5 cosas que nadie te cuenta sobre el destete – Bebés de 1 a 3 años

5 cosas que nadie te cuenta sobre el destete – Bebés de 1 a 3 años

La lactancia es a demanda. 

Siempre.

¿O no?

Hoy vamos a hablar del destete, pero no de cuando hemos iniciado ya el proceso, sino de cuando prevemos o empezamos a planificarlo.

Habitualmente las preocupaciones por la lactancia las primeras semanas y meses suelen alojarse en nuestra falta de experiencia y referentes. Todo es nuevo y muy intenso, nos sentimos perdidas y las opiniones de nuestro entorno son muy variables, con lo que la presión y el “no saber qué es lo mejor” nos produce un estado de alerta e inquietud constante.

En esta primera etapa de la lactancia podemos pasar por distintos niveles de dificultades que pueden angustiarnos muchísimo, pero llega un momento en que parece que hemos sobrevivido y nos sentimos absolutamente capaces de todo. 

Una vez hemos superado problemas de agarre, producción, dolor, etc., aparecen las dudas más relacionadas con las necesidades fisiológicas del bebé, una realidad que poco habíamos imaginado y que no sabemos si entra dentro de la normalidad: muchos despertares, bebés muy intensos, demanda constante de cuerpo y brazos, el inicio de la alimentación sólida, las dudas sobre la vuelta al trabajo… No es fácil pero con un poco de apoyo, todo termina fluyendo.

Con lo que “nos ha costado” tenemos claro que el destete “todavía” no es un nuestra opción y siguen pasando los meses…

Un día, cuando nuestro bebé ya tiene más de un año, dos o más, empezamos a sentirnos cansadas. La demanda ha aumentado en vez de disminuir, no dormimos ni tres horas seguidas y nuestro bebé cada día es más contundente cuando quiere algo. 

Las dudas nos asaltan cada vez con más urgencia y nos planteamos si lo hemos hecho bien. Todas esas voces que nos auguraban que nuestro bebé nunca dejaría la teta, que era un vicio, no nos lo sacaríamos nunca de encima… ahora nos retumban en la cabeza y hacen que sintamos que quizás hemos metido la pata, y tenemos la necesidad y la urgencia de detener el proceso de golpe.

Empezamos a poner consciencia y foco en nosotras mismas, después de muchos meses poniendo foco exclusivo a esa personita a la que queremos con auténtica locura, y las sensaciones afloran de manera intensa: ¿habrá llegado el momento de destetar?

Nos leemos todo lo habido y por haber en foros, blogs y cuentas de Instagram y nos damos cuenta de que “no va a funcionar” porque nuestro bebé no acepta el “no”, porque llora desconsolado ante la negativa, porque nos pega, no acepta a papá y se niega a comer, lo lanza todo por los aires y se pone azul de tanto gritar, nos tira de la camiseta y nos monta un pollo a cada dos pasos. No podemos ni salir a la calle.

Bien.

Nos da la sensación de que nos han engañado. De que esto de que la lactancia es cosa de dos, es mentira, porque nosotras ya no le queremos dar más pero tampoco podemos negársela. Además, la mayoría de artículos sobre el destete son muy culpabilizadores y solo pensamos en que vamos a traumatizar a nuestro bebé. Según los manuales de buena madre no les podemos dejar llorar. Pero es imposible negociar. Pero queremos descansar. Pero no podemos delegar. Pero…

Bien, no es fácil enfocar este tema pero hay algo que es importante que sepamos y que no suelen contarnos, vamos a hablar de 5 cosas que debes saber si te planteas una lactancia más allá del año.

 

  • Los bebés no bajan la demanda con la edad, sino que la aumentan, y a demanda no nos referimos a demanda de leche, sino de contacto, de carne, de piel.  A medida que crecen, cada vez nos requieren más, y no es porque estén “malcriados”, sino porque es sano que sea así, se está forjando su personalidad y son etapas de crecimiento cruciales, necesitan sentirse seguros porque crecer da vértigo. No sufras, no es eterno. Hacia los tres años las emociones empiezan a “ordenarse” y la demanda en este sentido llega a su punto máximo para empezar a disminuir.
  • Los bebés pasan por brotes o crisis, la más famosa es la de los 3 meses, que tiene que ver con la lactancia, pero al año hay otra crisis, y a los 2 años, otra. Como más mayores son, más duran estas “crisis” o etapas y evidentemente también son más intensas y exageradas. ¿Por qué? Porque nuestro bebé está creciendo, se está haciendo su propia idea del mundo, necesita probar, experimentar y hacerse mayor, pero no es nada fácil y de golpe necesita más a mamá que nunca.
  • Explicarles cuentos sobre el destete, negociaciones, etc. antes de los 2,5/3 años es complicado. Es muy bonito y parece muy buena idea, pero aunque los bebés son capaces de entender muy bien lo que les decimos, gestionarlo es otra historia. Hablarle a un bebé del futuro y de lo que va a pasar con una teta que es suya y a la que se aferra como si le fuera la vida, es posible, pero que sea posible no lo hace más llevadero ni que sea eficaz a la hora de conseguir nuestro objetivo. 
  • La edad más complicada para destetar podríamos decir que es entre el año y los tres años, pero ya sabéis, cada bebé es un mundo, y hay niños que con 4 años es dificilísimo y otros que lo gestionan perfectamente a los 18 meses. Si tu bebé es muy demandante, lo más probable es que entre estas edades, hagas lo que hagas, tu bebé llore, y es natural. Hasta el momento, ha sido su teta. La ha tenido desde que ha nacido y es muy frustrante para él/ella. No lo entiende y te lo hará saber.
  • Biológicamente, los bebés se destetan entre los 2,5 y los 7 años, con lo que esperar que se vaya destetando solo hacia los 2 años o antes es casi una utopía.

 

Vamos pues a ser constructivas y a daros algunos tips como inversión cuando prevemos que el destete no queda muy lejos.

 

  • Si tienes claro o prevees que hacia el año vas a querer destetar, un truco sería invertir el orden de los alimentos cuando empezamos los sólidos sobre los 6 meses. Es decir, primero comida y luego teta. Eso no garantiza nada, pero sí que es un “paso previo” al “no ofrecer no negar1”. Es importante que el bebé siga tomando leche, así que debe ser un proceso gradual y en ningún caso se debe eliminar del todo la leche, ya que el alimento principal debe ser la leche y en el caso de ofrecer leche materna se debe empezar a ofrecer leche artificial. 
  • La implicación de tu pareja es clave: sabiendo que en la mayoría de familias el cuidado del bebé recae en la madre, es muy importante que sepas que los “planes padre” o que el padre nos sustituya durante el destete, será absolutamente inviable y contraproducente si el bebé no tiene una relación estrecha con él o ella. Por ese motivo, hay que tenerlo muy en cuenta y si puede ser desde el principio, la pareja deberá estar presente mucho más allá del baño y el cambio de pañal. Si ya vamos tarde, os recomendamos que unos meses antes del destete, el padre se implique al máximo, participando con su compañía en las noches o durante algunas tomas, porteando y/o pasando ratitos en exclusiva con el bebé.
  • El destete no suele ser un proceso corto, suele conllevar semanas, incluso meses, dependiendo de nuestra urgencia. Es importantísimo que lo tengas en cuenta y que actúes en base a ello, por ejemplo, empezando con el no ofrecer-no negar, semanas antes (si lo puedes prever, sino, pues haréis lo que podréis y no pasa nada).
  • No es lo mismo un bebé que mama 3 veces durante el día y se despierta un par de veces por la noche, que un bebé que mama cada hora. Cada bebé, cada madre y cada lactancia son un mundo, generalizar sobre ello es contraproducente porque nos genera unas expectativas que no se cumplen. Solo tú sabes qué situación tienes, y es muy difícil que un artículo en un blog se adapte a vosotros. Si quieres destetar o te lo planteas en un futuro próximo, empodérate y fíate de tu instinto y de tú saber hacer. 

 

Te puede interesar:

10 Tips para destetar bebés mayores de 1 año

Cómo afrontar el destete

Destete dirigido por la madre

Destete nocturno bebés mayores 18 meses

Plan Padre: consejos prácticos

 

1 “No ofrecer no negar: es un proceso largo, requiere tiempo y paciencia. Si el niño no pide el pecho, no se le ofrece. Si lo pide, se le deja mamar unos segundos (sin rechistar) y se propone una actividad alternativa para que acorte la toma.

 

Share

Un comentario sobre “5 cosas que nadie te cuenta sobre el destete – Bebés de 1 a 3 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *