madres con bebés con caries de la infancia temprana, que fueron a otros compañeros (normalmente no odontopediatras) y vienen llorando, con un sentimiento de culpa enorme, pues le dijeron que la causa de que su hijo tiene muchas caries es porque ella sigue dando el pecho. Ellas pensaban que estaban haciendo lo mejor para sus hijos. Los odontólogos pro lactancia seguramente sabrán actuar basados en la evidencia científica, tratando la enfermedad y controlando todos los factores de riesgo sin culpar exclusivamente a la lactancia materna.

 

Son muchos años enseñando tanto a profesionales odontólogos como a madres y padres, ¿qué es lo más importante que les transmites?

Siempre digo a mis alumnos, la primera consulta es la más importante. No debemos apenas mirar los dientes de los niños y tratarlos. Esto es muy fácil y hemos sido capacitados para esto.

Si elegimos este camino, seguiremos siendo unos maravillosos “tapadores de agujeros”. Para mí, lo más triste es tratar la boca de un niño lleno de caries y que en un par de meses, en la cita de control, encuentre nuevas caries. Me desanima cuando esto me pasa. Me siento una fracasada. Tenemos que cambiar la “vida” oral del niño. Este trabajo no es nada fácil, pues tenemos que cambiar hábitos, entrar en la casa del niño. Mi objetivo es que los niños que no tienen caries sigan sin caries y los niños con caries cuando termine el tratamiento, no vuelvan a tener caries en su vida. Y soy muy cabezota. Insisto y persisto. 100% prevención. Y para tener éxito soy muy clara con los padres. Les digo que si apenas yo voy a trabajar en la boca de su hijo, no merece la pena gastar el dinero, ni el tiempo. Mi primera consulta es la que le dedico más tiempo.

 

¿Quieres contactar con Amparo Pérez?

Facebook: @odontopediatraamparoperez Odontopediatra Online
Twitter: Amparo Perez  @Aodontopediatra
Email: perez_amparo@hotmail.com


DESCARGA GRATIS LactApp

 

Share

Un comentario sobre “"La lactancia materna en realidad es protectora de la caries" – Amparo Pérez

  1. la lm prolongada ( de más de 2 o 3 años) puede causar daño del musculo maxilar? o tiene algun otro efecto dañino en la dentadura o en los musculos maxilares?, existen algunos estudios o evidencia sobre estos casos?

Responder a Johanna Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *