Me da rabia que mi pareja duerma y yo no

Me da rabia que mi pareja duerma y yo no

Una de las cosas que más se dice a una embarazada es: “¿Te puedo dar un consejo? duerme, duerme mucho que después no dormiréis nada”. Con este plural, “dormiréis”, y sí, con un bebé o un/a niño/a pequeño/a las noches pasan a tener un color muy diferente al que tenían hasta la fecha.

 

Si tenemos pareja, estas noches nos las imaginamos de una manera, a menudo compartidas, acompañadas, dando el pecho y quizás hablando. Y al inicio posiblemente sean así, porque ninguno de los dos sabéis muy bien cómo funciona, todo es nuevo, y todo es desconocido, no sabemos como va esto de la lactancia materna a demanda, y la compañía se agradece, pero pasadas unas semanas, cuando el cansancio ya va notándose más, puede ser que la que se despierta sea la mamá, porque lo que el bebé necesita es mamá y lo que quiere es teta, teta y más teta. Y mientras la madre da el pecho la pareja duerme.

 

Y, ¿qué pasa cuando nosotras estamos despiertas cada hora, cada dos horas o cada tres horas y nuestra pareja duerme? o ¿qué pasa cuando nuestra pareja por la mañana nos pregunta “esta noche bien, no?” y nosotras nos hemos despertado cada media hora porque estaba inquieto/a y solo quería teta? A menudo, la emoción que se despierta es rabia, rabia por no estar en igualdad, por sentir que solo tiramos del carro nosotras, por sentir que solo “pringamos” nosotras o por llevar meses sin poder dormir más de tres horas seguidas.

 

Esta rabia a menudo es difícil de gestionar, de encajar, y puede crear distancias o rencillas entre la pareja. Pero… ¿sabemos qué es la rabia?, ¿sabemos qué la genera? A menudo la sabemos identificar, sabemos sentirla, pero es habitual que no sepamos cómo gestionarla e incluso no sabemos ubicar de dónde nos viene, sabemos que tenemos rabia pero no sabemos qué la ha generado.

 

Pues bien, la rabia se genera cuando vivimos situaciones que sentimos injustas. Eso a menudo nos hace responder de forma brusca, recibiendo comentarios del tipo “estás un poco susceptible, no?” o “bueno mujer, tener un hijo es lo que tiene” o “deja la teta y dale biberón, así os podéis turnar las noches”,  pero nada de eso ayuda porque eso no es lo que necesita la rabia para ser gestionada, el antídoto de la rabia es que sea expresada.

 

Pero qué difícil es expresar la rabia sin explotar, ¿verdad?

Veamos algunas cosas que podemos hacer para expresar la rabia y que cuando ésta nos invada, podamos ubicarla, sentirla y expresarla:

 

  • Comunicar: hablar es una gran herramienta. Pero, ¿con quién?

Podemos hablar con nuestra pareja y explicarle lo que sentimos. Sin el reproche, es decir, expresar qué sientes, cómo te sientes, y buscando entre los dos qué podría hacer él para que tu sientas que se equilibra la balanza.

    • Compartir con otras madres: asistir a grupos de crianza o lactancia puede ayudar a encontrar este espacio de comprensión, de puesta en común.  
    • Ejercicio físico: si eres una persona activa quizás te sienta bien poder salir y hacer deporte, si lo que te cuesta es separarte de tu bebé, puedes encontrar grupos de madres e hijos para salir a pasear o hacer ejercicio físico.
    • Un momento para ti: si tienes la opción puedes pedir ayuda a tu entorno para poder tener un momento para ti. Para ducharte tranquilamente, para sentarte a leer, para acostarte a descansar, o para hacer cualquier cosa que te apetezca.  

 

  • Saber delegar: poder delegar esas rutinas del día a día del bebé que no tengan que ver con el momento teta.

 

 

El cansancio acumulado es muy duro y a menudo puede hacernos sacar nuestra peor parte, pero si nos centramos en el ahora, podemos llegar a valorar esos momentos entre los dos, esos momentos son vuestros, con el silencio de la noche, con la paz de la oscuridad, donde no hay interrupciones y donde solo estáis tú y tu bebé.

 

Habrá días en los que el cansancio se apodere de nosotras, obviamente, pero también, si lo vemos en perspectiva, tiene fecha de caducidad, vuestras noches se acabarán y tu bebé crecerá.


 

Mariona Busto

Psicóloga en LactApp

Su web

Share

Un comentario sobre “Me da rabia que mi pareja duerma y yo no

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *