fbpx
Cómo acompañar la lactancia mixta

Cómo acompañar la lactancia mixta

La lactancia mixta es aquella en la que el lactante no solamente está alimentado con leche materna, sino que además es suplementado o hace tomas enteras de leche de fórmula. Los motivos para realizar una lactancia mixta pueden ser diversos: decisión materna de realizarla, presentar una hipogalactia verdadera, dificultad en retirar suplementación, entre otros.

La lactancia mixta está relacionada con una duración más corta de la lactancia materna (1). Por un lado, existe la posibilidad de que el bebé rechace el pecho y que, al limitar las tomas al pecho, disminuya la producción de leche materna. Por otra parte, puede suponer un mayor cansancio mantener estos dos tipos de alimentación ya que, a veces, es más complicado de gestionar que ofrecer únicamente leche materna o leche de fórmula. 

Hay dos elementos a tener en cuenta en la lactancia mixta, y siempre que se administre leche que no sea lactancia materna directa:

– Confusión en la succión del lactante. Existe controversia en lo que se refiere a la confusión tetina-pezón. Los estudios sobre este aspecto no son concluyentes (2). Aún así, nos llegan muchas experiencias de madres con dificultades en la lactancia una vez han usado tetinas o chupetes con sus bebés. Aunque en el mercado existen tetinas que se comercializan anunciando su parecido con el pecho de la madre (3,4), ninguna marca aporta estudios de calidad para poder comprobarlo.

El agarre que realiza el lactante al pecho y a la tetina es completamente diferente (5). Cuando un bebé mama, debe colocar la lengua acanalada situando la parte anterior de la lengua sobre la cresta alveolar inferior. De esta manera, puede realizar una presión positiva con la lengua y el maxilar inferior, que le permita extraer la leche de manera eficaz y sin causar daño en el complejo areola-pezón. Una vez haya empezado con el ciclo de succión, realizará movimientos peristálticos con la lengua para conseguir deglutir la leche. En el caso de los bebés que toman el biberón, estos movimiento linguales varían y suelen anteponer la lengua en vez de situarse en el suelo de la boca. Repliegan la lengua en la parte posterior de la cavidad oral, para de esta manera poder detener el flujo de leche. A pesar de que la confusión tetina pezón está en entredicho y existe poca evidencia al respecto (2,6), lo que observamos a nivel empírico es que una mayoría de los lactantes a los que se les ofrece biberón sufre un rechazo posterior cuando se le coloca al pecho. Es debido a su incapacidad para saber gestionar y cambiar dichos movimientos de succión y deglución. De la misma manera, algunos lactantes también tienen dificultades en usar tetinas.

El flujo y la cantidad de leche. Durante la toma, el lactante obtiene en cada succión pequeñas cantidades de leche, necesitando un tiempo para conseguir el volumen de leche requerida para saciarse. Con el biberón, la leche suele fluir muy rápidamente y en pocos minutos pueden ingerir mucha cantidad. Esto podría generar frustración en los lactantes cuando se intenta que vuelvan a mamar después de haber tomado uno o varios biberones, ya que el proceso es más lento. 

Recomendaciones para mantener una lactancia mixta

Una vez sabemos las causas principales de dificultades, vamos a ver qué recomendaciones podemos ofrecer a una mujer que quiera o necesite realizar una lactancia mixta: 

  1. Mantener el bebé cerca

Es aconsejable que se mantenga cerca del bebé cuando se administre la leche de fórmula. Buscar la manera para que la toma se parezcan lo más posible a una toma de lactancia directa. Mantener el contacto visual y físico con el lactante durante la toma así como cambiarlo de lado para facilitar el desarrollo de la lateralidad.

  1. Ofrecer el pecho en primer lugar

Siempre que sea posible, ofrecer antes el pecho materno y dejar la leche artificial para el final, y solo cuando sea necesario.

  1. Escoger el método de suplementación más adecuado

Siempre es aconsejable buscar el método de suplementación menos invasivo posible, que permita al lactante regular la cantidad de leche artificial que quiere tomar. Es responsabilidad de los adultos darle la leche despacio, para que tenga tiempo de notar las señales de saciedad que va a recibir cuando se haya llenado. Se deben explicar a la familia los signos de saciedad, de forma que sean capaces de observarlos. A ser posible, el método que elijamos debe ayudar a evitar la confusión en la succión que mencionábamos antes. Si se elige usar biberón, se recomienda utilizar la técnica conocida como método Kassing.

  1. Valorar bien la necesidad de ofrecer leche artificial

Para que la madre pueda valorar los motivos de escoger una lactancia mixta es fundamental que se haga un buen acompañamiento a la lactancia. Si el lactante va aumentando de peso dentro de la normalidad y no hay problemas de producción, puede ser contraproducente ir aumentando la cantidad de leche de fórmula que se le ofrece. Algo que debe conocer es, si es posible, la opción de relactar. 

  1. Volver al pecho: 

Al terminar la suplementación, se recomienda volver al pecho, para que el lactante relacione las sensaciones placenteras de saciedad y de bienestar con éste. Además, mediante la succión se ayuda al lactante a relajarse y conciliar el sueño con más facilidad y les aporta la succión necesaria. También es un buen estímulo para mantener la producción de leche. La atención a la lactancia puede ser, a veces, difícil. Sea porque la situación materna es complicada o porque la elección de la madre no ayuda a mantenerla, es fundamental escucharla y acompañarla en el proceso. Dar recomendaciones sencillas, cambiar aquellas que no quiera o pueda asumir y mostrarse disponible es lo que más puede ayudar.

Referencias

  1. Howard CR, Howard FM, Lanphear B, Eberly S, DeBlieck EA, Oakes D, et al. Randomized clinical trial of pacifier use and bottle-feeding or cupfeeding and their effect on breastfeeding. Pediatrics [Internet]. 2003;111(3):511–8.
  2. Zimmerman E, Thompson K. Clarifying nipple confusion. J Perinatol [Internet]. 2015;35(11):895–9.
  3. Geddes D, Kok C, Nancarrow K, Hepworth A, Simmer K. Preterm infant feeding: A mechanistic comparison between a vacuum triggered novel teat and breastfeeding. Nutrients [Internet]. 2018;10(3):1–15.
  4. Perrella SL, Nancarrow K, Trevenen M, Murray K, Geddes DT, Simmer KN. Effect of vacuum–release teat versus standard teat use on feeding milestones and breastfeeding outcomes in very preterm infants: A randomized controlled trial. PLoS One [Internet]. 2019;14(3):1–14.
  5. Moral A, Bolibar I, Seguranyes G, Ustrell JM, Sebastiá G, Martínez-Barba C, et al. Mechanics of sucking: Comparison between bottle feeding and breastfeeding. BMC Pediatr [Internet]. 2010;10:2–9.
  6. Batista CLC, Ribeiro VS, Nascimento M do DSB, Rodrigues VP. Association between pacifier use and bottle-feeding and unfavorable behaviors during breastfeeding. J Pediatr (Rio J). 2018;94(6):596–601.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.